Borrar
Luis Tosar, como Santi. Nico de Assas
Luis Tosar, un tipo corriente enfrentado al horror

Luis Tosar, un tipo corriente enfrentado al horror

Daniel Calparsoro estrena este viernes en salas 'Todos los nombres de Dios', un 'thriller' emocional acerca de un taxista que acaba secuestrado por un yihadista

Iker Cortés

Madrid

Viernes, 15 de septiembre 2023, 00:42

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Santi (Luis Tosar), un taxista cincuentón, que se gana la vida en Madrid avisa a su esposa (Patricia Vico): hará una última carrera antes de regresar a casa. Ella propone salir a cenar, pero él no parece muy por la labor. La conversación, que acaba en suspenso, deja claro que la relación entre ambos no pasa por su mejor momento. Tras colgar el teléfono, recoge a una joven que va camino al aeropuerto y, una vez allí, sucede la tragedia. Dos atronadoras explosiones sacuden la zona de salidas. El desconcierto reina en la terminal. Aturdido, Santi sale para echar una mano entre los heridos e introduce a un joven con la cara ensangrentada en su taxi. Unos minutos después, encañonado con una pistola, descubrirá que la persona a la que ha ayudado es un tercer yihadista que finalmente no tuvo el valor suficiente para activar la bomba adosada a su cuerpo.

De esta forma tan espectacular comienza 'Todos los nombres de Dios', la última película de Daniel Calparsoro, que este viernes llega a la cartelera. Escrita por Gemma Ventura, al cineasta vasco le pusieron el guion sobre la mesa en 2018 y ya entonces le encantó la idea. «Le vi un potencial muy grande porque se podía combinar el elemento thriller, de película espectáculo, con el elemento emocional, porque es una historia que descansa tanto en las relaciones entre los personajes como en la propia intriga y la persecución», explica.

Quizás tenga que ver, como apunta Tosar, que el material de partida de este atípico 'thriller' haya sido escrito por una mujer y no por un hombre, que es lo habitual en el género. «Tiene un toque y una sensibilidad especiales», afirma el actor que da vida a un tipo corriente, envuelto en una situación extraordinaria, y una vez más vuelve a entregar una vibrante interpretación. «Es que yo creo que estoy más cercano a eso que a un héroe de acción. No tengo nada que ver con Jason Statham. Bueno, en la calvicie sí, pero no pego ni esos saltos ni tengo esa destreza manejando cosas como él», dice quitándole importancia.

Un filme que «llega al corazón»

No es, pues, 'Todos los nombres de Dios' pues una cinta enfocada exclusivamente a la acción porque, indica Calparsoro, la forma de Santi de enfrentarse a toda esta situación tiene más que ver con «solucionar los problemas que tiene con su familia y dejar las cosas bien atadas» más que afrontar el hecho así. Eso, afirma Calparsoro, es lo que hace que sea especial: «Da alma a la película y saca la lágrima porque llega al corazón».

No está Santi solo en esta aventura. Le acompaña una veterana comandante de la Guardia Civil, que ha estado al frente de misiones muy complejas, pero que lleva muy pocos días en su nuevo cargo y a la que da vida Inma Cuesta. «Devoré el guion y, como la película, se me pasó volando», explica la actriz que destaca de su personaje la «honestidad». «Su objetivo, por encima de todo, es salvar la vida a Santi y es una tía muy clara y muy directa, que por momentos parece una kamikaze. Me encantó que me ofrecieran un personaje que normalmente estaría destinado a un hombre», subraya.

Luis Tosar, como Santi, en una de las secuencias más espectaculares. Debajo, Inma Cuesta y el director Daniel Calparsoro. Nico de Assas
Imagen principal - Luis Tosar, como Santi, en una de las secuencias más espectaculares. Debajo, Inma Cuesta y el director Daniel Calparsoro.
Imagen secundaria 1 - Luis Tosar, como Santi, en una de las secuencias más espectaculares. Debajo, Inma Cuesta y el director Daniel Calparsoro.
Imagen secundaria 2 - Luis Tosar, como Santi, en una de las secuencias más espectaculares. Debajo, Inma Cuesta y el director Daniel Calparsoro.

Sin duda, una de las secuencias más impactantes, vista ya en el tráiler, es la que lleva a Santi a deambular por la Gran Vía y el Paseo de la Castellana de Madrid con un chaleco de explosivos, seguido por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Cuenta Calparsoro que para su rodaje recibieron entre cuatro y cinco horas de permiso los domingos y los sábados al amanecer. «Dibujamos todos los planos en un storyboard y pusimos cinco o seis cámaras rodando a la vez, con equipos muy avezados y potentes. Rodábamos media jornada ahí y la otra media en una calle adyacente como Caballero de Gracia o Barquillo». Son situaciones, dice el realizador, en las que «tienes que tener las cosas muy claras y te tienes que lanzar, y si algo sale mal, modificarlas al paso».

«Fue muy rápido. A mí me impresionó ver la Gran Vía vacía. Era muy gracioso. Yo me imaginaba vivir allí, despertarse y ver, de repente, a un señor seguido por coches de la Guardia Civil y todo el pitoste que había y yo me muero», comenta Cuesta. No en vano, a algún despistado sí que pillaron. «Como era muy pronto, había gente que volvía a su casa contenta y se le cortaba el rollo», cuenta entre risas. A su lado, Tosar explica que en cuanto dejaban de rodar, las calles se llenaban en apenas treinta segundos. «Es una burrada lo de esta ciudad y también es muy impresionante verla vacía porque te das cuenta de su magnitud», afirma.

Un tema delicado

Lo cierto es que el cine español pocas veces se ha adentrado en el terreno del terrorismo. «Es que es un tema delicado», explica Tosar. A juicio del actor, «en Estados Unidos tienen un discurso muy definido, pero nosotros somos un poco más críticos con el análisis que hacemos de las cosas. Por eso somos menos prolíficos, porque nos acercamos al tema desde muchos lugares, intentando no ser maniqueos».

Luis Tosar. Nico de Assas

La película llega a las salas de cine precisamente en un momento en el que las cifras de taquilla, gracias a películas como 'Oppenheimer', 'Barbie' o 'Campeonex', se han recuperado. «Hay esperanza», apuntan los tres. «De alguna manera, en la pandemia, parecía que las plataformas habían ganado la partida, pero también hay mucha gente que se ha hartado de estar todo el día en pijama, oliendo a no se sabe qué, y comiendo hamburguesas en casa. Al cine lo han matado tantas veces que no creo que desaparezca», concluye Calparsoro.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios