Borrar
Gaspar bajando de su carroza en la Plaza Mayor. Fotos: Álex López | Vídeo: José Manuel García

La llegada de los Reyes Magos vista desde cinco culturas que conviven en Salamanca

Personas procedentes de diferentes países nos cuentan cuales son las similitudes y diferencias a la hora de festejar las fiestas navideñas

M.J. Carmona

Sábado, 6 de enero 2024, 10:20

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Los festejos navideños tienen tradiciones similares en aquellos lugares dónde se celebran estas fiestas con motivo religioso, son costumbres que están arraigadas a lo largo del mundo. En España, es común reunirse entre familiares y amigos para celebrar las cenas de Nochebuena y Nochevieja. Nos tomamos las doce uvas para recibir Año Nuevo y nos traen los regalos los Reyes de Oriente durante la noche de la Epifanía y se abren la mañana del 6 de enero.

Pero, si incluso dentro de España hay regiones con diferentes tradiciones navideñas -como el Olentzero en el País Vasco o el Caga Tió de Cataluña, que son las figuras encargadas de traer regalos el día de navidad- también, en otros países cercanos y lejanos tienen sus propias tradiciones y platos típicos. Algunos ritos se comparten y otros no, hemos salido a las calles salmantinas para preguntar a personas de otras nacionalidades cuáles son sus costumbres navideñas.

Mónica ha llegado a Salamanca desde Colombia, exactamente desde el Valle del Cauca en la capital de Santiago de Cali. Nos cuenta que una de las principales diferencias entre España y su país es el clima y las normas: «Allí celebramos los festejos con los vecinos, hay mucha pólvora y mucha bulla» en general describe un ambiente más divertido dónde los vecinos celebran juntos las fiestas. «Aquí al vivir en pisos los vecinos son menos ruidosos y hay más normas con respecto al ruido». No celebran los reyes, el encargado de hacer llegar los regalos a los niños es el niño Jesús y, actualmente, Papá Noel. De hecho, el día 6 se aprovecha para desarmar toda la decoración navideña. Con respecto a los platos típicos de estas fechas también hay diferencias, aquí tenemos varios dulces típicos como los turrones, polvorones y el roscón de reyes, allí tienen las natillas con buñuelos y el arequipe (dulce de leche). Annette, también de Colombia, nos cuenta que conocen la llegada de los reyes pero no se llega a celebrar como aquí.

En la calle azafranal se sitúa la cafetería Canaletto, regentada por dos primos italianos. Ori nos cuenta que «en Italia no hay reyes, sino la Befana» sería una brujita buena vestida de negro que viaja en su escoba y deja regalitos en casa por la noche y se abren por la mañana, además, también deja caramelos en los calcetines a los niños que se han portado bien y carbón a los que se han portado mal. Otra de sus tradiciones es comer lentejas en nochevieja «tiene la misma importancia que aquí comer uvas». «Antiguamente mi abuela me ponía lentejas crudas en el bolsillo del pantalón para salir por la noche».

Federico, también italiano, viene desde Roma y está pasando un año como estudiante de Erasmus en Salamanca. Su familia ha aprovechado su estancia para pasar unas navidades distintas recorriendo lugares a lo largo de España. Al igual que Ori, nos relata la importancia de las lentejas en la última noche del año «no hay un menú tradicional bien definido, pero el plato que no puede faltar son las lentejas, que auguran un nuevo año fortunado», las comen en lugar de las uvas y se preparan con cotechino -un embutido cocido de cerdo- y se brinda con vino prosecco. Un dato curioso es que a diferencia de España donde el discurso del Rey se emite el día 24, previo a la cena de Nochebuena y en Italia, el discurso del Presidente de la República se transmite en Nochevieja.

Según las regiones de Italia hay diferentes comidas típicas de estas fechas. En Napolés es común en Nochebuena «empezar con espaguetis y almejas para terminar con diferentes frituras de pescado, marisco y verduras». En Bolonia, la comida de Navidad suele ser un «un caldo con passatelli (una pasta particular con masa de huevo, pan rallado y parmigiano), también lo acompañan con un plato de lasaña o canelones y como segundo plato se come la carne cocida del caldo: ternera, gallina y lengua de vacuno con salsa de atún o salsa verde. Por supuesto, después de todo esto siempre hay un hueco para el postre. En el centro de italia es típico el pangiallo o el panpepato. En la zona de Napolés serían el mostacciuoli, struffoli y rococó. Lo más parecido a nuestro roscón de reyes sería el panettone relleno de crema, nata, chocolate o helado, »pero es una cosa completamente diferente y sin la tradición que hay detrás del roscón«.

Ángela está pasando sus primeras navidades en la ciudad, viene desde Venezuela, del Estado Táchira de San Cristóbal. Es el país que mas se asemeja en cuanto a tradiciones con España, a pesar de separarnos un largo océano. También les ha llegado Papá Noel «para dar algún regalo a los niños el día 25», sin embargo el día de reyes es mucho más tradicional con la cabalgata y el reparto de caramelos. También se toman las doce uvas para iniciar el año, aunque la cena la hacen después de las 00:00 y «el abrazo», dónde toda la familia se abraza para recibir la entrada del nuevo año con amor. La principal diferencia viene con los platos típicos, tanto salados como dulces, de los primeros tienen la hallaca (harina de maíz rellena de carne y verduras que se prepara asada a la leña o al gas envuelta en hoja de plátano), el asado negro (corte de vacuno con salsa negra que adquiere el color de la melaza, el vino y el ají dulce) o el pan de jamón, entre otros. En los postres preparan dulce de leche con higos o piña con cabello de ángel. «Acabamos de llegar a España y hemos pasado las fiestas con comida de aquí, nos ha gustado y estamos contentos», nos dice que es complicado encontrar hojas de plátanos y son fiestas en las que se invierte bastante cantidad de dinero.

También nos hemos cruzado con Nori que lleva dos años estudiando en España, viene desde Argelia y allí no celebran las navidades como tal, pero nos cuenta que «la Navidad es algo maravilloso y estoy disfrutando mucho».

Moustafa, de Senegal, explica que no existe un día de reyes como tal en su país de origen, pero que sí se celebran de manera muy similar la Navidad y el Año Nuevo, «aunque aquí hay más fiesta» nos dice entre risas.

En definitiva, son fiestas donde siempre hay hueco en la mesa para alguien más, sin importar de donde venga. A lo largo del mundo estos días se celebran con tradiciones, buena compañía de familiares y amigos, una extensa gastronomía que nos recuerda de donde venimos.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios