Borrar
La concejala con los operarios con las cuatro mochilas presentadas en la Plaza Mayor SH

Salamanca quiere limpiar los chicles pegados al suelo a 300 por hora

La concejala de Medio Ambiente, Miryam Rodríguez, ha presentado hoy cuatro nuevas mochilas quitachicles que permitirán la limpieza en las calles y mobiliario urbano de forma ágil y silenciosa

Isidro Serrano

Salamanca

Martes, 13 de junio 2023, 11:42

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Trescientos chicles a la hora. Ese es el ambicioso ritmo con el que el Ayuntamiento de Salamanca quiere eliminar de las aceras y calzadas de la ciudad los chicles que las ciudadanos tiran al suelo y que permanecen pegados durante tiempo moteando los suelos de la capital del Tormes.

La concejala de Medio Ambiente, Miryam Rodríguez, ha presentado este martes, 13 de junio, en la Plaza Mayor un nuevo sistema para la limpieza de chicles en la vía pública. Se trata de cuatro mochilas que los operarios del servicio de limpieza llevarán en sus espaldas, con un brazo que expulsa calor y una sustancia biodegradable que elimina el chicle en apenas 5 o 6 segundos, por lo que, según señaló la concejala, esperan retirar unos 300 chicles a la hora de las calles de la ciudad.

Dentro del proceso de mejora que se ha incluido en la renovación del contrato del servicio municipal de limpieza se incluye la presentación de estas mochilas quitachicles, «un aparato bastante fácil de manejar por parte de los operarios, que les da bastante libertada a la hora de trabajar para poder llegar a la cifra de 300 chicles a la hora retirados, aunque lo importante es que permitirá a Salamanca seguir siendo una de las ciudades más limpias del país, tal y como recogen los últimos informes al respecto».

Su bomba inteligente administra 3 mililitros de una solución limpiadora biodegradable por segundo a la lanza, cantidad adecuada para que se produzca una emisión constante de vapor. Al mismo tiempo, el cepillo de diseño especial emite una mezcla de vapor que deshace el chicle en tan solo cinco segundos. La unidad tiene una lanza ergonómica diseñada para que el trabajo sea rápido, seguro y sencillo.

Sin agua ni enchufes

La mochila quitachicles no utiliza agua, por lo que conlleva un ahorro hasta un 95% respecto a otros métodos cómo las hidrolimpiadoras y las máquinas de vapor. Tampoco necesita una fuente de energía externa, evitando el riesgo de tropiezos causados por cables o ruidos molestos por el uso de un generador. Además, es ecológica, pues la solución limpiadora biodegradable está compuesta por productos naturales, como el azúcar de remolacha.

Para el funcionamiento de este sistema no hace falta acordonar la zona de trabajo, por lo que las limpiezas se pueden llevar a cabo incluso en zonas muy transitadas y bajo condiciones adversas como aire o humedad. Tampoco daña ningún tipo de superficie y es silencioso, incluso trabajando en horario nocturno.

Sin embargo, la concejala reiteró que aunque todas estas medidas ayudaban a mantener más limpia la ciudad y la hacían más atractiva para los ciudadanos «todos debemos saber que lo fundamental es usar el sentido común y utilizar las papeleras y el resto de elementos para recoger residuos para tirar los chicles y no el suelo. Así todos colaboraremos para conseguir esa Salamanca más limpia y saludable que todos queremos». La edil señaló que el objetivo del Ayuntamiento es atajar cualquier tipo de proliferación de suciedad y hasta ahora parecía que los chicles se habían resistido.

Las mochilas se utilizarán en campañas especiales de limpieza y a medida que se vayan utilizando, se irá estableciendo el sistema de trabajo y las zonas por las que se irá trabajando, ya que de momento solo se dispondrá de las cuatro presentadas ayer.

Nuevas papeleras cenicero y puntos limpios de proximidad

La concejala Miryam Rodríguez aprovechó la presentación para recordar que se han introducido demás varias medidas de mejora más del servicio de limpieza a la hora la renovación del contrato con la empresa que se encarga de la limpieza de la ciudad. Así, las mochilas presentadas este martes se suman a la instalación de 339 papeleras cenicero y cuatro puntos limpios de proximidad. Las papeleras para colillas de cigarrillos, cigarros y puros, que están repartidas por toda la ciudad, se han instalado en aquellos lugares donde el servicio municipal ha detectado una mayor presencia de este tipo de desperdicios de forma periódica. El Ayuntamiento apela al civismo ciudadano y espera que las personas fumadoras hagan uso de las nuevas papeleras para evitar que las colillas terminen en alcorques y/o jardineras, en alcantarillas o en las aceras de las calles.

Por su parte, los nuevos puntos limpios de proximidad son instalaciones fijas ubicadas cerca de recintos de titularidad municipal (Plaza Virgen de La Vega, Plaza del Alto del Rollo, calle Alfareros esquina con la calle Mineros y Plaza de Los Bandos), destinadas a la recogida selectiva de residuos de origen doméstico para facilitar su valorización o eliminación posterior.

El sistema no necesita agua ni una fuente de energía externa, no daña ningún tipo de superficie y se puede emplear en zonas muy transitadas

Se trata de mobiliario urbano de recepción y clasificación de residuos, de tamaño y estética integrados en el espacio urbano con capacidad para residuos de origen doméstico, que no deben depositarse en los cubos y contenedores destinados para envases, papel-cartón, vidrio y fracción resto. En concreto, admiten sprays vacíos, baterías de dispositivos móviles, radiografías, pilas alcalinas, pilas salinas, equipos electrónicos pequeños, toner, fluorescentes, bombillas de bajo consumo, café, aceite y grasas comestibles y tapones.

No se admiten ordenadores excepto componentes tales como ratón, teclado, disco duro o tarjeta. Sí se admiten, en cambio, tostadoras, batidoras, secadores de mano, licuadoras, planchas, exprimidores o pequeños electrodomésticos que tengan un tamaño similar a los anteriormente mencionados

Para cada uno de los residuos admisibles, el módulo dispone de un buzón o embocadura adecuada a su tamaño y a las características de su depósito, con aberturas tanto en la cara frontal como en las dos caras laterales. Los equipos son completamente estancos, de manera que no se produzcan vertidos ni lixiviados en las calles, además de no generar ningún olor que pueda provocar molestias a los vecinos.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios