Borrar
Imagen del funeral de Alberto en Monterrubio de Armuña. Álex López
Monterrubio de la Armuña llora la pérdida del pequeño Alberto

Monterrubio de la Armuña llora la pérdida del pequeño Alberto

El municipio salmantino se ha despedido del menor que fallecía ayer tras casi un año de tratamientos para superar el linfoma de Burkkit que padecía

L.L

Miércoles, 31 de mayo 2023, 18:49

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Monterrubio de la Armuña se despide entre lágrimas del pequeño Alberto. La iglesia del municipio acogía con un silencio desolador el adiós del menor entre una multitud de gente que arropaba a la familia. Vecinos y allegados han querido acompañar a los padres en este difícil momento y pocos eran los que podían contener el llanto ante este duro golpe. Alberto fallecía ayer por la tarde después de casi un año de intensos tratamientos y tras haber exprimido todas las posibilidades para tratar de evitar este triste final.

Hace poco menos de un mes, el pequeño se sometía a un tratamiento experimental en el Hospital Infantil Universitario Niño Jesús de Madrid aunque sin éxito. Era la última esperanza después de haber intentado buscar un donante de médula para lo que movilizaron a cientos de personas a través de las redes sociales. A pesar de que no se consiguió, la familia no cedió y se probó entonces con el plan B: sus propias células madre. Un tratamiento que en un principio pareció funcionar e incluso fue dado de alta en el hospital.

Sin embargo, hace apenas unas semanas, la aparición de ese medicamento experimental se tornaba como la última oportunidad que tampoco salió como se esperaba. La noticia caía ayer como un jarro de agua fría para los vecinos de la localidad y amigos que se negaban a asumir lo injusta que es la vida. Por su parte, el Ayuntamiento del municipio también ha querido mostraba sus condolencias a través de las redes sociales y recordaba al pequeño como «un luchador, valiente y con una sonrisa que nos conquistó y emocionó a todos».

Esa sonrisa está hoy para siempre en la memoria de aquellos que pudieron conocerle, que se animaron a ayudarle, que sufrieron cada una de sus recaídas y celebraron sus vueltas a casa. Las banderas del Ayuntamiento ondean a media asta y el alcalde ha declarado tres días de luto oficial para «demostrar su dolor y al mismo tiempo el cariño a nuestro pequeño y a toda la familia». La consternación, sin embargo, se extenderá para siempre junto con la resignación ante la eterna pregunta que sobrevolaba hoy la localidad: ¿por qué?

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios