Borrar
Edificio con el distintivo de Apartamentos Turísticos en Salamanca. SH
Los vecinos podrán denunciar y cerrar los pisos turísticos de Salamanca que incumplan las normas

Los vecinos podrán denunciar y cerrar los pisos turísticos de Salamanca que incumplan las normas

La nueva ordenanza da a personas físicas o jurídicas la opción de presentar denuncias y que terminen en clausura de negocios no declarados o que no acrediten las medidas contra el ruido

Félix Oliva

Salamanca

Sábado, 6 de julio 2024

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Las quejas por ruidos en viviendas ocupan uno de los puestos destacados en las denuncias de los fines de semana y es el origen de muchos de los recelos por la proliferación de viviendas turísticas sin control. Ahora, la nueva ordenanza municipal de Salamanca para regular esta actividad, a la que se dedican cerca de un millar de establecimientos según cifras oficiosas, dará a los vecinos un derecho importante: el de denunciar para cerrar un piso turístico que no cumpla las normas.

Así se recoge en el borrador de la nueva ordenanza para regular pisos y apartamentos turísticos en Salamanca, que empieza a tramitarse el próximo martes en la comisión informativa municipal de Fomento. La norma, inicialmente consensuada y presentada por sorpresa esta semana con los cambios que el ayuntamientos quiere hacer. Es el primer resultado de un proceso que ha durado cerca de dos meses y que reactivó la regulación de este realidad tras varios años parada.

La norma persigue ordenar esta nueva modalidad de alojamiento, diferente a los habituales hoteles, hostales o albergues, y que impulsada por las plataformas de reservas se ha ganado un protagonismo importante. Tanto que ha concitado la atención de las administraciones que se han puesto a regular estos alojamientos, tanto a nivel estatal como en los ayuntamientos.

En el caso de Salamanca, la nueva ordenanza es un texto sencillo de menos de 20 páginas que se asienta en la normativa regional y que se apoyará en una decisión clave, que tendrá que llegar, que será la del cambio del Plan General de Ordenación Urbana para limitar la densidad de los pisos turísticos en el global de la construcción residencial.

Denuncias por irregularidades

Mientras llega ese momento, la nueva ordenanza, que puede estar en vigor en pleno verano, da poder a vecinos y comunidades que son las principales afectadas de la actividad. En primer lugar, faculta a particulares y sociedades a denunciar pisos o apartamentos turísticos que no cumplan con las nuevas condiciones.

Eso puede dar pie a que un particular denuncie, directamente ante la Policía Local si lo desea, si un establecimiento genera ruidos, humos o molestias o si no cumple con las medidas obligatorias. Si se comprueba la deficiencia, el negocio podría ser clausurado, al menos, hasta que corrija las deficiencias.

Las denuncias, no obstante, no son una 'barra libre'. Según el texto de la ordenanza, si existe una reiteración de quejas sin base los denunciantes podrían ser obligados a asumir los costes de las comprobaciones que se hayan tenido que hacer.

Con todo, es una nueva situación para que aquellos que han sufrido las molestias tengan cómo defenderse de actividades irregulares o no decaradas, que no cumplen con las dimensiones y características que van a ser obligatorias, y que no se adaptan; hay que recordar que, entre las medidas previstas, está el refuerzo de la insonorización de los pisos turísticos oficiales.

Aviso a las comunidades

Además, la ordenanza también a las comunidades de vecinos unos derechos que no tenían. Han sido muchos los casos en los que, de un día para otro, vecinos de una comunidad veían como se instalaban apartamentos en bajos comerciales de la misma comunidad para alojamiento turístico.

Con la nueva ordenanza, todas las comunidades serán informadas por el propio ayuntamiento del inicio de trámites para la apertura de un piso o apartamento turístico, ya que es obligatorio pedir las licencias correspondientes y su inscripción en el futuro registro, que será obligatorio y para el que habrá que tener al día el papeleo.

De esta forma, estarán informadas y podrán hacer algo que ya muchas barajan, que es aprobar acuerdos de comunidad prohibiendo este tipo de alojamientos a todos los propietarios.

Dos meses para regularizar los alojamientos

La nueva ordenanza incluye la apertura de un registro municipal obligatorio para todos los establecimientos y al que se acced con la tramitación de las licencias de actividad, diferentes para apartamentos (edificio completo) o pisos turísticos (inmuebles sueltos), pero que tienen que aportar. Además, el consistorio va a dar dos meses para que los establecimientos que estén en el registro regional también se inscriban en el registro municipal; los que no lo hagan, estarán automáticamente al margen de la legalidad.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios