Borrar
Uno de los detenidos encarcelados por el crimen de Samuel Luiz. Efe
La Fiscalía reclama 121 años de cárcel para los autores del asesinato homófobo de Samuel Luiz

La Fiscalía reclama 121 años de cárcel para los autores del asesinato homófobo de Samuel Luiz

El Ministerio Público zanja que la paliza mortal fue más virulenta porque la víctima era homosexual

Lunes, 2 de octubre 2023, 18:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Su asesinato tras su linchamiento conmocionó a toda España en el verano de 2021 y provocó una oleada de repulsa ante un crimen de claro tinte homófobo. Ahora, la Fiscalía para Delitos de Odio confirma que, efectivamente, aquella brutal y mortal paliza que acabó con la vida de Samuel Luiz Muñiz con tan solo 24 años en una zona de copas de A Coruña tuvo como principal motivación su condición sexual y por ello eleva hasta los 121 años de cárcel su petición de pena para los cinco jóvenes mayores de edad que participaron aquella noche en la agresión que acabó en asesinato.

El escrito del Ministerio Público insiste en que la paliza que los cinco acusados dieron la madrugada del 3 de julio de 2021 en el paseo marítimo de Riazor fue de «crueldad extrema» y que siempre tuvo como objetivo provocar la muerte de Samuel. Es más, la Fiscalía apunta que el linchamiento fue todavía «mucho más virulento» por la condición de homosexual de la víctima.

La acusación pública sostiene que la agresión se produjo mientras Samuel y una amiga hacían una videollamada a una tercera persona desde la calle mostrando el ambiente de esa zona de copas de A Coruña en pleno apogeo tras meses de confinamiento. Esa acción tan inocente sirvió de excusa para que el principal acusado, Diego M.M, se acercara a su víctima (a la que ni tan siquiera conocía) y le preguntara que qué hacía. La simple respuesta de Samuel le condenó. La Fiscalía sostiene que, «por las palabras, gestos, forma de vestir, tono de voz y apariencia física» del fallecido, Diego M.M. «interpretó que era homosexual, hecho que desencadenó una reacción aún mucho más virulenta en el acusado por la animadversión a la orientación sexual homosexual que le atribuyó, llegando a decirle: 'deja de grabar a ver si te voy a matar maricón'». Y ahí comenzó la brutal agresión, en la que tuvo un protagonismo principal la otra principal acusada, Catherine S. B., alias Katy, novia de diego.

Para cada uno de los integrantes de esta pareja, la fiscal delegada para Delitos de Odio solicita 25 años de cárcel: los 22 por el asesinato con ensañamiento y alevosía y otros tres más por la circunstancia agravante de discriminación por orientación sexual. Para los otros tres imputados el Ministerio Público pide 22 años de cárcel. A uno de ellos, además le suma 5 años por robo con violencia al imputarle la sustracción del móvil de Samuel.

«Pese a ser conocedores de la grave y desesperada situación en la que se encontraba (el fallecido) y de su cruel comportamiento hacia él, no se desvincularon del grupo y no solo no trataron de evitar la acción espectacularmente violenta que se desarrollaba ante ellos sino que con su presencia y aprobación durante todo el ataque contribuyeron a su trágica ejecución», indica la Fiscalía sobre el resto de adultos participantes en aquel linchamiento, en el que también tomaron parte dos menores que ya fueron condenados a internamiento en un centro.

Golpes en la cabeza

Aquella noche solo dos inmigrantes senegaleses intervinieron para –sin éxito- intentar salvar a la víctima, que acabó muriendo aquella madrugada por los «golpes múltiples» que recibió durante el linchamiento, especialmente ««en la región craneal». «Dichos traumatismos provocaron lesiones en las que pequeños vasos cerebrales sangran provocando una hemorragia subaracnoidea, intraventricular, edema cerebral y muerte cerebral secundaria», resume el escrito.

Samuel Luiz no tuvo «ninguna capacidad de defenderse de forma eficaz del ataque grupal que estaba sufriendo», estando «indefenso» ante el número de personas que lo golpeaban y rodeaban. En el único momento en que pudo incorporarse «a duras penas», y logró abandonar el lugar -relata la Fiscalía- los atacantes le persiguieron durante 150 metros por el paseo marítimo para darle caza de nuevo y «seguir golpeándolo» hasta la muerte.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios