Borrar
Participantes en la primera salida. J. M. García
El grupo abierto de Whatsapp para inculcar el ocio en contacto con la naturaleza en los adolescentes

El grupo abierto de Whatsapp para inculcar el ocio en contacto con la naturaleza en los adolescentes

Senderistas Adolescentes propone una nueva una oferta de ocio en Salamanca que pretende que chavales a partir de 13 años puedan hacer pandilla a través del senderismo e iniciarse a la vida adulta en entornos saludables

Ana Carlos

Salamanca

Sábado, 30 de marzo 2024, 12:50

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Decir que la adolescencia es un periodo complicado de la vida no es una novedad. Pero para cada familia y en cada momento las maneras de afrontarlo pueden ser muy diferentes. Iris Ríos llevaba tiempo observando que hay pocas ofertas de ocio para los chavales y chavalas a partir de los 13 años. Una edad, además, en la que buena parte de ellos prefiere pasar su tiempo ante pantallas, ya sea jugando a la consola o pegados al móvil y vídeos en Tik Tok.

Su marido y un amigo fundaron hace unos años un grupo para salir de senderismo. Hicieron un grupo de Telegram y cualquiera que lo deseara podía unirse. Así se creó una pequeña comunidad de personas que han generado entre ella vínculos de amistad y que salen de ruta todos los fines de semana. Durante la pandemia, cuando estaban los bares cerrados y todo el mundo buscaba formas de divertirse, llegaron a estar en el grupo más de un centenar de personas.

Además de tener el grupo, hace 5 o 6 años decidieron crear una web, Diario Senderista, a modo de cuaderno de bitácora, para poder compartir sus rutas y experiencia con todas las personas que las quisieran consultar.

De este modo, durante mucho tiempo en este grupo ha habido familias con hijos pequeños que han salido juntas. Pero ahora, al llegar a la adolescencia, muchos ya no quieren salir. A Iris le daba mucha pena que se perdiese esa forma tan sana de ocio y llena de valores. Y como a esta edad los muchachos lo que más desean es estar con otras personas de su edad, se le ocurrió una idea: crear otro grupo y hacer un llamamiento a familias con hijos adolescentes que quieran estar en conexión con la naturaleza con sus hijos, facilitando que socialicen en un ambiente saludable.

En esta ocasión se trata de un grupo abierto de Whatsapp al que los interesados se pueden unir a través de un enlace en la web de Diario Senderista. Y tras tan solo tres semanas desde su puesta en marcha, ya han hecho su primera salida para tomar contacto, en esta ocasión a Hervás.

No pretenden convertirse en asociación ni otro tipo de entidad

Aunque todavía hay pocas familias unidas, unas 16, se trata de un grupo de gente muy diversa que tienen en común su afición por salir a disfrutar en contacto con la naturaleza. Algunos de ellos vienen del anterior grupo de Telegram, pero otros son nuevos y desean que se corra la voz para ir creciendo.

El grupo Senderistas Adolescentes «no pretende convertirse en una asociación, ni una entidad jurídica, ni una agencia de turismo». Sólo quiere ser «un grupo de amigos que están juntos para ayudar a otras familias a que puedan vivir esta experiencia y disfrutar», destaca Iris.

Además, cuando esté más asentado afirma que desea que las rutas estén enriquecidas «con estímulos etnográficos y culturales que puedan atraer a los chavales, como puede ser el molino y la exposición de Juzbado, Urueña con sus librerías y museos o Tiedra y la observación astronómica», por poner algunos ejemplos.

La artífice de la idea asegura que «es una muy buena oportunidad para adolescentes con problemas de socialización en esta edad en la que se están terminando de hacer». Ahora, al principio, hay que ir tratando de engancharles, de que hagan pandilla. Y una vez que haya una conexión entre ellos y les apetezca quedar «que entren a tomar decisiones, que encuentren herramientas como Wikiloc para decidir las rutas, que aprendan a descargarlas, a manejar el GPS y autogestionarse».

Además, cada semana de ruta les ayudará a darse cuenta de la comida y el agua que necesitan llevar, a elegir el calzado y la ropa adecuada. A ser capaces de organizarse por ellos mismos «de una forma orgánica y natural, que es muy necesario».

Derribar la resistencia adolescente y reconectar con la naturaleza

Sabe que tendrán que enfrentarse «a la resistencia adolescente». Porque a veces «es como ir con un ariete a derribar la puerta de una muralla. Muchas veces no quieren ir. Pero a la vuelta vuelven encantados de cómo lo han pasado, de lo mucho que se han reído y disfrutado».

Iris considera que uno de los mejores legados que puede dejar a su hijo es precisamente esa posibilidad de disfrutar en entornos naturales. Ella recuerda su infancia en un pueblo junto al Jerte. El privilegio de poder salir sola al campo, junto al río. De correr, observar, aprender, divertirse y al final del día «volver con el cuerpo cansado pero feliz, una sensación que ahora muchos niños no tienen. Sensaciones físicas y anímicas inolvidables».

A su juicio, hacen falta más entornos seguros para que los chavales puedan iniciarse en la vida adulta. En una ciudad como Salamanca existen pocas alternativas de ocio diurno y el nocturno está demasiado ligado a salir de bares. Es algo que harán en algún momento, como ella también hizo en su juventud, pero para lo que primero tienen que estar más maduros y conscientes de posibles peligros como las drogas. Para esta madre, las propuestas de ocio nocturno de Salamanca a Tope son una opción interesante para estas edades, pero lamenta que las plazas se agotan enseguida.

Álex López

Senderistas Adolescentes, asegura, va a servir también para que las familias aprendan a salir de ruta por ellas mismas. En cuanto hagan dos o tres salidas habrán conseguido tener las claves para organizar una ruta de forma independiente. Eso le parece fundamental porque espera que quienes se unan participen en la organización, que todos puedan hacer propuestas al gusto de todos, porque somos anti líderes.»

Para facilitar el correcto funcionamiento del grupo, han establecido unas normas. Recomiendan ir con adolescentes a partir de 13 años. Además, no se hacen cargo de los menores, que tienen que ir a cargo de sus padres. Aunque el grupo es público y de libre acceso, los participantes se comprometen a respetar la privacidad del resto. Así, no se permite la toma y publicación de imágenes sin permiso expreso del resto. Además, en el grupo no pueden estar los propios menores a no ser que sus tutores les den permiso. También están prohibidos el spam, el lenguaje sexista o racista y hay otras normas estrictas que de no cumplirse llevan a la expulsión del responsable.

Estrechar vínculos entre padres e hijos, facilitar la socialización de los adolescentes con otros chavales, transmitirles valores ambientales y educarlos en un ambiente seguro y fomentar la desconexión digital son algunos de los beneficios que Iris espera que consigan todas las familias que participen en esta iniciativa en la que el contacto con la naturaleza tiene un papel fundamental. Cada vez hay más personas que comparten estos objetivos. Ahora tienen una oportunidad para encontrarse entre ellas para lograrlo.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios