La investigadora Sara García Alonso. / ESA

De Salamanca al espacio después de investigar la cura del cáncer

La investigadora Sara García Alonso entra en la nueva promoción de astronautas de la agencia europea. Es doctora por la Usal y trabajó en el Centro del Cáncer

Félix Oliva
FÉLIX OLIVA

Del Centro de Investigación del Cáncer de Salamanca al espacio. Este es parte del camino de Sara García Alonso, una joven leonesa que ha investigado fármacos para curar enfermedades y que ahora se ha convertido en la primera astronauta suplente de la ESA, la agencia europea del espacio. Su designación se ha conocido este miércoles en París donde se han anunciado los nombres de la nueva promoción de astronautas europeos.

Después de haber centrado su carrera en la investigación para buscar fármacos contra el cáncer de pulmón y de páncreas, ahora Sara García tiene muchas opciones de convertirse en astronauta; la ESA la elegido como titular a otro leonés, Pablo Álvarez, y ambos tienen posibilidades de entrar en las próximas misiones de la Nasa Europea, como viajar a Marte o a la Luna. La leonesa no formará parte del cuerpo permanente de astronautas de la ESA, pero puede ser seleccionada para misiones concretas.

Pablo Álvarez y Sara García, nuevos astronautas de la agencia espacial europea. / ESA

La joven, formada en la universidad leonesa donde estudio Biotecnología, se doctoró en la Universidad de Salamanca en Biología y Clínica del Cáncer y Medicina Traslacional. Fue calificada como cum laude y ganó el premio de doctorado de la Usal.

Después pasó por el Centro de Investigación del Cáncer de Salamanca y el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas como investigadora posdoctoral. En este centro ha liderado un proyecto para descubrir nuevos fármacos contra el cáncer tras especializarse en la molécula Raf-1, clave en la progresión de algunos cánceres.

La nueva promoción

En 2021, la ESA abrió la convocatoria para los puestos de astronauta y astronauta con discapacidad física. La agencia recibió más de 22.500 solicitudes aptas para el puesto de astronauta procedentes de todos los estados miembros y asociados para unirse al cuerpo de astronautas europeos en misiones a la Estación Espacial Internacional y más allá.

La antigua investigadora del Centro del Cáncer es aficionada al submarinismo y al paracaidismo, algo que ha sumado muchos puntos para formar parte del proceso de selección de la ESA. Ahora tendrá que seguir formándose para viajar al espacio.