Borrar
Los cuatro alcaldes, con el galardón. SH
Ciudad Rodrigo, Villarino, Aldeadávila y Saucelle, reconocidos por luchar contra la despoblación
Salamanca

Ciudad Rodrigo, Villarino, Aldeadávila y Saucelle, reconocidos por luchar contra la despoblación

Estos cuatro pueblos salmantinos resultan premiados por la plataforma 'Vente a Vivir a un Pueblo', junto a Iberdrola, en un acto con los alcaldes y el delegado de Iberdrola en Castilla y León

Miércoles, 17 de abril 2024, 19:20

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Las localidades salmantinas de Ciudad Rodrigo, Villarino, Aldeadávila y Saucelle resultaron ganadoras de los galardones Pueblos con Futuro, que entrega la plataforma para luchar contra la despoblación 'Vente a Vivir a un Pueblo' e Iberdrola, con los que se reconoce su esfuerzo para revitalizar los entornos rurales y el uso de las energías renovables como elemento dinamizador de las economías locales.

Al acto, celebrado hoy en Villarino de los Aires, acudieron los alcaldes o tenientes de alcaldes de cada uno de estos municipios y mostraron los esfuerzos que están realizando para atraer nueva población, poniendo en valor la importancia de los recursos naturales que tienen estas zonas rurales para el desarrollo económico de sus pueblos.

El delegado de Iberdrola en Castilla y León, Miguel Calvo, subrayó que la compañía «promueve las energías renovables como motor de desarrollo rural y de esta manera los pueblos emergen como garantía de futuro con numerosas iniciativas en torno a principios 'verdes' que impulsan su actividad y a su población».

Los premios fueron recogidos por los regidores de Ciudad Rodrigo, Marcos Iglesias, Villarino, Julián Martín, Aldeadávila de la Rivera, Florentino García y el teniente de alcalde de Saucelle, Andrés Lorenzo, que agradecieron los reconocimientos y coincidieron en subrayar que las renovables se presentan como «fundamentales para impulsar la autonomía energética en el país y luchar contra el cambio climático». Estas nuevas inversiones verdes, desde el respeto al medio ambiente, están impulsando a pueblos como éstos, por los beneficios económicos que suponen para los entornos rurales.

SH

La apuesta de Iberdrola por las energías limpias comenzó precisamente con la construcción de los Saltos del Duero y, después de más de un siglo, ese compromiso se ha hecho aún mayor, como lo demuestra el hecho de que la empresa sea en la actualidad «un líder mundial en energía eólica». El compromiso de Iberdrola con Castilla y León debe enmarcarse en la profunda vinculación de la compañía con esta tierra, en la que nació hace ya más de 110 años y donde lleva caminando desde entonces por la senda de las energías sostenibles desde un punto de vista medioambiental y económico.

La compañía destacó la importancia de las centrales hidroeléctricas de Iberdrola en Salamanca, de Aldeadávila, Villarino y Saucelle, con cuya producción media que es de 4.700.000 megavatios por hora al año, a pleno rendimiento podrían abastecer de energía a cerca de un millón de personas.

Nuria Sánchez Bogajo, directora del proyecto fotovoltaico Villarino de Iberdrola, expuso que proyectos renovables como estos «conviven con la agricultura y la ganadería respetando el entorno y el medio ambiente, algo fundamental para Iberdrola, al mismo tiempo que impulsan el empleo local».

La planta fotovoltaica de Villarino, de 50 megavatios, genera energía limpia suficiente para abastecer a una población equivalente a 27.000 hogares y evita la emisión a la atmósfera de 12.000 toneladas de dióxido de carbono al año. El proyecto, que ha supuesto una inversión de más de 33 millones de euros, ha contado con un importante componente local, lo que contribuye a la dinamización de la economía y el empleo en la zona.

En la mesa redonda posterior a la entrega de los premios, dirigida y presentada por el periodista y creador de la plataforma 'Vente a Vivir a un Pueblo', Ramón Pradera, se compartieron las opiniones de tres emprendedores que dejaron la ciudad y decidieron instalarse en un pueblo. La joven Diana Alonso estudió turismo y vivía en Ávila, ahora se ha dado cuenta de que en un pueblo se vive y se trabaja mejor, y, al frente del hotel Cetro de las Arribes en Aldeadávila, dice que le encanta la calidad de vida que hay en el pueblo» Por su parte, Alberto Trinao ha vivido en numerosas ciudades y pueblos de España, decidió probar suerte en esta tierra y es la viva imagen de que aquí se puede desarrollar un proyecto personal y profesional con garantías de éxito, partiendo de lo más básico. «Vine con una mano delante y otra detrás». Su empresa de excavaciones lleva cuatro años funcionando y cada vez le va mejor.

Jesús Martín Criado es otro de esos jóvenes que apuesta por los pueblos. A sus 28 años ha decidido centrarse en otro de los potenciales que ofrece esta región: su riqueza natural y paisajística y por eso se ha dedicado en Villarino de los Aires a gestionar alojamientos turísticos, «el negocio prospera y estoy pensando en ampliar», comentó. Además, Laura Martín, representante de la empresa Electromecánica Josmar, con más de 20 años de experiencia en el sector industrial en Aldeadávila de la Ribera, compartió las claves del éxito del negocio.

El premio Pueblos con Futuro conlleva la realización de una vídeo-ficha de cada uno de los municipios galardonados para 'Vente a Vivir a un Pueblo', la plataforma «más moderna y completa» para animar a los urbanitas a instalarse en entornos rurales. Junto con la vídeo-ficha, los vecinos de estos pueblos podrán usar otras herramientas como las bolsas de empleo, vivienda y traspasos, formación online gratuita en nuevas tecnologías y un Marketplace para dar visibilidad a los servicios y productos locales.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios