Borrar
Restos de orines de perros en una fachada. Á. López
El municipio de Salamanca que obliga a limpiar con agua y jabón los orines de mascotas

El municipio de Salamanca que obliga a limpiar con agua y jabón los orines de mascotas

El alcalde de Béjar emite un bando con nuevas obligaciones para los propietarios de mascotas con fuertes mulas de hasta 600 euros para quienes no cumplan

Félix Oliva

Salamanca

Lunes, 26 de febrero 2024, 13:54

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El municipio salmantino de Béjar da una vuelta de tuerca más a la vigilancia de lo que los propietarios permiten hacer a sus mascotas y sancionará con dureza a los que no limpien a conciencia los orines y deyecciones de los animales. En un nuevo bando de la concejalía de medio ambiente, pero firmado por el alcalde bejarano, se establecen las nuevas obligaciones y las multas, que llegan a los 600 euros.

A tenor de la ordenanza de protección animal de Béjar y con la finalidad de que los propietarios de los perros puedan seguir disfrutando de su compañía evitando ciertas conductas que producen un innecesario malestar al resto de ciudadanos, la alcaldía ha dispuesto la promulgación de un Bando que introduce modificaciones en las disposiciones legales vigentes en el municipio.

Según el bando, la persona responsable o poseedora de un animal deberá adoptar las medidas necesarias para evitar que queden depositados los excrementos en las vías, parques, espacios públicos urbanos, jardines...

Si las deyecciones se depositasen en la vía o espacios públicos, la persona que conduzca el animal es responsable de su recogida inmediata mediante el empleo de bolsas impermeables y cerradas y de su depósito en los contenedores municipales.

La persona propietaria del animal deberá adoptar las medidas necesarias para evitar las micciones en las fachadas de los edificios y en el mobiliario urbano. Si la micción llegase a producirse en esos lugares, la persona que conduzca el animal mitigará su efecto mediante el empleo de agua jabonosa o de otros procedimientos que garanticen la limpieza del lugar sin dañarlo.

Del incumplimiento de estas indicaciones serán responsables las personas que conduzcan a los animales y, subsidiariamente, los propietarios de los mismos. Es decir, que la multa se la puede llevar quien pasea a la mascota además de su propietario.

Las infracciones contra la nueva normativa serán objeto de una multa de entre 150 y 600 euros. Los agentes de la Policía Local serán los encargados de velar por el exacto cumplimiento del presente bando, debiendo proceder, en su caso, a la imposición de las correspondientes sanciones a los infractores.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios