Borrar
Vuelve 'Futurama', ¿tanto la echábamos de menos?

Vuelve 'Futurama', ¿tanto la echábamos de menos?

La serie de Matt Groening vuelve, porque todo vuelve, y lo hace manteniéndose exageradamente fiel a su estilo y ritmo original, como si no hubieran pasado los años. Pero sí han pasado, han pasado muchas cosas

Jueves, 31 de agosto 2023, 00:06

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

En realidad, 'Futurama' vuelve a volver. La serie tuvo un errático viaje desde el principio en 1999 —qué lejísimos queda—, con cancelaciones, tres o cuatro cadenas diferentes, varios capítulos escritos para ser el último y definitivo, e incluso películas para DVD que se dividieron para hacer episodios. Diez años después y con una temporada más, ahora la podemos consumir tranquilamente en Disney+ con la apariencia de que siempre tuvo una continuidad estupenda, pero seguro que ha habido bien de quebraderos de cabeza para hacerse con los derechos de todos los capítulos.

Siempre a la sombra de la otra creación de Matt Groening (la serie de animación más importante de todos los tiempos), 'Futurama' era una gran oportunidad para explorar nuevos personajes en un ambiente y tono diferentes. Aire fresco para los creadores, que abandonaron la necesidad de que hubiera niños como Bart o Lisa, aunque mantuvieron los grandes pecados capitales de Homer en el nuevo protagonista, Fry. Trabajador de pizzería e idiota de buen corazón, es congelado mil años para acabar tratando los mismos temas que 'Los Simpson' pero desde el tercer milenio. Y lo cierto es que consiguieron una nómina de personajes con bastante carisma que utilizaban cualquier resquicio del universo para plantar una trama y hacernos echar el rato con alguna que otra revelación espiritual bien tirada. Una época en la que a nivel televisivo nos comíamos lo que nos echaran, y si era 'Futurama', genial, porque era de lo mejor en ese panorama. No teníamos el control de la velocidad o la pausa, no podíamos ver otras diez mil series desde el punto que quisiéramos… aquel sí que era otro planeta.

El Bender guionista, anticipo de la IA generativa en los grandes estudios RC

La nueva temporada de la serie, a nivel superficial, bien podría haberse estrenado un día después del último capítulo anterior. Todo es igual: es, de hecho, demasiado parecido. Los mismos personajes, escenarios, duración, estilo de animación y, sobre todo, el mismo ritmo. Alabo la capacidad de guionistas y realizadores para mantener esa esencia mientras viven en el mismo mundo que nosotros, donde la ingesta de información es tiránica, personalizada y, sobre todo, frenética. Creo que hay una serie que le ha hecho mucho mal a este nuevo 'Futurama', una que seguramente bebió de sus aciertos: 'Rick y Morty'. La serie de Harmon y Roiland sí va de la mano de su tiempo y hace palidecer a la veterana: ochocientos chistes por minuto, mojarse en todas las batallas políticas y salir ileso, incluir guiños culturales de Asimov a 'Saw' pasando por Cronenberg, y todo el tiempo en una piscina autorreferencial. Nos deja exhaustos pero de alguna manera nos hace sentirnos inteligentes porque conecta mil ideas que tenemos desconectadas. Tras el festín que supone 'Rick y Morty', 'Futurama' sabe a poco.

Para no ser demasiado injusto, puede que, mientras que la producción de Adult Swim sea claramente para un público mayor de edad, 'Futurama' deba mantener su amplitud original, parecida a la de 'Los Simpson': producto para casi todas las edades, con mensajes que llegarán a cada cual de una manera. Resuena algo cuando vemos la intro de siempre, con la gente en tubos y la nave estrellándose en la pantalla, o por supuesto si elegimos verlo en castellano con las voces que nos acompañaban en la emisión lineal. Las voces españolas están intactas en su mayoría y así profundizamos en la sensación —irreal— de que seguimos viendo un producto de los primeros dosmiles. Algunos de los episodios evidentemente tienen en cuenta el mundo en que vivimos en 2023, con referencias a las criptomonedas, al streaming, a la IA o incluso a Amazon, haciendo hincapié en sus derechos laborales, el espionaje de los altavoces inteligentes, el consumismo caprichoso en que se basa y su dominio desleal del mercado —los protagonistas, aunque no lo recordemos, trabajan en una empresa de reparto, aunque en un momento acertadamente se diga «dejemos ya de fingir que aquí trabaja alguien, tomémonos la semana libre»—. Disney también es competidor de Amazon, claro, en otro sector. Quizás el capítulo no es demasiado sutil, pero es de los mejores.

Fry haciendo su maratón de series en streaming RC

A falta de algunos episodios por estrenarse, la temporada es muy similar a lo que fue, como decimos —es todo lo demás lo que ha cambiado—, aunque en ocasiones se nota algo descafeinada y se echan de menos algunos exabruptos incorrectos que soltaban Bender o Zoidberg. Fry y Leela son pareja asentada y se pierde también aquella eterna tensión desnivelada y no resuelta, y los demás más o menos siguen igual. Hay una velada sensación de que nada importa, de no echar toda la carne en el asador, de quedarse con la primera idea y de no aventurarse en demasiados jardines. Todos hemos cambiado menos ellos, el mundo es otro pero en este 'Futurama' podemos vivir la ilusión de la tele de nuestra infancia o juventud como si no hubiera pasado nada y TikTok fuera, simplemente, una mala pesadilla.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios