Borrar
Un bus urbano frente al nuevo Hospital Clínico. salamancahoy
El contrato del bus urbano saldrá a concurso en noviembre por 174 millones de euros

El contrato del bus urbano saldrá a concurso en noviembre por 174 millones de euros

La concesión, una de las más cuantiosas del ayuntamiento, lleva tres años anulada y tendrá que incorporar importantes reclamaciones de la empresa que todavía lo gestiona

Félix Oliva

Salamanca

Viernes, 7 de octubre 2022

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

El Ayuntamiento de Salamanca tiene previsto sacar a concurso en noviembre el millonario contrato del bus urbano y cumplir así con un trámite que se demora desde hace más de tres años. El contrato está legalmente anulado desde febrero de 2019 y el equipo de Gobierno lleva toda la legislatura con esta 'patata caliente' sobre la mesa y ahora, en los compases finales del mandato, parece que se podrá resolver.

Según fuentes municipales, durante el mes de noviembre se completarían los trámites para sacar a concurso el contrato para prestar este servicio, uno de los más importantes a nivel ciudadano, y también uno de los más cuantioso de los que se pagan de las arcas municipales. En concreto, el nuevo contrato está valorado en 174 millones de euros para los próximos diez años.

El concurso dio un primer paso en marzo de este 2022 al publicarse el inicio del expediente para sacarlo a licitación, pero desde entonces nada se ha sabido y hay una cuestión crucial por conocer: los pliegos de condiciones. Esta es la clave para saber qué características tendrá el servicio, qué mejoras experimentará y qué se le va a pedir a las empresas que concurran. Y además es el punto en el que se produjo la polémica y posterior anulación del actual.

Recurso y nulidad

El asunto se remonta a 2014, cuando se adjudicó la actual concesión para gestionar el servicio por algo más de 140 millones de euros a la empresa Salamanca de Transportes, la misma empresa que lo había estado prestando durante los 30 años anteriores. Se hizo por 12 años y con unos pliegos que, según denunció el PSOE en su día, estaban hechos «a medida» para que la concesionaria repitiera.

El caso es que, finalmente, al concurso sólo se presentó la ganadora. Entonces, una empresa del sector como Globalia se quejó y dijo que sólo la empresa que ya estaba prestando el servicio podía cumplir los pliegos exigidos. Puso el acento en las similitudes de las condiciones que se valoraban para adjudicar el contrato y las características del servicio que ya se estaba prestando por una empresa concreta, por ejemplo, por el hecho de que se solicitaban exactamente el tipo de vehículos, de gas, que ya se usaban.

Globalia recurrió los pliegos y denunció que sólo la concesionaria podía cumplirlos

El grupo de Juan José Hidalgo decidió recurrir la adjudicación y, tras un largo periplo administrativo y judicial, en febrero de 2019 se anuló definitivamente el contrato por no haberlo publicado en el boletín europeo de licitaciones públicas, aunque la principal duda legal era si se podía adjudicar, como se hizo, por 12 años.

Reclamación de la empresa

Desde entonces, el servicio ha seguido prestándose, pero el contrato ha estado en el limbo. El ayuntamiento se ha tomado su tiempo para cumplir con la publicación en el boletín europeo de licitaciones y para anunciar el contrato, aunque por ahora no hay pliegos.

Una manifestación para reclamar mejoras en las líneas del bus. salamancahoy

Protesta y nuevas líneas

El nuevo contrato será la ocasión también para incorporar algunas de las mejoras ya pactadas, entre las cuales las nuevas líneas y paradas son lo más importante. Durante meses, el consistorio ha trabajado en un nuevo diseño del bus urbano y ha acabado por comprometer la creación de dos nuevas líneas. Se creará la línea 14 que acercará Capuchinos, Barrio Blanco y Pizarrales al hospital y al campus con el objetivo de garantizar que todos los barrios de la ciudad tengan comunicación directa con el hospital. Y habrá ajustas en otras nueve líneas.

Eso a pesar de que la propia empresa había pedido que se licitara con urgencia el nuevo contrato para equilibrar económicamente el servicio. Ese contrato, ha reclamado Salamanca de Transportes, debe incluir 8,8 millones de euros de costes que se le adeudan a la empresa en concepto de inversiones pendientes de amortizar, y otros 1,1 millones para compensar a la empresa por las inversiones previstas y que no se van a poder hacer al hacerse un nuevo contrato.

Sobre las condiciones del contrato, incluye más de 138 millones de euros por costes de explotación, 8,5 por amortizaciones pendientes de material móvil (vehículos que se compran para renovar la flota) y 27 millones de euros correspondientes al límite de modificación de cuantías, fijado en un 20%.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios