Borrar
A la izquierda, Koldo García. A la derecha Álvaro Sánchez Manzanares (Puertos del Estado) e Isabel Pardo de Vera (ADIF). R. C.
«La formación de Koldo es limitada y por eso me llamaba»

«La formación de Koldo es limitada y por eso me llamaba»

Los altos cargos de ADIF y Puertos del Estado reconocen como testigos ante la Guardia Civil conocer al asesor de Ábalos, pero niegan haber maniobrado a favor de su trama

Ander Azpiroz

Madrid

Jueves, 7 de marzo 2024

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Todos los altos cargos Transporte durante la etapa de José Luis Ábalos a cargo de esta cartera conocían a Koldo García, la sombra del jefe. Cada vez que acudían a una reunión a la sede del ministerio, a un acto institucional o a una inauguración allí estaba Koldo cubriendo las espaldas del ex número tres socialista. Unos trataron más con él que otros, pero todos niegan su participación en la supuesta trama corrupta para vender a un precio desorbitado mascarillas a los Gobiernos de Canarias o Baleares en los peores momentos de la pandemia.

Quien más trató mantuvo con el asesor, según el cruce de testimonios recogidos por la Guardia Civil, fue Alvaro Sánchez Manzanares, secretario general de Puertos del Estado hasta que fue cesado de forma fulminante el pasado martes por el ministro Óscar Puente. «La formación de Koldo es limitada y por eso me llamaba», asegura el ex alto cargo de Transportes tras ser cuestionado por varias de las llamadas entre ambos que fueron intervenidas por los agentes del instituto armado a través del teléfono de Koldo. Y estas consultas, continúa el testigo, giraban en torno a «dudas políticas» en torno a José Luis Ábalos. También reconoce reuniones frecuentes con el asesor cuando éste acudía a la sede de Puertos del Estado, que se limitaban a un café y hablaban de «las preocupaciones de este último».

Sánchez Manzanares también defiende su gestión en el Ministerio: «Fue uno de los organismos más eficientes en la contratación de mascarillas, ya que se consiguieron en tiempo y a un precio razonable, evitando con ello el colapso de parte del sistema».

Presión para comprar cuanto antes

Isabel Pardo de Vera, ex presidenta de ADIF, niega en su declaración ante la Guardia Civil presiones «del ministro Ábalos» para adjudicar el contrato de emergencia a la 'trama Koldo'. Sí reconoce, en cambio, que sus superiores la urgieron a que la compra «se realizara con la mayor premura posible» ante la situación de emergencia por la pandemia.

Pardo de Vera, que dirigió el ente público que gestiona el sistema ferroviario entre 2018 y 2021, afirma que desconoce cualquier tipo de intermediación de Koldo para adjudicar la compra de mascarillas a la trama que giraba en torno a la empresa Soluciones de Gestión, propiedad de Juan Carlos Cueto. La ex alto cargo de Transportes sí señala que «Koldo era muy insistente» y contactó con ella «en numerosas ocasiones y siempre en nombre del ministro». Y a la pregunta de los investigadores sobre si el asesor de Ábalos desempeñaba alguna función en ADIF responde que no, pero que conoce que sí lo hacía en el consejo de Renfe: «Esto puede ser porque el sueldo en el gabinete era bajo y esta era una forma de incrementarlo», opina Pardo de Vera.

Michaux Miranda, director general de Gestión de Personas, es uno de los cargos que señala la ex presidenta de ADIF como responsables de la adquisición del material sanitario durante la pandemia. Reconoce que contactó con la empresa Soluciones de Gestión por mediación de Puertos del Estado, donde Sánchez Manzanares era uno de los máximos responsables. Miranda señala que había dos ofertas para la compra de las mascarillas, pero que la de la 'trama Koldo' era entre ambas la que más experiencia garantizaba además de un mayor número de mascarillas para adquirir. Su contacto fue Íñigo Rotaeche, uno de los principales imputados por la supuesta estafa.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios