Borrar
Los restos de la antigua fortaleza de Castillejo. Hispania Nostra
La fortaleza milenaria en Salamanca a punto de desplomarse por un minucioso expolio

La fortaleza milenaria en Salamanca a punto de desplomarse por un minucioso expolio

Los restos del castillo de Castillejo, del siglo X, entran en la lista roja de patrimonio por la erosión y el robo piedra a piedra de sus cimientos

Félix Oliva

Salamanca

Lunes, 3 de junio 2024, 14:47

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Lo que fue una fortificación estratégica en la comarca mirobrigense del Campo de Azaba está a punto de perderse para siempre por un minucioso expolio de quienes, a lo largo de los siglos, se han ido llevando las piedras de su base lo que, junto a la erosión, ha debilitado sus cimientos hasta el punto de que existe riesgo de derrumbe.

Se trata del antiguo castillo/fortaleza de Castillejo de Azaba, que dominaba en su tiempo una panorámica de kilómetros. Se trata de una de las construcciones militares más antiguas de la provincia de Salamanca y de las pocas conservadas en España en fechas tan tempranas, según la ficha que le ha abierto Hispania Nostra, la asociación que la ha incluido en su lista roja. «El grado deterioro es muy profundo y sus muros se pueden desplomar en cualquier momento», asegura.

Se desconoce la fecha exacta de construcción del recinto fortificado, pero sus características arquitectónicas indican que pudo ser levantado en el siglo X o quizás en el XII durante el proceso de repoblación de Ciudad Rodrigo. Posteriormente fue utilizado como corral de ganado, por lo que se le conoce como Corral concejo.

Estado actual de la antigua fortaleza defensiva. Fotos: Hispania Nostra
Imagen principal - Estado actual de la antigua fortaleza defensiva.
Imagen secundaria 1 - Estado actual de la antigua fortaleza defensiva.
Imagen secundaria 2 - Estado actual de la antigua fortaleza defensiva.

Lo que queda de la dificación fue levantada a base de paramentos de mampostería de morrillos cuarcíticos y lajas de pizarra trabados con argamasa bajo la forma de tongadas, que adopta una planta cuadrada de 22×22 metros de lado, con muros que alcanzan el metro y medio de grosor y una altura conservada próxima a los 2,5 metros.

En la actualidad, la construcción se encuentra completamente abandonada. Sus muros se pueden desplomar en cualquier momento porque han perdido las bases por culpa de la erosión y del expolio de sus piedras. Prácticamente todo el perímetro amenaza ruina inminente.

El edificio, que es de propiedad pública, carece de protección alguna, y se suma a una lista

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios