Borrar
Policía de Barrio de Salamanca Álex López

Una mañana con la Policía de Barrio de Salamanca: el lado humano de la autoridad

«Ya no somos únicamente los que denunciamos. Ahora nos cuentan sus problemas y conocemos a las personas»

Sábado, 6 de julio 2024, 19:55

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

En un mundo por entero digital, se valora -y cada vez más- la cercanía, la empatía, la escucha. Especialmente, esta última, el sentirse escuchado, que lo que se dice no cae en vano, que interesa y, además, se actúa en consecuencia. Este es el principal objetivo de la Policía de Barrio, iniciativa llevada a cabo por el Ayuntamiento de Salamanca y que ha logrado cambiar la visión que, en primera instancia, se tiene de esta autoridad. No solo se actúa en situaciones extremas o malas, también cuando no hay problemas, de forma preventiva y cercana.

Es 3 de mayo, sobre la 13:00 h. poca gente se atreve a pasear por las calles de Salamanca a pleno sol. Los obligados buscan las zonas de sombra, los más afortunados disfrutan de las vacaciones en piscinas o zonas alejadas de la capital. Sin embargo, la labor de la Policía de Barrio continúa después de cuatro meses; 960 servicios, en dos turnos de mañana y uno de tarde; y 480 quejas. Es decir, más de dos quejas recogidas al día.

En la Plaza de las Delicias, un furgón de la Policía Local, espera las cuestiones planteadas por los vecinos de la zona. Verónica y Fidel disponen de una pequeña mesa y un ordenador desde donde se marca la diferencia: «Las quejas se tramitan desde aquí, de manera inmediata y oficial. Se realiza un informe, se envía y el servicio al que corresponde la tramita. De hecho, también se informa de la solución y actuación posterior al ciudadano».

Humanidad. «Ya no somos únicamente los que denunciamos. Ahora nos cuentan sus problemas y conocemos a las personas. Para nosotros cuanto más vengamos a un barrio, mejor, porque aumenta la cercanía, ya que te ven como referente», explican. De hecho, hay cuestiones que parecen no tener importancia de inicio, pero debatidas con la Policía sí pueden adquirir un mayor rango de relevancia.

Los barrios más 'quejicas'

Reconocen que hay barrios más conflictivos que otros. Garrido Norte se lleva la palma, con hasta 68 quejas. Pero, ¿cuáles son esas quejas? ¿y quién las realiza?

«Las quejas se centran particularmente en excrementos de perros, de limpieza o de coches»

«Sobre todo se nos acerca gente mayor, más que gente joven, y con quejas del día a día. Y las quejas se centran particularmente en excrementos de perros, de limpieza o de coches. Y las quejas se centran particularmente en excrementos de perros, de limpieza o de choces. También personas sin techo, que duermen en lugares habituales... Sí es cierto que el tema de los perros es muy habitual. Además de las cagadas de palomas en bancos. Hay quejas variopintas. Una vez se quejaron de que alguien colocaba un carrito de un bebé y no se podía pasar por la acera», expone.

«Ya que están aquí se lo voy a decir». Así comienzan la mayor parte de las peticiones que se registran. De hecho, cuando acabamos de conversar dos hombres pasan cerca del furgón se les pregunta si tienen alguna sugerencia y ellos reaccionan. «No, no tenemos ninguna. Es cierto que hemos solicitado que se limpie esta calle -está llena de restos de frutos caídos de los árboles- porque las personas mayores cuando pasan se pueden resbalar», reconocen.

Seguidamente, una señora mayor quiere que se tenga en cuenta una problemática de su zona, el Camino de las Aguas, donde los árboles -mal cuidados- impiden a los viandantes pasar entre las ramas y hojas tan bajas«. Queda registrada su queja.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios