Borrar
Patricia Arquette, como Peggy, a su llegada a la oficina de Bruce Harvey.
'High Desert', una comedia negra con altibajos en su ritmo

'High Desert', una comedia negra con altibajos en su ritmo

Patricia Arquette es una detective tan sagaz como drogadicta en una ficción ambientada en el espectacular desierto de California

Iker Cortés

Madrid

Lunes, 29 de mayo 2023, 19:01

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Está fuera de toda duda que el personaje de Peggy, la antiheroína que protagoniza 'High Desert', le va como anillo al dedo a una actriz todoterreno como Patricia Arquette. A Peggy el espectador la conoce en 2013, como anfitriona de una gran fiesta, plano secuencia mediante, en el chalé de lujo en el que vive a todo trapo con su marido Denny (Matt Dillon). Sus sobrinos chapotean en el agua de la piscina -uno de ellos, incluso, va ataviado con un traje de buzo y su correspondiente bombona de oxígeno-, pese a que en el exterior la sequedad del desierto de California es palpable, y familiares y vecinos disfrutan de refrigerios y deliciosos manjares. Hasta que varios efectivos de la DEA realizan una redada y el ambiente relajado se torna en caos y destrucción porque la pareja no solo guardaba importantes sumas de dinero en metálico, sino también varios alijos de droga.

Diez años más tarde Peggy casi ha rehecho su vida. En duelo por la muerte de su madre y con su marido en prisión, malvive trabajando en un parque temático dedicado al oeste americano, donde lo mismo hace de tabernera, que participa en duelos de pistolas o se sube al escenario a bailar can-can junto a sus compañeras. Su caótico universo se revuelve aún más cuando sus hermanos Stewart (Keir O'Donnell) y Dianne (Christine Taylor) le plantean la necesidad de vender la casa de su madre en la que ella aún vive. Acuciada por los problemas económicos y a raíz de una serie de sucesos encontrará una original oportunidad laboral: ayudar en sus casos a Bruce Harvey (Brad Garrett), un detective privado al borde de la ruina que sobrevive revendiendo artículos de todo tipo por internet.

Tres fotogramas de la serie.
Imagen principal - Tres fotogramas de la serie.
Imagen secundaria 1 - Tres fotogramas de la serie.
Imagen secundaria 2 - Tres fotogramas de la serie.

Paso a paso la ficción escrita a seis manos por Nancy Fichman, Jennifer Hoppe y Katie Ford, va desgranando la poderosa personalidad de Peggy, pilar central de esta loca comedia negra estructurada en ocho episodios de alrededor de media hora de duración. Perspicaz, sagaz y culta, tiene Peggy sin embargo mucha de la picaresca, el amor por las sustancias ilegales y la caradura del imprevisible Frank Gallagher, el personaje al que William H. Macy daba vida en la descacharrante 'Shameless'. Estafas, tetas operadas, un salón de bronceado, bingos, hurtos, obras de arte e incluso la mafia forman parte del relato de esta superviviente que una y otra vez se verá obligada a usar sus artimañas -la extorsión, el chantaje y la mentira- y sus excelentes dotes deductivas para salir a flote, ya sea engatusando a sus hermanos, saltándose las clases para conseguir la licencia de investigador privado o consiguiendo que su nuevo jefe acepte el caso que, al parecer, podría arreglarles la vida: resolver la extraña desaparición de la esposa de Bob (Rupert Friend), un presentador de informativos que un buen día se convirtió en gurú.

Arquette se desenvuelve a la perfección, excéntrica pero sin caer en la exageración, en un papel tan histriónico y rico en matices como difícil de llevar que sienta como un guante a una comedia con momentos sumamente divertidos y una fotografía eficaz, pero que se ve lastrada por un desarrollo algo caótico y lento, que lastra algo el resultado final. Afortunadamente 'High Desert' es algo más que Peggy, de la que poco a poco y mediante algún que otro flashback iremos conociendo ciertos aspectos de su adolescencia. Algunos de los personajes que ya hemos mentado -el gurú Bob o Bruce- tienen también su gancho y las relaciones que la protagonista establece con su amiga Carol (Weruche Opia) o su ex Denny son francamente divertidas.

Producida entre otros por la propia Patricia Arquette y por Ben Stiller -muy curiosa la colaboración entre ambos que ya ha dado a luz series tan brillantes como 'Fuga en Dannemora' o 'Separación'-, a la ficción de Apple TV+ le quedan cuatro episodios para desvelar todos sus secretos. Solo por el genial trabajo de la actriz ya merece la pena echarle un vistazo, pero con un ritmo con tantos altibajos, ¿logrará que el espectador se quede a esperar su desenlace?

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios