Borrar
Los vehículos no respetan ni lineas amarillas ni cebras en el barrio de San Vicente. Álex López
Quejas en el barrio de San Vicente por los coches aparcados en los pasos de cebra

Quejas en el barrio de San Vicente por los coches aparcados en los pasos de cebra

Los vecinos denuncian el peligro y lamentan la falta de respeto por parte de los conductores que aprovechan cualquier espacio para dejar sus vehículos en este céntrico barrio, especialmente a las horas de entrada y salida del colegio o durante el horario de consultas del Hospital

Ana Carlos

Salamanca

Lunes, 12 de febrero 2024, 10:20

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Hay problemas difíciles de erradicar y los vinculados con el tráfico y el estacionamiento en entornos escolares es uno de ellos. En algunas zonas de la ciudad el Ayuntamiento tiene previsto desarrollar itinerarios peatonales alrededor de algunos centros educativos de distintos barrios. También a principio de curso el Consistorio anunció que llevaría a cabo más control sobre la doble fila en las inmediaciones de los colegios en los que resulta más conflictiva, impidiendo el aparcamiento en los lugares más peligrosos.

Entre estos lugares identificados como problemáticos estaban las aceras de la calle Espejo y la residencia de la calle García Tejado, junto al Maestro Ávila. Sin embargo, los vecinos del barrio de San Vicente se quejan de los problemas que generan los coches mal aparcados, en especial en las calles García Tejado, San Silvestre y San Vicente.

Están cansados de ver a diario coches en los pasos de cebra, los vados, las zonas de cruce, los espacios señalizados con líneas amarillas y cualquier otro hueco en el que quepa un vehículo. Denuncian que eso supone un riesgo para la seguridad de todos los viandantes, pero en especial de los niños que van caminando y que, por su tamaño, resulta difícil verlos entre los coches.

Por eso temen las horas de entrada y salida de los colegios. Consideran que cualquier día va a producirse un accidente y lamentan que no se tomen medidas antes de que suceda y haya que lamentar las consecuencias.

Vigilancia policial en días establecidos

Sin embargo, desde el Ayuntamiento afirman que a la Policía Local no le consta este problema que denuncian los vecinos. Aseguran que «desde principio de curso los agentes van periódicamente a la zona durante la entrada y salida del colegio y el diálogo es constante con el centro escolar y padres».

Por eso señalan que «si se ha producido algo será puntual y la Policía Local adelantará los días establecidos en la ronda que hacen por los colegios para verificar esto».

Pero solo hay que pasar por la zona una mañana cualquiera para comprobar (y fotografiar) que la situación es tal y como detallan los vecinos. Muchos coches y poco orden. Una situación con cierto peligro para los niños que, sobre todo a la salida, algunos salen despreocupados, corriendo entre los coches.

Imagen principal - Quejas en el barrio de San Vicente por los coches aparcados en los pasos de cebra
Imagen secundaria 1 - Quejas en el barrio de San Vicente por los coches aparcados en los pasos de cebra
Imagen secundaria 2 - Quejas en el barrio de San Vicente por los coches aparcados en los pasos de cebra

En la tienda de la calle San Silvestre, dependientes y clientes comentan lo mismo. «No respetan ni los espacios reservados para personas con discapacidad», añaden. Los responsables del comercio aseguran que esa situación también les complica la descarga cuando van a reponer género. Pero los culpables pocas veces son sancionados, afirman.

No obstante, lamentan que el problema no se limita a los horarios de entrada y salida de los escolares, sino que también hay vehículos mal estacionados durante el tiempo de las consultas en el Hospital de Salamanca. «A partir de las 12 hay muchos coches mal aparcados, les dices a los conductores que no se puede aparcar ahí y se ríen de ti», aseguran.

Otros problemas de tráfico

Los vecinos destacan que la proximidad del barrio al centro hospitalario y el hecho de que en los alrededores del mismo no existan lugares para el aparcamiento en superficie hace de la zona un improvisado aparcamiento en el que prueban suerte muchos usuarios del hospital. Y cuando van apurados de hora y no han encontrado un sitio, algunos terminan dejando el coche en el primer sitio que encuentran, a pesar de que existen aparcamientos subterráneos del edificio de consultas y el nuevo Hospital.

La gente se busca la vida para aparcar, y hacerlo en sitios más cercanos al centro hospitalario y expuestos, como las paradas del transporte público del paseo de San Vicente, tiene más riesgo de terminar con una multa sobre el parabrisas.

Y si por el día el problema es el aparcamiento, algunos vecinos también se quejan de otros problemas relacionados con el tráfico por la noche. En concreto, con la velocidad. Afirman que a pesar de tratarse de calles cortas y no muy anchas, algunos vehículos llegan a alcanzar los 70 u 80 kilómetros por hora.

Ante esta situación, algunos piensan que la forma de atajarla es poner algún badén o resalto que disuada a los conductores. Pero otros están convencidos de que eso sólo les perjudicaría porque, además de las velocidades, tendrían que soportar el ruido que ocasionarían los vehículos.

Aunque algunos esperan que el avance de la Zona de Bajas Emisiones en el futuro, con limitaciones a la entrada de vehículos y cámaras de vigilancia, contribuya a reducir todos los problemas citados, la mayoría considera que pasará demasiado tiempo hasta que se produzca algún cambio.

En cualquier caso, los residentes de este céntrico barrio piden medidas ya. No entienden que no haya seguimientos mucho más frecuentes en la actualidad, ya que se trata de una zona que se sabe problemática y los infractores campan a sus anchas.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios