Borrar
Día Mundial de la Infancia

Así se monta un parque infantil en Salamanca: cuánto cuesta el derecho a jugar

Con un recinto cada 150 niños, este tipo de espacios se han multiplicado con un ritmo inversor que supera lo habitual y a base de una constante renovación con elementos de 600 a 75.000 euros

Félix Oliva

Salamanca

Lunes, 20 de noviembre 2023, 08:22

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

En cuestión de días, el parque de Picasso de Salamanca estrenará un nuevo y colorido 'castillo' y cambiará de aspecto para que las decenas de niños que lo usan a diario tengan aquí una garantía de sus derechos. Porque, sí, jugar lo es desde que hace exactamente cien años se escribiera la primera declaración de los derechos del niño, un apartado exclusivo de los más pequeños que recibe desde hace unos años una gran atención. Los países firmantes se comprometieron a garantizar el «derecho a jugar, a descansar y a participar en actividades recreativas propias de la edad» y eso exige políticas... y dinero.

La actuación en este céntrico parque, que costará 48.000 euros, es la última de una gran lista que ha hecho proliferar los parques por toda la ciudad. Levantar un nuevo parque cuesta una media de 200.000 euros por actuación y no es precisamente un juego, porque exige contratar obra civil y adquirir los elementos, algunos de ellos, de alto precio.

A razón de un parque por cada 150 niños en edad de subirse a castillos, camas elásticas y tirolinas, Salamanca está gastando en parques a un ritmo que supera, con mucho, el de la inversión municipal. Según datos municipales, la inversión ha multiplicado en los últimos años su número y la factura es elevada. En la última legislatura, 8,7 millones de euros presupuestados, casi el doble de lo que se gastó en los ocho años anteriores, desde 2011 a 2019. En total, más de 13 millones de euros en doce años, un capítulo abultado del presupuesto municipal.

La proliferación de parques, bien nuevos o bien actualizados, ha dado un acelerón que se ha notado. La capital tiene unos 10.000 niños de 0-9 años, cifra que se eleva a 15.000 si llegamos hasta los 14 años. En los últimos cuatro años se ha invertido en parques 217 euros por niño y año; por comparar, la inversión media en la capital es de 143 euros por habitante y año.

Durante los últimos cuatro años se han ejecutado más de cuarenta actuaciones por toda la ciudad, pero ¿cómo se decide dónde tiene que haber un parque, el equipamiento, la ubicación?

Así se monta un parque infantil

Así se monta un parque infantil

El proceso arranca en muchas ocasiones con las demandas de los vecinos, que reclaman un nuevo parque o mejoras en el que ya tienen. A partir de ahí, intervienen los técnicos, se consulta con las asociaciones y se empieza a tomar decisiones.

Un nuevo parque, en 7 pasos

  1. 1

    Se recogen las propuestas y sugerencias de los vecinos

  2. 2

    Los técnicos visitan el barrio y analizan parques cercanos

  3. 3

    Se actúa para que haya homogeneidad en la zona o para que no se repitan elementos

  4. 4

    Se elige el pavimento, césped amortiguante con materiales reciclados, grava, otras superficies...

  5. 5

    Se eligen los elementos de un catálogo oficial de juegos homologados

  6. 6

    Combis, la tirolina, las camas elásticas y los mini campos de fútbol son los preferidos

  7. 7

    En todas las reformas también se introducen juegos infantiles con elementos adaptados y accesibles

Lo habitual es actuar de forma global. Si un barrio o zona quiere un parque nuevo, se estudia qué juegos tiene en otros ya en uso, para no repetir; o, al contrario, se hacen idénticos para mantener la uniformidad de la zona, como ha pasado en las plazas interiores del Zurguén. También se tiene en cuenta el tipo de pavimento, si es natural (si la zona infantil está en un parque) o si es una plaza.

Una vez se ha decidido qué tipo de actuación corresponde, llega el momento de la contratación. Se sigue un procedimiento habitual, pero con algunas particularidades. Estas inversiones suelen ir en bloques y se licitan en lotes. Los contratos incluyen la obra civil necesaria y la adquisición y montaje de los elmentos principales: los juegos.

En ellos se puede gastar desde lo más básico, 700 euros en un arenero, a miles de euros en complejos combis o castillos. Salamanca ha apostado por algunos grandes como el de la plaza de la Concordia, de tipo vanguardista, o el instalado en la reforma de la plaza de Madrid. Combis, la tirolina, las camas elásticas y los mini campos de fútbol son los preferidos.

El diseño previsto para la plaza de Madrid y el juego ya instalado.
El diseño previsto para la plaza de Madrid y el juego ya instalado. SH

Además de los juegos infantiles, los parques y áreas de recreo de la ciudad han empezado a incorporar otros elementos que no son estrictamente los habituales en estos recintos, pero que sí tienen demanda. Es el caso de los kits de biosaludables, que se incorporan en aquellas plazas y parques donde existe el espacio y demanda vecinal. Y están llegando con fuerza los elementos deportivos, como los kits de calistenia, que añaden al derecho a jugar el factor de la salud y el bienestar físico.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios