Borrar
El pozo de nieve, las laderas del cerro de San Vicente, el centro de las murallas y el parque Botánico. SH
La Salamanca bajo tierra atrae a más de 32.000 personas a los yacimientos arqueológicos

La Salamanca bajo tierra atrae a más de 32.000 personas a los yacimientos arqueológicos

Las visitas al pozo de la nieve, el cerro de San Vicente o el parque Botánico confirman que, aunque son lugares de aforo reducido, hay interés y la ruta es un éxito

Félix Oliva

Salamanca

Domingo, 12 de febrero 2023, 13:37

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Hay una Salamanca bajo nuestros pies tan llena (o más) de historia que la que vemos a pie de calle y los esfuerzos por sacarla a la luz empiezan a dar sus frutos. En total, más de 32.000 personas han visitado los cuatro lugares que forman la incipiente ruta de los restos repartidos por el casco histórico en el primer año en el que todos son visitables.

Mientras las visitas a los museos y monumentos se recuperan de los estragos de la crisis empujados por el espectacular retorno del turismo a la ciudad, el interés por el pasado ha convertido el último año en el más exitoso de los recursos arqueológicos de la capital. Los últimos hallazgos, la apuesta por la investigación y la obligación de seguir conservando han avivado el atractivo de esta vertiente del patrimonio y el interés que despierta.

Los constantes descubrimientos en la ciudad patrimonio, el último hace unas semanas en la plaza de Fray Luis, animaron a pensar en el tirón que podría tener la explotación turística de los yacimientos de la ciudad. A ello se sumaron la obligación de recuperar determinados restos abandonados durante años y el interés por apoyar las excavaciones arqueológicas, y el resultado fue la idea de una ruta temática.

En su día, se planteó poder ofertar visitas a los principales. En concreto, al cerro de San Vicente, sus laderas y excavación; al pozo de nieve, su entorno y su sorprendente red de túneles; el parque Botánico; y el recién creado centro de las murallas. Para ello, se han llevado a cabo algunas actuaciones necesarias para recuperar estos lugares.

Hielo y túneles
Pozo de nieve

Hielo y túneles

El del pozo de nieve ha sido uno de los hallazgos más relevantes de los últimos años. Es una instalación vinculada al desaparecido convento de San Andrés, el más grande que tuvo Salamanca (ocupaba buena parte de la actual Rector Esperabé). Allí se fabricaba y comerciaba con hielo, pero también han aparecido unos increíbles túneles. La visita es bajo reserva.

Parque histórico
Cerro de San Vicete

Parque histórico

El cerro de San Vicente es el lugar donde se asentaron los primeros salmantinos hace miles de años. Allí se investiga una importante excavación y en los últimos años se ha creado un parque urbano en sus laderas. También se ha reabierto el edificio museo. Las visitas son guiadas y con reserva, aunque las laderas son un parque de acceso libre.

Un yacimiento inagotable
Parque Botánico

Un yacimiento inagotable

Los restos del antiguo Botánico se han convertido en parque arqueológico recuperado tras 20 años de olvido. Cuando se planteó eliminar las pistas de atletismo para construir una biblioteca, se descubrieron importantes restos de uno de los sitios con más historia de Salamanca, lleno de conventos, iglesias y palacios. Ahora se pueden visitar, con versión 3D, los restos de edificios como San Agustín.

La muralla de Aníbal
Centro de las Murallas

La muralla de Aníbal

Centro creado a raíz del descubrimiento de un tramo de muralla en la cuesta de Carvajal. En el centro de interpretación se puede apreciar un tramo de esta robusta construcción defensiva que en algunos puntos llega a alcanzar los siete metros de anchura, y que fue la que contempló el general cartaginés Aníbal en el año 220 antes de Cristo, cuando sitió y tomó la ciudad con la ayuda de cuarenta elefantes.

Cuando a finales de la pasada legislatura se planteó la idea, el Botánico llevaba dos décadas abandonado y con los valiosos restos que se sabía que albergaba a la intemperie y sin proteger. En el cerro de San Vicente hacía falta una actuación, igual que en los prometedores restos del gran pozo de nieve vinculado al fabuloso convento de San Andrés. Y habían aparecido restos de diferentes tramos de la muralla por la ciudad.

Como respuesta, se invirtió en la creación de un nuevo parque en las laderas del cerro que complementara la visita a su museo y a la excavación. Este 2022 el lugar ya ha sido visitable en su conjunto. Antes, se convirtió en parque arqueológico todo el perímetro del antiguo Botánico, con pasarelas y una espectacular aplicación para recrear de forma virtual los conventos e iglesias que antiguamente se levantaban en su solar.

También se había actuado en el pozo de nieve, una antigua instalación dedicada a la venta de hielo, rescatada del olvido, y donde se han encontrado increíbles pasadizos subterráneos. Y por último se abrió el centro de interpretación vinculado a un tramo de muralla en la cuesta de Carvajal.

Éxito pese al acceso limitado

El resultado este pasado 2022, el primero en el que estos cuatro lugares han sido visitables, más de 32.000 visitantes, una cifra acorde a las de los mejores recursos turísticos 'en superficie' como la Casa Lis (138.000 visitantes) o Ieronimus y superior a los números de muchos museos.

De forma detallada, el centro de interpretación de las murallas recibiró 19.328 visitantes beneficiándose del acceso libre y de su situación. En el resto de casos, se trata de lugares a los que solo se puede entrar con reserva y en visitas guiadas. El pozo de nieve recibió 6.687 visitantes a pesar de las limitaciones de acceso en grupos pequeños. El cerro de San Vicente sumó las 6.095 visitas a la excavación, con visita guiada y 3.459 a las laderas. Y el Botánico sumó 3.026 visitantes, que accedieron con solicitud previa.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios