Borrar
Hotel para insectos. SH
El pueblo de Salamanca que da la bienvenida a los insectos en un hotel

El pueblo de Salamanca que da la bienvenida a los insectos en un hotel

Esta iniciativa busca «devolver al entorno todo lo que nos aporta» dentro de un ecosistema especialmente cuidado

L.L

Domingo, 7 de mayo 2023, 18:33

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Si hay hoteles y residencias para mascotas, a un pueblo de la provincia salmantina se le ha ocurrido que también podría haber un alojamiento para insectos. Miranda de Azán, un pueblo de poco menos de 500 habitantes, ha diseñado un espacio para albergar a insectos con el objetivo de «devolver al entorno todo lo que nos aporta». En concreto, se encuentra en los alrededores del Arroyo Fuente de la Porra donde «las aguas aportan servicios ecosistémicos como filtrar la contaminación, regular las temperaturas o servir de refugio a decenas de especies». Un alojamiento con vistas a un entorno natural.

Este tipo de instalaciones son en su mayoría ocupadas por abejas y avispas que utilizan la madera muerta para polinizar. Al eliminar la madera muerta del entorno, especies como estas que la necesitan, quedan realmente afectadas y con ello se busca compensar la carencia de huecos naturales aportándolos de forma artificial. Sin embargo, alojarse en este hotel cinco estrellas no les sale barato a los insectos. A cambio, realizan controles de plagas, polinizan cultivos y ecosistemas y mantienen la salud y fertilidad del suelo.

La riqueza medioambiental es uno de las premisas de este municipio que propone una ruta para descubrir los tesoros naturales de Miranda de Azán. No sólo es una buena oportunidad para conocer la zona sino también para aprender más sobre el entorno a través de las ilustraciones y los paneles informativos que hay en la senda. La flora y fauna son protagonistas del paseo aunque también se analiza la riqueza geológica de la zona a través de los paneles que hay establecidos en el camino.

Con habitaciones, flores y agua

El hotel perfecto quizás tenga que tener unas vistas increíbles, habitaciones amplias y una espaciosa zona al aire libre. Los insectos no necesitan tanto, pero sus necesidades están bastante alineadas con las de las personas. El alojamiento debe situarse cerca de fuentes de agua y de flora, ya sea silvestre o cultivada. Las flores atraen y alimentan a este tipo de insectos además de servir como trampa para que los insectos plaga ataquen estos y no el cultivo.

También es conveniente que tenga en su interior divisiones con variados naturales para adaptarse a las condiciones según la especie. La parte externa debe proteger las condiciones climáticas y la parte interna se debe dividir en distintos habitáculo. No se aceptan reservas y van en orden de llegada, pero resulta un espacio ideal tanto para los insectos que se hospedan como para el bienestar del entorno.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios