Borrar
El edificio de la antigua tienda, ya derribado. Foto: Ciudadanos por la Defensa del Patrimonio
La antigua tienda salmantina que desaparece de un peculiar corralillo románico y barroco

La antigua tienda salmantina que desaparece de un peculiar corralillo románico y barroco

El edificio que albergó un comercio de comestibles en la calle Rosario es derribado tras años sin uso: no estaba protegido a pesar de formar parte de un entorno con dos construcciones del siglo XII y XVI

Félix Oliva

Salamanca

Jueves, 8 de febrero 2024, 19:25

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Las máquinas han derribado uno de los últimos vestigios del corralito de Santo Tomás, un conjunto de construcciones de carácter popoular en torno a la conocida iglesia y al Colegio de San Ildefonso. Las grúas han reducido a escombros el modesto edificio que, años atrás, acogió una tienda de comestibles y que quedó sin actividad hace tiempo.

Lo que se ha derribado es este edificio de corte popular, que ocupaba el número 59. Las máquinas han derribado lo que quedaba del mismo y sobre el mismo solar está previsto que se construya un edificio que, según la asociaciación Ciudadanos por la Defensa del Patrimonio, guardará similitud con el anterior, lo que ayudará a mantener el estilo.

El edificio carecía de protección alguna en el catálogo municipal a pesar de pertenecer a un entorno de valor notable por la presencia de ejemplos de construcción románica y del Colegio de Calatarva.

Comparte espacio con varios edificios notables. Por un lado, el colegio de San Ildefonso, de estilo Barroco y fundado en 1610 por Alonso López de San Martín. Se conserva su sobria fachada. El edificio es de propiedad privada y las actuaciones realizadas para su conservación son las correctas.

En frente se encuentra el Colegio de Calatrava y junto al edificio ahora desaparecido, la iglesia de Santo Tomás Cantuariense, románica del siglo XII, fundada en 1175 por los hermanos ingleses Ricardo y Radulfo, siendo la primera, fuera de Inglaterra, que se dedica al primado de Inglaterra Tomas Beckett, obispo de Canterbury.

Esta iglesia daba nombre a la cercana plaza o corralillo de Santo Tomás, cerrada por varias construcciones y con sólo dos salidas a la calle del Rosario. Ahora, este corralito pierde su tienda de alimentación, aunque espera no perder su esencia.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios