Borrar
Roció, Sarai y Verónica. Álex López

El día a día de tres mujeres trabajadoras de Salamanca en 'empleos de hombres': «Te sientes incómoda fuera de tu mundo»

La primera mujer en el servicio de mantenimiento del Ayuntamiento, una conductora de autobús y una oficial de Policía Local. Tres relatos diferentes con un mismo mensaje y una esencia común: «orgullo» y «superación»

Viernes, 8 de marzo 2024, 08:17

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Todavía hay profesiones masculinas. No para hombres, sí con una imperiosa mayor presencia de varones frente a mujeres. Según los últimos datos ofrecidos por el Instituto Nacional de Estadística, las féminas son menos de la mitad que hombres en secciones de agricultura, ganadería, silvicultura y pesca -sólo el 1,9% de las mujeres en España se dedica a ello-. También son infinitamente menos en la industria manufacturera y en la construcción, donde hay diez vez más de hombres que de mujeres. La situación es similar en el transporte.

Al contrario, las mujeres son más del doble en Educación (4,4% de hombres, frente al 10,8% de mujeres -datos sobre el total de la población-), actividades sanitarias y servicios sociales (3,7% de hombres y 15,7% de mujeres) y en actividades los hogares, tales como empleadores del personal doméstico (0,5% de hombres y 5,2% de mujeres).

En Salamanca la historia no es distinta. En ámbitos como la Policía Local, pese al gran aumento de mujeres en los últimos años, la diferencia es 33 frente a los 185 hombres, mientras que para las últimas 20 plazas ofertadas, postulan ocho mujeres. En otro sector, como el servicio municipal de autobús, 11 mujeres de 200 trabajadores de plantilla; mientras que hace tan solo dos años se integró en la plantilla de mantenimiento del Ayuntamiento de Salamanca a la primera mujer.

Con el fin de conocer el día a a día, la rutina de mujeres que todavían suponen la excepción que rige la norma -una norma que empieza a ser borrada a golpe de lucha feminista- y ejemplificar su labor como rostros a seguir; este medio se ha puesto en contacto con Sarai, dedicada a labores de pintura dentro del servicio de mantenimiento del consistorio, Rocío, conductora de autobuses desde hace casi 30 años y Verónica, oficial de Policía Local de Salamanca.

«Estoy orgullosa de ser la primera mujer en el servicio de mantenimiento»

Única mujer en el servicio de mantenimiento Sarai, labores de pintura

«Estoy orgullosa de ser la primera mujer en el servicio de mantenimiento»

Sarai (32), primera mujer del servicio de mantenimiento del Ayuntamiento de Salamanca, lleva dos años dedicados al servicio de pintura del consistorio tras sacarse una oposición en la que compitieron dos mujeres y el resto hombres. Anteriormente, había ejercido como personal de limpieza y pintura.

Su día a día se desarolla en colegios o centros del Ayuntamiento, «sobre todo en colegios». «Realizo arreglos en paredes, pintar, esmaltar puertas, etc.».

Para ella es una «responsabilidad» ser la única mujer, pero se ha acabado acostumbrando siendo «una más del equipo». ¿Es eso un inconveniente? «Para mí no, entiendo que haya gente que lo vea así, pero todos somos válidos. De hecho, te incentiva. Si soy la única chica, genial, a ver si entran más. Te animas más a decir 'bueno, ¿por qué no voy a ser la primera?'», responde.

¿Y prejuicios? ¿Todavía existen? «No, por lo menos en mi entorno no. T dicen 'ole por tí que has conseguido esto', pero en mi entorno no».

«Trabajo en igualdad de condiciones, pero la gente se sigue extrañando en la calle»

Oficial de Policia Local en Salamanca Verónica, atención a víctimas de violencia de género

«Trabajo en igualdad de condiciones, pero la gente se sigue extrañando en la calle»

Verónica es otro ejemplo a seguir. También superó barreras para llegar a ser oficial en el servicio de Policía Local de Salamanca, una profesión «vocacional». «Antes de entrar en el cuerpo de policía con 25 años, me informé para ser militar en la escuela de suboficiales y me echó para atrás el trato que tuvieron hacía mí en ese momento, solo tenía 18 años y en ese momento dudé. Pero siempre me ha gustado la acción y ayudar a los demás, por lo que no me planteé que no podía hacerlo», relata.

Sobre su día a día, Verónica afirma trabajar en «igualdad de condiciones», pese a que dentro del grupo cuatro, el grupo de atención a personas -mujeres, menores o personas con problemas de salud mental- hay más mujeres. Aún así, «en todos los puestos de la Policía Local hay mujeres».

Del dicho al hecho dicen que hay un trecho y pese a que sus condiciones serán las mismas que las de sus compañeros a la hora de ejercer y salir a la calle, en ocasiones, el machismo sale a la luz. Con ropa de trabajo, las miradas -también lo contaba Sarai- son de sorpresa o incluso inquisidoras: «Cuando trabajaba de uniforme o motorista, se extrañaban y te miraban como... '¡mira una mujer policía!' o cuando vamos dos mujeres juntas. Cada vez menos, pero sí hay gente». ¿Y a la hora de dar órdenes? «No».

Verónica es la encargada de VioGén en Salamanca, del seguimiento de las víctimas de violencia de género y sus fijos o familiares. Recoge denuncias, realiza seguimientos y deriva a servicios especializados, en un contacto constante con Policía Nacional, Guardia Civil o Protección a la Infancia.

«Si tienes que viajar o andar por la calle con tu uniforme es incómodo»

Conductora de autobús Rocío, una de las 11 mujeres de 200 trabajadores en plantilla

«Si tienes que viajar o andar por la calle con tu uniforme es incómodo»

Rocío es un nuevo ejemplo a seguir (sí, otro más). Devota del mundo del motor por su padre desde que era pequeña ha conducido desde camiones, pasando por tanques del Ejército y tractores, hasta y en la actualidad, autobuses en la capital salmantina. «Me sentó en un tractor con 13 años y desde entonces. He conducido de todo menos motos», señala.

«Nunca he tenido ningún problema, tú tienes tu línea, tu vehículo... todas hacemos todas las líneas y cogemos todos los coches. No tenemos coches especiales ni líneas especiales. Son una más». Ese énfasis... suena hasta surrealista: «Es verdad que una compañera había oído conversaciones de los viajeros en las que decían que estaban en las líneas fáciles (risas). No hay líneas fáciles o difíciles. Hay líneas que hacer y ya está».

Pese a esa igualdad a la hora de trabajar, los números son objetivos. 11 mujeres de 200 trabajadores, ¿qué barrera existe? «No sé dónde está el problema. No sé si es que no hay mujeres que quieran estar aquí o que haya menos oportunidades, pero es verdad que no está equiparado, ni en esta empresa ni en muchas otras. Si insistes y quieres trabajar en esto, de una manera o de otra, trabajas. Y quien pueda decidir que pueda dar más oportunidades».

Más de una y dos veces hemos (también en primera persona) recibido 'chistes' sobre la forma de conducir de la mujer. En su caso... ¿también lo ha hecho? «Siempre hay anécdotas de lo de mujer tenía que ser. Si acaso se han acercado es para felicitarme, quizás porque esperan que lo hagas peor y se sorprenden y es lo único o casi único que me han dicho», comenta.

Y, para finalizar, miradas, más allá de las palabras que hablan por si solas: «Sí me pasa. Cuando voy a buscar a mi hija al colegio... la corbata llama bastante la atención. Te sientes incómoda fuera de tu mundo. Si tienes que viajar o andar por la calle con tu uniforme es incómodo».

Las mujeres son mayoría en muchos de los departamentos municipales

La plantilla actual del Ayuntamiento de Salamanca es de 1.046 trabajadores, de los cuales 431 son mujeres y 615 hombres. En tres de sus entes dependientes, es mayor el número de mujeres: OAGER (25 mujeres y 8 hombres); Fundación Salamanca (25 mujeres y 10 hombres) y Sociedad de Turismo (26 mujeres y cuatro hombres. En relación a los departamentos municipales, en algunos hay más del doble de mujeres que de hombres como es el caso del Patronato Municipal de la Vivienda, con 11 mujeres y 5 hombres. En el área de Bienestar Social la presencia de mujeres es 'aplastante' con 85 mujeres y 21 hombres. Le siguen: el área económica con 16 mujeres y 8 hombres; el área de Urbanismo con 24 mujeres y 17 hombres; en cultura, deportes y juventud con 66 mujeres y 47 hombres; secretaría general con 20 mujeres y 11 hombres.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios