Borrar
El Barco de Salamanca, el día de su incendio con las catedrales de fondo. ICAL
Los 20 años del final del mítico Barco de Salamanca que hoy estaría prohibido

Los 20 años del final del mítico Barco de Salamanca que hoy estaría prohibido

En 2004 se produjo el cierre, vandalización y posterior incendio de la famosa discoteca flotante, un negocio rodeado de polémica municipal que hoy no sería posible porque afecta a la vista de la ciudad

Félix Oliva

Salamanca

Sábado, 13 de abril 2024, 20:12

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Ha sido semana de barcos con la multitudinaria celebración del Athletic y su gabarra, y en materia de embarcaciones Salamanca también tiene su historia. La célebre discoteca El Barco de Salamanca está en el imaginario de aquellos que tienen ahora entre 40 y 50 años y que disfrutaron de los mejores años de la movida salmantina.

El establecimiento, que era literalmente un navío, atracó en el paseo fluvial durante algo más de siete años tras una polémica decisión del Ayuntamiento que permitió algo que hoy no sería posible: añadir un elemento al 'skyline' de la ciudad. Y aunque no llegó a navegar, es el único navío de su porte ligado a la ciudad que ha podido tocar las aguas del Tormes.

Y es que no han sido pocos los barcos vinculados a Salamanca, pero ninguno como este. La idea surge en 1997 y llega hasta junio de 2004, cuando no consigue la licencia necesaria para su actividad y tiene que cerrar. En los siguientes meses, fue objeto de diversos actos vandálicos que terminan con su incendio, intencionado como se supo, en marzo de 2005.

Veinte años después, todavía es recordada la iniciativa hostelera que lo trajo hasta la ciudad. La embarcación se colocó en el cauce en junio de 1997 promovido por un grupo de empresarios salmantinos (José Comerón Barahona, Manuel Santos y Julián Hernández) y contó con el apoyo entusiasta del Alcalde Julián Lanzarote y de su concejal de urbanismo, Jesús Encabo, además de la autorización de la Confederación Hidrográfica del Duero, el acuerdo de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta. Contrasta con las complicaciones que la ciudad tiene para obtener ahora cualquier permiso de la CHD.

Su colocación no estuvo exenta de polémica. La Asamblea de Grupos Ecologistas (precedente de lo que hoy es Ecologistas en Acción) fue la única organización ciudadana que participó en el proceso de información de los permisos para pedir a las administraciones implicadas (todas gobernadas por el PP) que no se autorizase la colocación de este bar con forma de barco en el Tormes.

Entonces todavía no se había aprobado la normativa de patrimonio que protegió la vista más emblemática de la ciudad de Salamanca desde la margen izquierda

De hecho, hoy en día no estaría permitido, pero entonces todavía no se había aprobado la normativa de patrimonio que protegió la vista más emblemática de la ciudad de Salamanca desde la margen izquierda, el 'skyline' de las Catedrales sobre el Tormes.

La nave, de tres plantas, ocupaba un sitio en el paso fluvial a unos 100 metros del puente Enrique Estevan, hoy protegido como BIC. Se talaron algunos árboles para hacerle sitio. No podía navegar y ocupaba de forma permanente un lugar privilegiado.

Estuvo en funcionamiento durante siete años, con varios cambios de propiedad y actividad: empezó como restaurante y bar, pasó por discoteca y acabó en 'after hours'. En todo momento su situación fue polémica y fue foco de conflictos constantes. De hecho, fue cerrado tras registrarse en el local nocturno varios incidentes y la muerte de una persona.

Fotos: JM García / ICAL

1 /

Su final se produjo el 5 de marzo de 2005 cuando, en torno a las 18.00 horas, se declaró un incendio en su interior. Ya había sido vandalizado anteriormente, con una inundación y pintadas. El fuego se inició en las bodegas en una zona próxima a las cocinas y se propagó rápidamente a sus tres plantas provocando una densa humareda negra visible desde kilómetros de distancia.

Semanas después la investigación abierta declaró el incendio intencionado y recogía que se provocó un pequeño incendio con papeles o «sustancia parecida» en una zona en la que se sabía que las llamas se iban a propagar velozmente.

Salamanca y sus barcos

No ha sido el único barco ligado a la ciudad que, a pesar de ser capital de interior, ha tenido diversas aventuras navieras. El Ciudad de Salamanca era un transbordador de la compañía naviera española Trasmediterránea, que entró en servicio en 1982 y lo operó hasta 2007. Luego operó como Beni Sidel hasta que fue sacado del servicio en 2009.

Más recientemente, la compañía Britany Ferries le puso el nombre de Salamanca a uno de sus barcos más innovadores, alimentado con gas licuado. También hubo un barco apadrinado por la Capitalidad Cultural de 2002. Pero ninguno tuvo la fama del barco-discoteca del Tormes.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios