Borrar
Rhaenyra busca los restos de su hijo. RC
Crítica del episodio 2x01 de 'La Casa del Dragón': otra muerte pone en marcha la segunda temporada

Crítica del episodio 2x01 de 'La Casa del Dragón': otra muerte pone en marcha la segunda temporada

La serie heredera de 'Juego de Tronos' regresa para tratar de resolver el conflicto entre verdes y negros

Mikel Labastida

Valencia

Lunes, 17 de junio 2024

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

«El camino para llegar a la victoria es el de la violencia», le espeta Otto Hightower a su hija, Alicent. «Pero no de un modo gratuito», le responde ella.

¿En qué momento comienza una batalla? ¿Cuándo es legítima? ¿Es el único modo de «alcanzar la paz»? Esas son las preguntas que rondan el primer episodio de la segunda temporada de 'La casa del Dragón' que regresó a Max (cuando se estrenó la serie el canal todavía se llamaba HBO Max, snif) más de un año después del desenlace de su anterior tanda de capítulos. ¿Qué había pasado anteriormente? Recapitulemos que ha transcurrido demasiado tiempo desde entonces y posiblemente más de un espectador ande despistado en torno a los Targaryen y sus pelucas.

Murió Viserys, rey de los Siete Reinos, dejando un futuro poco claro por delante. El reino estaba dividido por los verdes, encabezados por Alicent Hightower, esposa del monarca, y por el bando de los negros, con la primogénita Rhaenyra Targaryen, a la cabeza. Los primeros tomaron la delantera y nombraron a Aegon su sucesor, pese a que lo previsto era que quien debía sucederle fuese su hija. Cuando los negros se enteran quieren ir a reclamar lo que les corresponde, pero su lideresa les detiene. Pero un acontecimiento va a desencadenar lo inevitable: la muerte de Lucerys Targaryen por obra del príncipe Aemond a lomos del dragón Vhagar.

¿Y qué sucedió entonces? Pues ya lo hemos sabido. O lo hemos empezado a saber, porque el ritmo del episodio que se estrenó en la madrugada del domingo 16 al lunes 17 es lento. 'La Casa del Dragón' ha regresado de un modo sosegado, con los jugadores de cada bando moviendo sus fichas y esperando a recibir una orden de quienes están al frente para iniciar el ataque. Vamos allá.

A partir de aquí este artículo contiene espoilers del capítulo 2x01 de 'La Casa del Dragón'

Nos podíamos imaginar que Rhaenyra entraría en cólera tras conocer el fallecimiento de su hijo Lucerys y ordenaría enseguida vengar su muerte. Pero no ha sido así. La heredera legítima del reino (destronada por su hermanastro y por las argucias de su madrastra) necesita pasar su duelo. Por una charla entre Daemon y Rhaenys nos enteramos de que ha ido a encontrar los restos de su retoño para comprobar por sus propios ojos lo sucedido y para llorarle. Y así lo hace. Cuando los halla vuelve a su fortaleza, celebra una especie de funeral en su recuerdo y, entonces sí, pide a los suyos que vayan a por Aemond Targaryen. Así se explica el título de este primer episodio: «un hijo a cambio de otro hijo».

En el bando de los verdes no hay prisa tampoco por entrar en guerra. Al menos por algunos de sus miembros, como Alicent. De ahí la conversación del principio entre padre e hija. Esta prefiere aguardar porque confía en resolver los conflictos de otro modo. Su hijo Aegon, más preocupado en otras cosas que en gobernar, tampoco tiene prisa por dar comienzo a la contienda. El resto de integrantes sí desean pasar a la acción, en especial el despiadado Aemond y el corderito convertido en lobo Criston Cole. ¿Lo recordáis?

Vamos a repasar quiénes eran este y otros personajes principales que reaparecen en este capítulo y vamos a ver dónde se sitúan ahora. Cole fue guardia real de Rhaenyra y terminó enamorado de ella. Esta lo utilizó para calmar sus deseos sexuales sin ninguna intención de iniciar una relación duradera con él. Despechado terminó abandónandola y pasando a formar parte del bando enemigo. Allí se convirtió en la sombra de Alicent y en esta temporada hemos descubierto que ha ido un paso más y se ha metido en su cama. Fíjate tú, con lo que les escandalizaba a estos dos los impulsos de Rhaenyra. El caso es que Cole y Aemond ya planean en secreto cómo obligar a las casas reales de Poniente a posicionarse de su lado para la gran guerra.

En ese mismo bando nos topamos con Larys Strong -lo conoceréis quizá como Lord Pies por su predilección y fetichismo por esta parte de la anatomía-. Fue fiel escudero de Alicent e incluso se libró de miembros de su familia para complacerla. Ahora planea ser la Mano del Rey Aegon, desplazando a Otto Hightower.

Alyn, nuevo personaje de la segunda temporada. RC

A Corlys Velaryon, que regresó a la serie en los últimos episodios de la temporada anterior, cuando casi lo habíamos dado por muerto, lo vemos esta vez en apenas una secuencia. Sabemos de él que está colaborando con Rhaenyra, bloqueando el Gaznate, lo cual provoca que los barcos no puedan llegar hasta Desembarco del Rey. De su mano vamos a conocer a un nuevo personaje, Alyn, que fue quien por lo visto le salvó la vida.

El príncipe Jace, el otro hijo de Rhaenyra, viaja hasta Invernalia para reunirse con Lord Cregan Stark y lograr el apoyo a su causa. Lo consigue. De su mano volvemos a uno de los lugares emblemáticos de 'Juego de Tronos', el muro que separa Poniente de las tierras salvajes. Y escuchamos una de las frases célebres de la serie anterior: «se acerca el invierno». Necesitamos guiños y los guionistas lo saben.

Más personajes. Gusano Blanco es una exprostituta, líder de una red de espías, aunque uno nunca sabe de qué lado está. Fue amante de Daemon pero lo suyo no terminó demasiado bien. El reencuentro entre ellos es tenso, pero finalmente ella le ayudará a que llegue a Desembarco del Rey a perpetrar la venganza que le ha pedido la reina, lo del hijo por hijo.

Daemon -tío y esposo de la reina Rhaenyra- tenía ganas de revancha, pero por una vez ha esperado a recibir la orden para pasar a la acción. Contactará con Sangre y Queso -sí, los nombres parecen los de un dúo cómico, pero son dos asesinos a sueldo- para que entren en la Fortaleza Roja y acaben con el príncipe Aemond. Estos aceptarán -por dinero- el encargo, pero al llegar allí a quien se encuentran es a la princesa Helaena y sus hijos.

Helaena Targaryen en la segunda temporada. RC

De Helaena no habíamos hablado todavía en este repaso. Y hay que hablar. Es la hija de Alicent y Viserys y hermana de Aemond y Aegon. De este último se convertirá también en esposa y por lo tanto reina. Se caracteriza por su capacidad visionaria y en el comienzo de este episodio ya predice que la amenaza no llegará esta vez por el lado de los dragones sino por el de las ratas, pero para variar nadie le hace caso. Sangre y Queso -no puedo evitar reírme cada vez que lo escribo- llegan hasta los aposentos reales- por pasadizos plagados de ratas. Cuando se encuentran con Helaeana le obligan a que señale cuál de sus dos hijos es el heredero de Aegon, Jaehaerys. Y lo hace. Ellos no dudan en matarlo. Ella se escapa junto a su hija y llega hasta los aposentos de Alicent donde esta está -oh sorpresa- fornicando con Criston Cole -lo han cogido con gusto-. Y les provoca un coitus interruptus anunciándoles lo sucedido. ¿Sera esto el desencadenante final de la guerra de dragones? Todo parece indicar que sí.

Pero para eso tendremos que esperar al segundo capítulo. ¿Valoración de esta primera entrega? Buena. No hay prisa por entrar en jaleo, por sacar los dragones a pasear ni por derramar sangre, aunque nos consta que esta será una temporada belicosa. Tocaba resituar a los personajes y los acontecimientos y en este inicio se hace de manera estupenda, manteniendo en todo momento la tensión por lo que sucederá pero sin que logremos adivinar en ningún momento quién dará el primer paso y cómo.

Hemos visto (un poco) a los dragones, hemos regresado al Norte, hemos comprobado que la mayoría de personajes no han cambiado nada -Aegon, por ejemplo, sigue comportándose como un crío, vacilando a Tyland Lannister en el Consejo Real y despachando de manera arbitraria frente a sus súbditos- y hemos recordado que hay alianzas que permanecen inquebrantables, como la de Alicent y Cole y la de Rhaneyra y Daemon. ¿Qué más necesitábamos? Tal vez una nueva cabecera, pensó alguien.

Dicho y hecho. 'La Casa del Dragón' despegó con nuevo opening, que poco tiene que ver con el anterior. Mientras que en 'Juego de Tronos' este elemento parecía sagrado en esta precuela no tienen problema en variarlo. La música sigue siendo la misma, la de Ramin Djawadi, pero ahora acompaña a un bordado, del que fluye la sangre para dibujar un tapiz que muestra lugares, dragones y jinetes que nos revelan información sobre los Targaryen. ¿Es tan impactante como las introducciones que habíamos visto? Ni mucho menos. Pero es curiosa y nos va a permitir ir constatando cambios sobre los sucesos que han de venir.

Los dragones han vuelto. Y nosotros también con ellos dispuestos a cabalgarlos de nuevo. Nos quedan siete episodios por delante.

Mikel Labastida, Borja Crespo y Carlos G. Fernández se turnarán durante la emisión de la segunda temporada de 'La Casa del Dragón' para hacer un repaso semanal de cada capítulo que se publicarán en esta web.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios