Borrar
Javier Losán en una de sus charlas sobre el acoso escolar. Salamancahoy
Javier Losán, 'El Ovejas', visita Salamanca en su lucha contra el acoso escolar

Javier Losán, 'El Ovejas', visita Salamanca en su lucha contra el acoso escolar

El actor de la serie 'El Pueblo' dará una charla en el IES Vaguada de la Palma para concienciar a los alumnos sobre el bullying

Nerea Fernández

Salamanca

Lunes, 25 de septiembre 2023, 19:10

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Javier Losán, conocido como 'El Ovejas' en la serie de 'El Pueblo' visita Salamanca este miércoles 27 de septiembre. Desde hace un año y medio, el actor recorre los institutos de España junto a Eva Marí Marí, coach y Alejandro Ruiz, abogado, para ofrecer charlas sobre el acoso escolar. Losán sufrió bullying cuando tenía 13 años pero la historia de una niña de Burgos fue la que impulsó sus ganas de crear este proyecto. En dos días, 80 alumnos de segundo de la ESO del IES Vaguada de la Palma podrán conocer su experiencia personal, la importancia de ser empático y ayudar a denunciar, de confesar y erradicar el problema y descubrir las consecuencias legales a las que se enfrentan.

La historia de Javier Losán 'El Ovejas'

«Me hicieron bullying en el internado», así comienza Javier Losán a contar su dura experiencia aún siendo un niño. El actor con tan solo 13 años soportaba las novatadas de los mayores entre clase y clase y por la noche en la habitación, «los de segundo nos cogían a cuatro o cinco, los más bajitos, y nos hacían cosas de miedo». Reconoce que pese a ser 12 en la habitación nadie hacía ni decía nada por miedo a tener represalias, «nadie denunciaba a nadie y si lo hacías, eras un chivato». Pese al paso de los años, Javier continúa con la cara de estos agresores grabada en su mente, «no se me van a olvidar en la vida, pero los he perdonados, el tiempo pone a cada uno en su lugar», pero, ¿qué hizo el actor para de alguna manera superar, afrontar y enfrentarse a sus acosadores?

Losán necesitaba erradicar esa situación y para ello se presentó como miembro del Consejo Escolar, «quedé primero para ser el representante de los alumnos y mientras yo ocupé ese puesto me encargué de que ningún niño sufriera bullying». Para ello, el actor utilizó la herramienta de la empatía, conoció a las víctimas y las apoyó para que denunciasen, «muchos fueron expulsados e incluso se habló con sus padres, algunos de ellos no se creían que sus hijos fuesen capaces de algo así». Javier afirma que cuando un niño se comporta diferente en casa y en el colegio existe un problema con el ambiente en el que se está educando, «la educación es la solución a este problema pero a veces las charlas serían más eficaces en los padres». Mientras él ocupó ese puesto no volvió a existir acoso escolar porque una de las claves estaba en los espectadores, «aquellas personas que ven lo que ocurre alejados del foco tienen un papel fundamental».

Stop acoso y bandas

Este proyecto comenzó hace año y medio cuando una madre de Burgos preocupada por su hija, acudió al actor en busca de ayuda. «Azucena se pudo en contacto conmigo para contarme que su hija no quería ir al colegio y que lo que más la animaba era la canción de Lebrijana de 'El Ovejas», en ese momento sentí que tenía que hacer algo por ella y pese a haber colaborado con otras organizaciones, pensé que dar charlas sobre el acoso escolar era la mejor opción», confiesa. Después de esta llamada, Javier comienza a informarse de cómo llevar a cabo esta iniciativa, «me puse en contacto con Óscar Sánchez, policía local de Alicante y una de las personas que más charlas ha dado en España sobre bullying,él nos pasó la documentación y nos instruyó un poco». Cuatro meses después desde la llamada de Azucena, Javier Losán, Eva Marí Marí y Alejandro Ruiz se presentaban en el colegio de Daniela, su hija, para dar la primera charla, «ese día fuimos primero al colegio de la niña y por la tarde al colegio del que se tuvo que ir y a día de hoy hemos creados tal vínculo que yo para ella soy su tío, es algo muy bonito». Javier entendió que hacer esto le «cargaba las pilas» y un año y medio después continúa hablando con alumnos.

El acoso ha evolucionado con el paso de los años y actualmente internet juega un papel importante, «no saber usarlo es un cáncer para la sociedad, si está enganchado al móvil no haces otra cosa, el mundo de las comunicaciones te tiene incomunicado y permite al acosador esconderse detrás de un nombre falso, eso es de cobardes». Estas charlas son muy efectivas y los alumnos responden muy bien, «la mayoría de mis seguidores son niños entonces no me ven como a un policía, me ven como 'El Ovejas' y capto su atención de otra manera, al final yo estoy donde estoy gracias a ellos y siento que esto se lo debo». El actor, ayudado de Eva Marí Marí y de Alejandro Ruiz, confiesa que en las charlas han vivido momentos difíciles, «muchos han llorado por sufrirlo, otros por hacerlo y otros por verlo y no hacer nada». Recalca que la figura del espectador es fundamental ya que el acosador y el acosado están unidos por miedo y quién lo ve desde más lejos es la persona que más fácil tiene interponer esa denuncia. «Las charlas se dan a niños de diferentes edades, lo ideal es unos 12 años, es muy gratificante ayudarles porque ellos son el futuro».

«Dar estas charlas y ayudar a las víctimas me carga las pilas»

Este miércoles, 27 de septiembre, visitarán Salamanca para ofrecer una charla, «las hacemos a grupos reducidos porque queremos que participen, son muy interactivas». Javier crea un paralelismo entre el bullying y el teatro, Eva Marí Marí trata el tema de la empatía y Alejandro cuenta legalmente a lo que se exponen, «muchos niños creen que son inmunes y deben conocer las consecuencias». Hora y media donde los tres oradores captan la atención de los niños y les enseñan que es un problema muy grave, «debemos tener en cuenta que hay personas que hasta se suicidan por ello». Después de la charla, donan un buzón para colocarlo en algún pasillo con poco tránsito y quien quiera puede denunciar en privado y de manera anónima. Javier Losán finaliza, «el espectador tiene mucha responsabilidad porque el acosado tiene demasiado miedo y el acosador está lleno de miedos y debilidades, solo se hacen los valientes en grupo para que el resto piense que manda él. Aún así, cabe recordar que el elemento más importante para la erradicación se encuentra en el entorno familiar».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios