Borrar
Estrecheces para vivir: los barrios de Salamanca con menos metros y más minipisos

Estrecheces para vivir: los barrios de Salamanca con menos metros y más minipisos

El centro tiene la mayor concentración de pisos al límite de la habitalidad legal, pero las viviendas con menos espacio por persona están en Pizarrales-Vidal y los barrios del trastormes: 4.000 tienen menos espacio de lo recomendable

Félix Oliva

Salamanca

Lunes, 4 de diciembre 2023, 08:12

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

¿Cuánto espacio tienen los salmantinos para vivir? Como casi todo en la capital, va por barrios. Cerca de 4.000 viviendas de la capital tienen menos de los 45 metros cuadrados que recomiendan los técnicos como habitable y más de 400 no llegan a los 30 metros que es el mínimo legal.

Según la ley, las viviendas tienen que tener una superficie mínima para contar con la habitabilidad. En el caso de Salamanca, por normativa autonómica, ese mínimo es de 30 metros, aunque no es el único requisito: también está regulado el tamaño de las habitaciones o del baño según la tipología de la vivienda. Con ese nivel como listón, son varias las zonas de la capital donde existen viviendas por debajo de la habitabilidad legal.

Según los datos de la estadística de Censos de Vivienda y Población del INE, en su edición 2021, un total de 429 de las más de 92.000 viviendas registradas como tal en la ciudad tiene menos de 30 metros cuadrados, lo que las dejaría fuera del mínimo legal.

El tamaño más habitual de una vivienda en el municipio oscila entre 61 y 75 metros cuadrados, tipología a la que pertenecen más de 25.000 inmuebles, una cuarta parte del total. Los pisos de más de 30 y hasta 90 metros cuadrados son los más habituales, más de 68.000, dos terceras partes del parque de vivienda. Por arriba, de los de más de 180, se contabilizan 760, más incluso que minipisos.

En cuanto a la localización, por distritos los que concentran un mayor número de viviendas de menos de 30 metros son los barrios del centro, un tercio de todos los que hay. Tiene que ver con la mayor cotización del metro cuadrado en esta zona, el mercado de alquiler y la irrupción de locales transformados a vivienda y de pisos turísticos.

Por detrás se encontrarían los distritos de Pizarrales-Vidal y todos los barrios del trastormes, donde sumados hay más de 200 pisos de menos de 30 metros, que no cumplirían con el mínimo legal. Y cerca de 2.500 que no llegan a los 45 metros recomendables.

Estos barrios concentran las viviendas con peores características de la ciudad en cuanto a habitabilidad y se demuestra en el número de metros cuadrados por ocupante de sus pisos. Según la estadística del INE, los inmuebles con menos de 10 y menos de 15 metros por persona se concentran principalmente en los barrios de Pizarrales-Vidal, Garrido Norte y los barrios trastormesinos de San José, Tejares, Chamberí y Buenos Aires.

La concentración de viviendas con menos metros cuadrados disponibles y con menos espacio por habitante se produce en estos barrios donde se contabilizan 2.500 de los cerca de 4.000 pisos que tienen menos de los 45 metros cuadrados que recomiendan los expertos, una cifra ya apreciable que va más allá de la anécdota de los 30 metros cuadrados.

El factor determinante es la renta. Según los datos de la encuesta del INE sobre condiciones de vivienda, las economías con menos ingresos se ven perjudicadas y acceden a viviendas con características por debajo de la media de Salamanca, desde el tampo al equipamiento, pasando por la conservación, los servicios disponibles o los problemas en el entorno. Y también en materia de metros cuadrados. Es decir, los hogares con menos rentas viven en pisos peores.

Condiciones mínimas de habitabilidad

En nuestro país, cada autonomía tiene fijados los metros cuadrados mínimos que debe tener un hogar. Oscila entre la cifra de Murcia (40 m2), que es la más generosa seguida de Madrid (38), Aragón (37), Cataluña (36) y Euskadi (35). Navarra, Valencia, las dos Castillas, La Rioja y Cantabria se quedan en 30, mientras que los más constreñidos son Asturias (28), Galicia y Baleares (26), Extremadura y Canarias (25), Andalucía (24) y Ceuta (20).

No obstante, según los técnicos no deberíamos vivir en menos de 45 m2. De hecho, en Castilla y León una casa de menos de 40 metros cuadrados no podría considerarse como de protección pública general.

No es el único requisito. Dentro de ese mínimo de 30 metros cuadrados, y en función de la regulación regional, también está establecido cómo debe ser el reparto de superficices. En una vivienda con un solo dormitorio simple este tendría que tener al menos 8 m2, que serían 10 en el caso de ser doble; si tiene dos, al menos uno tiene que llegar a los diez metros cuadrados.

Una sala de estar mínima tendría que tener 9 m2, o poder hacer un círculo de tres metros de diámetro; la cocina, mínimo 6 m2; un aseo 1,5 y un baño, no menos de 3m2. Si es cocina-comedor, como mínimo deberá tener 18 metros; y un estudio con dormitorio + sale de estar + comedor + Cocina no debe bajar de 21,00 m².

Además, toda estancia donde se vaya a permanecer de día o de noche debe tener ventilación; cocina y baño no puede ser zona de paso; los armarios empotrados cuentan en el cómputo de metros; y toda vivienda se compondrá como mínimo, de cocina-comedor, un dormitorio doble y un baño.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios