Borrar
Una de las aves del estanque de La Alamedilla. SH
Regresan los patos a La Alamedilla tras superar el brote de gripe aviar

Regresan los patos a La Alamedilla tras superar el brote de gripe aviar

La Junta autoriza la reposición de las aves coincidiendo con el final de las medidas preventivas tomadas para evitar la expansión del virus: será el 15 de marzo después de cinco meses de ausencia

Félix Oliva

Salamanca

Viernes, 10 de marzo 2023, 20:38

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El regreso de los patos al estanque de La Alamedilla ya tiene fecha y se hará con la mejora del clima que reducirá el nivel de actividad del virus de la gripe aviar. Así lo adelantan desde la Junta de Castilla y León, una noticia que pone fin a una prolongada cuarentena que ha dejado al parque sin sus icónicos patos durante casi cinco meses.

Según ha confirmado la consejería de Agricultura y Ganadería, el departamento de Sanidad Animal ha dado el visto bueno al regreso de los patos a La Alamedilla el próximo día 15 de marzo. La medida vendrá acompañada con el final de las medidas tomadas en zonas de concentración de aves y humedales para evitar la expansión de la gripa aviar. El permiso de este departamento es el que faltaba para el regreso.

Teniendo en cuenta las bajas temperaturas de los días pasados, se ha esperado hasta el 15 de marzo para permitir la reposición de los patos, explican desde la Junta. También se van a desconfinar los animales de las zonas de humedales y de elevada densidad a los que se mantenía en instalaciones cerradas y se van a autorizar las concentraciones de aves, esperando que, con el buen tiempo, el virus esté menos activo.

Cinco meses sin patos

En octubre de 2022, dos aves del estanque aparecen muertas, un pato y una oca, y días después se confirmaba un brote de gripe aviar. El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación tardó bastante en comunicar los positivos, lo que motivó una queja formal del Ayuntamiento de Salamanca. A finales de noviembre todos los ejemplares supervivientes fueron capturados para iniciar una cuarentena que se ha prolongado tras la aparición de más casos positivos de la enferdad y el reinicio del aislamiento.

En total, se aislaron 22 patos y los dos cisnes que viven en el estanque, la colonia actual del parque. Estas aves son una reminiscencia del pasado de La Alamedilla, que siempre tuvo animales desde su creación hace más de 150 años.

El acuario fue limpiado a conciencia para su desinfección y ha estado prácticamente vacío durante semanas al prolongarse el tiempo previsto de cuarentena al aparecer un positivo más. A finales de 2022, el estanque amanecía con su nivel habitual de agua, el que precisa la presencia de las aves. Y el día 22 de febrero se soltaba un azulón, el primer pato en regresar, que ha estado ocupando en exclusiva el estanque durante dos semanas.

Un parque histórico

El origen de este parque data de 1863 «fruto de la corriente ilustrada de la época, en la que prevalecía el interés por la naturaleza y el recreo», cuentan desde Savia, la estrategia de infraestructura verde de la ciudad, y añaden que «la creciente sociedad salmantina pedía un espacio de esparcimiento al aire libre».

Sin embargo, en el siglo anterior ya se le puede seguir la pista a este enclave: «el espacio que hoy es La Alamedilla ya aparece reflejado en el primer plano que se conoce de Salamanca, realizado en 1784 y muestra un triángulo delimitado por lo que entonces se conocía como Calzada Real a Madrid (después Paseo del Rollo), Paseo de la Puerta de Toro a la de Santo Tomás (luego Carretera de Vigo-Villacastín, hoy Paseo de Canalejas) y una esgueva que fue tapada alrededor de 1877», explican desde Savia.

El parque ha tenido animalario, minizoo y pajarera: los patos son el último vestigio de fauna que le queda

Durante el siglo XIX alcanzó una gran popularidad, fue escenario de proyecciones de cine e incluso fuegos artificiales, pero a principios del siglo XX incluso se habló de su desaparición. Sin embargo, lo que se hizo fue reformarlo.

En 1960, el jardín cambia completamente su disposición: se elimina el muro y la valla perimetral, se crea un paseo circular alrededor de la fuente con una pérgola y un auditorio y un bar. También se añade un pequeño animalario y un conjunto de esculturas del escultor salmantino Agustín Casillas. Y en 1963 se incorporan a la zona infantil un montón de nuevos dispositivos de juego para los más pequeños y en los 70 se produce la incorporación del minizoo y la pajarera, reforzando la presencia de fauna que ha llegado hasta nuestros días con sus icónicos patos.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios