Borrar
La arquería abandonada de Cabaloria Salamancahoy
¿Qué ocurre en Cabaloria?

Expediente X salmantino

¿Qué ocurre en Cabaloria?

Un extraño encuentro que acabó en muerte y una visión imposible acaecieron en el abandonado pueblo salmantino de Cabaloria

María Rivas

Salamanca

Sábado, 20 de enero 2024, 17:30

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

De Cabaloria poco queda ya a parte de los huesos de lo que un día fueron sus edificaciones.

La arquería de Cabaloria se trata de uno de los pueblos abandonados de la provincia de Salamanca que, pese a haber gozado de una prosperidad inicial, la construcción del embalse de Gabriel y Galán condenó de manera irremediable al abandono.

Tanto en el propio pueblo, o en lo que queda de él, como en sus inmediaciones, han tenido lugar encuentros con lo imposible.

El encuentro con el misterio que acabó en muerte

El primer testimonio que se recoge en referencia a una experiencia insólita acaeció a finales de 1977.

El protagonista de esta trágica historia, de nombre Pelayo Crisótomo y vecino del pueblo hurdano de Las Erías, se encontraba podando un olivar en un recinto de su propiedad cuando, repentinamente, un fuerte estruendo le sorprendió.

Inquieto, levantó la cabeza y observó una inmensa nube de polvo, envuelta a su vez en una gigantesca luminaria, que comenzó a envolver todo lo que encontraba a su paso mientras se aproximaba hacia él.

Ante la absurda situación Pelayo, atemorizado, reaccionó como buenamente pudo tirándose al suelo y cubriéndose, en un burdo intento por protegerse, la cabeza con ambas manos.

Cabaloria
Cabaloria

Tras corroborar que la turba de viento se había desvanecido, Pelayo se incorporó y, aturdido, oteó a su alrededor; el susto fue mayúsculo al comprobar que no se encontraba en su propiedad, sino en una arquería de la que no quedaban más que sus restos.

Pelayo, tratando de comprender qué acababa de ocurrir, reconoció el lugar como el pueblo abandonado de Cabaloria y el miedo a lo imposible se apoderó de él; aquel extraño vendaval, acompañado de una luminaria, le había desplazado unos 40 kilómetros desde su propiedad.

Desgraciadamente, Pelayo no pudo soportar el espanto que aquella vivencia le produjo y, a los pocos días de ser víctima del misterio, puso fin a su vida colgándose de un árbol.

Piernas sin torso

El otro suceso extraño es sumamente reciente y tiene como protagonista a un salmantino ilustre, Tomás Hijo.

Hijo, antiguo profesor de la facultad de Bellas Artes de la ciudad del Tormes y amigo de Iker Jiménez, vivió una insólito encuentro de tal impacto que el periodista vitoriano se desplazó hasta la provincia salmantina para estar, in situ, en el lugar de la tétrica aparición.

Tomás Hijo, su esposa, y su hijo se encontraban paseando junto a su perro por las inmediaciones del río Alagón, a la salida casi inmediata de Cabaloria, en el trayecto que separa dicho pueblo de Río Malo.

Tal y como refiere el profesor universitario a Jiménez, repentinamente y provenientes de la maleza situada en la orilla de la carretera por la que circulaban, comenzaron a escuchar unos fuertes ruidos como, comparaba Hijo, los que harían un animal de gran tamaño o una persona.

Hijo y su familia, intimidados por el extraño ruido, trataron de buscar el lugar exacto del que provenía pero, para sorpresa de los tres testigos, el sonido comenzó a oírse también un poco más atrás de su posición, a la par que el «sonido original».

Continuaron avanzando y, tras pararse a apenas veinte metros aproximadamente del lugar de origen del segundo ruido, ocurrió lo extraño.

De entre la maleza, tal y como relata Tomás, emergió una extraña figura que se incorporó con un movimiento rápido.

«De repente, eso se empieza a mover a toda velocidad a la izquierda», narra Tomás Hijo, «y yo lo que veo, son dos piernas»; dos piernas que, según relata el ilustrador, no tienen torso y se mueven independientemente, de forma muy nerviosa.

«El corte de la cintura yo lo aprecio con muchísima nitidez, porque yo lo veo contra el suelo» confirmaba Hijo, «era algo oscuro».

Ruta «Río Malo», que transcurre por Cabaloria
Ruta «Río Malo», que transcurre por Cabaloria

La visión de la extraña figura se prolongó durante unos tres o cuatro segundos en los que el ilustrador escuchó al extraño «ser» abrirse paso a través de la maleza en dirección contraria a la que transitaban los tres testigos.

Tomás aseguró que ni su mujer ni su hijo pudieron ver a la figura pero, matizaba Jiménez, «tú estabas en una posición privilegiada».

La familia continuó la travesía, con Tomás Hijo aún impactado por lo que acaba de presenciar, y el ruido volvió a romper el silencio de la noche: «lo cierto es que aquí yo ya no vi nada, pero el ruido se escuchaba ir en la misma dirección que las piernas, hacia Cabaloria».

No es un testimonio aislado

Este testimonio, por extraño que parezca, no es el único que habla de la visión de dos piernas sin tronco en las inmediaciones de una carretera, o transitando por la misma, a lo largo de la geografía de nuestro país.

Uno de los casos más sonados, con una casuística extremadamente similar al encuentro de Tomás Hijo, ocurrió en la carretera que discurre entre Carmona y Lora del Río, ambos municipios pertenecientes a la provincia de Sevilla.

El misterio saltó a la opinión pública cuando, en el mes de noviembre de 2013, un periódico de tirada local se hizo eco de un extraño suceso que estaba acaeciendo en la A-457; como suele ocurrir en este tipo de casos, al hacerse pública una primera revelación testimonios similares comenzaron a salir a flote y, en este caso en concreto, todos habían tenido lugar en el mismo punto kilométrico.

Recorte «Radio de Papel»
Recorte «Radio de Papel» Radio de Papel

Tal y como relataba José Jiménez, vecino de Lora del Río, llegando casi al municipio del que era natal, a unos veinte metros logran dilucidar nítidamente una piernas largas de color oscuro, sin tronco, cruzando la carretera y desapareciendo a la parte izquierda de la misma; «como unas piernas normales cruzándose, lo que no le vi fue la parte de arriba», relataba.

«Todos los testigos describen lo mismo», aseguraba el director de «la Radio de Papel» - periódico que se hizo eco de los testimonios- «son unas piernas sin tronco».

A raíz de la recopilación de numerosos testimonios comenzó la investigación y, ésta, arrojó datos sumamente interesantes.

La carretera de la muerte

La carretera sevillana en la que se daban las apariciones cuenta en su haber con numerosas muertes trágicas debido al tramo de curvas cerradas y peligrosas que presenta; no en vano, algunos de los vecinos del municipio relacionaban la visión de las piernas con el trágico accidente de un camionero cuyo cuerpo quedó seccionado a la mitad por el quitamiedos de la carretera.

La casuística entre ambos hechos, acaecidos en diferentes puntos de la panínsula, es sumamente similar:

  1. 1

    La descripción de la visión

Se trata, tal y como describen todos los testigos que han presenciado la visión tanto en Salamanca como en la A-457, de unas piernas, sin tronco, que describen como «oscuras», que andan realizando un movimiento natural y no mecánico.

  1. 2

    El lugar en el que se produce la visión

Todas las visiones se producen en una carretera.

  1. 3

    Momento en el que se produce la visión

Todos los encuentros con este extraño fenómeno ocurren por la noche.

  1. 4

    Nitidiez de la visión

Todos los testigos afirman con rotundidad que cuando se produce la visión las conduciones lumínicas existentes son suficientes como para apreciar con nitidez la ausencia de tronco.

Un trágico hallazgo a la altura de Cabaloria

Los vecinos de Carmona y Lora del Río vinculaban el fenómeno con el accidente de un camionero cuyo cuerpo quedó seccionado por la mitad tras un accidente pero, ¿pudo ocurrir un accidente similar en la zona en la que tuvo el insólito encuentro Tomás Hijo que «explique» lo que vio?

Tras un exhaustivo buceo por la hemeroteca, únicamente se ha encontrado un suceso ocurrido en el punto en el que se produjo la visión de Tomás Hijo.

Dicho suceso se trata del hallazgo, en 1935, del cadáver de un hombre desaparecido cuya causa de muerte nunca llegó a salir a la luz.

Recorte de prensa en el que se informaba del hallazgo del cadáver
Recorte de prensa en el que se informaba del hallazgo del cadáver

Tal y como recogían los periódicos de la época, los restos mortales del varón aparecieron en el río Alagón, a la altura del abandonado pueblo de Cabaloria.

Lo cierto, más allá de cualquier intento de teoría especulativa, es que nunca sabremos qué fue exactamente lo que los testigos presenciaron pero, eso sí, todos ellos estaban completamente seguros de lo que vieron: dos piernas sin tronco andando por las inmediaciones de una carretera.

Si usted ha vivido una experiencia paranormal que considera relevante y/o interesante o conoce un lugar en el que se produzcan fenómenos de este tipo, póngase en contacto con nosotros:

Teléfono de contacto: +34 676 640 033 Correo electrónico: redaccion@salamancahoy.es

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios