Borrar
La tienda 'Vivanco' situada en la calle Azafranal cierra. SH
Otro negocio de la calle Azafranal baja la persiana y deja un nuevo local vacío

Otro negocio de la calle Azafranal baja la persiana y deja un nuevo local vacío

La boutique ubicada al lado de Springfield se traslada y se suma a la docena de locales de la zona que cuelgan el cartel de 'se alquila'

Laura Linacero

Salamanca

Jueves, 12 de octubre 2023, 19:09

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Otro local más que se suma a la hilera de establecimientos que lucen vacíos en una céntrica calle de Salamanca. Esta vez ha sido el turno de Vivanco, una boutique que baja la persiana y cuelga el cartel de 'se alquila' que adorna varios escaparates de la calle Azafranal. El negocio, según explican a Salamancahoy, se traslada de local. Hasta trece locales de esta calle de poco más de 350 metros tienen un cartel similar. Un tercio de los espacios habilitados para el comercio se encuentran en alquiler y no han encontrado una rentabilidad.

En este caso, se trata de una boutique multimarca ubicada al lado de Springfield y que después de unos años, dice adiós a la calle comercial para dirigirse a otro emplazamiento. Los años de pandemia han condicionado a muchos emprendedores que decidieron atreverse pocos meses antes de que estallara todo. Antes de abrir esta marca, el local fue ocupado durante años por 'Piel de Toro' que también cerró hace algo más de cuatro años el negocio.

Lo cierto es que la calle Azafranal ha ido perdiendo adeptos con el paso de los años. Muchos han sido los negocios que se han visto arrastrados por esta corriente y atrás queda el esplendor de una calle comercial referente. Más de 40 pequeñas y medianas empresas a los dos lados de la vía aún sobreviven a esta tendencia. Papelerías, bares, administraciones de loterías, tiendas de ropa, ópticas o de venta de embutidos son algunos de los comercios que aún se mantienen.

El «patito feo» comercial

En el lado contrario, trece locales son ahora pasto de las lamentaciones. Además de la boutique Vivanco, otra zapatería -ahora convertida en una tienda de ropa y complementos- echó el cierre hace un par de años en la primera parte de la calle empezando por la Plaza del Liceo. Pasada la Plaza de Santa Eulalia, una tienda de deportes, una administración de loterías, tiendas de ropa o de electrónica son algunos de los ejemplos que representan lo que pudo ser y no fue.

La mayoría de ellos son los que acogen una gran superficie y por tanto, el alquiler es especialmente caro. Sumado a la alta renta, la compra por internet cada vez da menos oportunidades a este tipo de locales. Una calle con posibilidades que, sin embargo, se convierte cada vez más en el «patito feo» al lado de la calle Zamora o Toro en lo que al comercio se refiere.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios