Borrar
Junts apuesta por Anna Erra como sustituta de Borràs en la presidencia del Parlament

Junts apuesta por Anna Erra como sustituta de Borràs en la presidencia del Parlament

Tras ser condenada a cuatro años y medio de prisión y 13 de inhabilitación, Borràs perdió su condición de diputada autonómica y de presidenta de la Cámara catalana

Cristian Reino

Barcelona

Martes, 6 de junio 2023, 18:16

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

La actual alcaldesa de Vic (Barcelona) se perfila como la próxima presidenta del Parlament, en sustitución de Laura Borràs. Tras ser condenada a cuatro años y medio de prisión y 13 de inhabilitación, Borràs perdió su condición de diputada autonómica y de presidenta de la Cámara catalana. En una reunión de su ejecutiva celebrada este martes, Junts ha decidido proponer a Erra como candidata al relevo de Borràs.

De profesión maestra, es alcaldesa de Vic desde 2015. Es la elegida por el sector oficialista de la dirección de Junts. Los fieles a Borràs amagaban con presentar una dura batalla para la elección de la sustituta en el hemiciclo a la presidenta del Parlament. Sus seguidores, abogaron primero por dejar el cargo vacante, más tarde apostaron por que fuera la propia dirigente nacionalista la que ungiera a su sustituto. Borràs se decantó por Toni Castellà, de la línea dura, pero este martes no han presentado batalla. Se han impuesto los pragmáticos, que hace meses que defienden la candidatura de Erra. Tiene todos los boletos para salir elegida, pues cuenta con el visto bueno de ERC, que acepta que la presidencia del Parlament siga en manos independentistas y en concreto de Junts. La votación de investidura, tras casi un año de interinidad, ya que Borràs fue suspendida en julio, tendrá lugar este viernes al mediodía.

Anna Erra no es del sector más radical de Junts, pero sí ha protagonizado varias polémicas que definen su marcado perfil nacionalista. Fue citada a declarar, si bien la justicia acabó archivando el caso, por insertar proclamas secesionistas en la megafonía del Ayuntamiento de Vic. «No normalicemos la situación de excepcionalidad y urgencia nacional. Recordemos cada día que hay presos políticos y exiliados. No nos desviemos de nuestro camino: la independencia de Cataluña», repetía una vox en off en los altavoces instalados por la ciudad. Además, animó a los catalanes «autóctonos» a hablar en catalán a personas que «por su aspecto físico o nombre no parezcan catalanes». Fue acusada de racista y supremacista por las fuerzas no soberanistas. Como alcaldesa, negó también a la entidad Escuela de Todos la instalación de una carpa en defensa del 25% de castellano en las escuelas. Basó su rechaza a un artículo de la normativa del consistorio que «prevé denegar actividades contrarias a la moral, a los buenas costumbres ciudadanas o al orden público«.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios