Borrar
Concentración en la plaza del Liceo de Salamanca por el Día Internacional de las Empleadas de Hogar. S.H.
Las empleadas del hogar se concentran para visibilizar la profesión y reivindicar sus derechos

Las empleadas del hogar se concentran para visibilizar la profesión y reivindicar sus derechos

El colectivo ha escogido la plaza del Liceo de Salamanca para celebrar el Día Internacional de las Empleadas de Hogar y reclamar un mejor trato mediático, político y social

Nacho Martín

Salamanca

Jueves, 30 de marzo 2023, 19:30

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Cada 30 de marzo se celebra de manera global el Día Internacional de las Trabajadoras del Hogar, una fecha especial para un grupo de trabajadoras que suelen pasar por fuera del radar mediático, político y social. Muchas lugares a lo largo de España y el mundo han acogido peticiones y distintos actos para conmemorar la fecha y Salamanca no ha sido menos. El lugar elegido por el colectivo ha sido la céntrica plaza del Liceo que tanto movimiento atiende, más en una tarde de tiempo apacible con muchas personas ya libres de sus obligaciones por la cercanía de la Semana Santa, para mostrar pancartas y leer un manifiesto con el que reclamar más «visibilización de la profesión y reivindicar sus derechos».

Acompañadas de miembros de la corporación municipal, como José Luis Mateos, de los sindicatos y de organizaciones como Cáritas, las empleadas del hogar y las entidades que componen la Plataforma Salmantina de entidades por el empleo han querido alzar la voz y requerir con su proclama que se las tenga más en cuenta: «Las Empleadas de hogar somos una pieza fundamental en la sociedad, ya que nuestro trabajo contribuye significativamente al bienestar de las personas y sus hogares. Nuestra sociedad no podría funcionar sin el trabajo que realizamos. Sin embargo, a menudo somos socialmente poco valoradas y nuestros derechos son ignorados, lo que puede llevar a situaciones de explotación y abuso», rezan las primeras líneas del escrito.

Una declaración inicial que es seguida por un llamamiento «a la justicia social y a la igualdad de derechos para todas las empleadas de hogar», ya que para ellas «es esencial que se garantice un trato justo, condiciones de trabajo adecuadas y una remuneración justa por el trabajo realizado», a la par que festejan los distintos logros obtenidos con su lucha y demandan más avances para la profesión.

Logros obtenidos

  • Derecho a tener prestación por desempleo como cualquier persona trabajadora.

  • La contratación indefinida y la subida progresiva del salario mínimo interprofesional durante los últimos años.

Objetivos por obtener

  • Prevención de riesgos laborales en el trabajo del hogar y los cuidados. Es importante cuidar al que cuida.

  • Reconocimiento de enfermedades laborales derivadas de la propia actividad.

  • Derecho a la negociación colectiva.

  • Erradicación de la figura de empleada de hogar interna, con condiciones no vistas en ningún otro sector laboral, con jornadas que superan con creces las ocho horas y con una remuneración según salario mínimo interprofesional.

«Queremos que se reconozca y valore el trabajo de todas las empleadas de hogar, y que juntos y juntas luchemos por la justicia social y la igualdad de derechos», finaliza el manifiesto.

Experiencias personales

Luz y Ángela son dos trabajadoras del hogar que han estado presentes en la concentración, con dos situaciones opuestas pero que de la misma manera sufren o han sufrido los «abusos» y falta de ayuda al colectivo. Luz no tiene papeles y reclama «un trabajo justo» con mejoras en el salario y más amparo a las empleadas del hogar para que puedan llegar a tener los documentos aquellas que no los poseen, algo que considera «discriminatorio». A pesar de sus solicitudes, reconoce que su experiencia personal ha sido «buena».

Por su parte, Ángela lleva 20 años en España ejerciendo esta labor y, aunque explica que por su edad no será beneficiada por ello, pide el progreso de las condiciones de su profesión como por ejemplo en las horas de descanso para la comida donde pueden vivir situaciones complicadas que les hacen volver a trabajar sin que ese tiempo perdido sea recompensado o en conseguir antes la documentación para empezar a cotizar cuanto antes. Respecto a sus vivencias, también admite que no ha tenido problemas mayores pero sí en su entorno ha tenido situaciones en las que compañeras han sido «explotadas».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios