Borrar
Vista aérea del Bosque de Béjar. FOTO: JCYL
Redefinición de los límites del Jardín Histórico de El Bosque de Béjar para facilitar su conservación y protección

Redefinición de los límites del Jardín Histórico de El Bosque de Béjar para facilitar su conservación y protección

El Bocyl publica hoy que se incoa procedimiento de adecuación del Bien de Interés Cultural con categoría de Jardín Histórico

Juanjo González

Salamanca

Lunes, 8 de abril 2024, 10:03

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

La Junta de Castilla y León publica este lunes 8 de abril en el Bocyl a partir de la Dirección General de Patrimonio Cultural la resolución de 27 de marzo de 2024, por la que incoa procedimiento de adecuación del Bien de Interés Cultural con categoría de Jardín Histórico de 'El Bosque de Béjar' en Salamanca.

El Bosque de Béjar, que el pasado mes de mayo de 2023, obtuvo el reconocimiento de Jardín Histórico Europeo y que el pasado mes de diciembre recuperó su emblemática Fuente del Paraguas -había sufrido un grave deterioro a causa del vandalismo-, ya fue declarado Jardín Artístico en 1946, B.O.E. de 28 de enero de 1946.

Como explica el Bocyl, desde 1981 la finca se encuentra dividida en cuatro parcelas: el Jardín del Bosque, el Monte del Bosque, el Prado Alto del Bosque y el Prado Bajo del Bosque. En 1995, se delimita un entorno de protección de este Bien de Interés Cultural, que básicamente comprendía el conjunto de estas fincas que conforman el jardín. Pero ahora «la evolución del propio concepto de Patrimonio Cultural y de Jardin histórico, exige la adecuación de las antiguas declaraciones de bien de interés cultural a las exigencias de la normativa vigente».

En este sentido, procede adecuar la antigua declaración que afecta al jardín Histórico el Bosque de Béjar a la realidad actual del conjunto, definiendo y delimitando el jardin propiamente dicho y su entorno de protección.

Por este motivo, ahora se propone la incoación de procedimiento de adecuación del Bien de Interés Cultural denominado «El Bosque de Béjar» (Salamanca), en la categoría de Jardín Histórico, redefiniendo los límites del Jardín, haciéndolo coincidir con la cerca secular que lo rodea, delimitando un nuevo entorno de protección, en el que se incluyen el conjunto de elementos naturales y arquitectónicos que conforman el jardín histórico y que contribuyen a completar y facilitar su interpretación y conservación.

¿Qué es el Bosque de Béjar?

En su descripción del Bosque, el Bocyl lo define situado a dos kilómetros del centro de Béjar (Salamanca), en un pequeño valle rodeado de colinas y cumbres de la sierra, con una masa arbolada en la que predominan los castaños, con un arroyo y abundantes manantiales, se localiza El Bosque, una de las escasas y más antiguas villas de recreo de estilo renacentista italiano existentes en España.

El Jardín Histórico denominado El Bosque está vinculado al mayorazgo que fundó Diego López de Estúñiga o Zúñiga, señor de Béjar y su tierra, desde 1396. La heredad se mantuvo en poder de los Duques de Béjar hasta 1869, año en que fue vendido a un acaudalado industrial textil que ostentó la propiedad hasta 1999, fecha en la que fue adquirida por la Junta de Castilla y León, el Ayuntamiento de Béjar y el Estado, que posteriormente cedió su parte al consistorio.

El responsable de la transformación de este lugar en una villa al modo de las renacentistas italianas fue Francisco de Zúñiga y Sotomayor, cuarto Duque de Béjar (1565-1591). Dicha transformación requirió la realización de operaciones de cierta magnitud, el diseño del conjunto, su disposición axial y en terrazas, el trazado de vías, movimiento de tierras y terraplenados, la construcción de una nueva presa en un antiguo estanque, y en especial, la construcción de una regadera de 3.200 metros, que permitiría desviar parte del caudal del arroyo de la Garganta del Oso a los prados y estanque de El Bosque y que sería el primer paso para transformar este lugar de ocio dedicado a la caza, en una villa de recreo.

Desde 1567 se documenta el camino arbolado de trazado rectilíneo, franqueado a ambos lados por hileras de olmos, hoy álamos, que se desarrolla desde el acceso principal de la finca hasta el pie del sistema de terrazas, constituyendo uno de los principales elementos axiales de la finca. Este eje axial Este-Oeste se prolonga en planta a través de las sucesivas escaleras de piedra que facilitan el ascenso a las cuatro terrazas superiores.

La primera o terraza inferior estaría ocupada por una huerta ornamental; en la segunda o intermedia se desarrollaría un jardín geométrico de setos; la tercera o interterraza es un espacio rectangular estrecho decorado con parterres de setos recortados, conocido en 1869 como Huerta de los Bojes. La terraza superior está ocupada por el estanque de 4.322 m2 con su isla central y en cuyo lado septentrional se levantaba la primitiva casa o palacete.

Hacia 1568 se construye la cerca perimetral de mampostería que, con algunas modificaciones posteriores, aún se mantiene y que define claramente los límites del jardín. El duque de Béjar completó el conjunto con la construcción de la Fuente de Los Ocho Caños en 1577, la fuente y plazuela de La Rotonda en 1583, y un arco para acceso a los bancales de las Huertas de Arriba, arco que posiblemente fue reaprovechado para la construcción de la Fuente de La Sábana en 1703.

Entre 1583 y 1585 se llevaron a cabo las obras de acondicionamiento del jardín y la huerta para cultivar árboles frutales como manzanas y perales, verduras, legumbres y hortalizas, fresas y frambuesas, y una plantación de olivos, distribuido todo ello en bancales y terrazas.

El Bosque de Béjar fue declarado Jardín Artístico Nacional por Decreto del 11 de enero de 1946 y en 1995, se delimitó el entorno de protección de este bien de interés cultural.

La división de El Bosque en 1981 en cuatro parcelas -el Jardín, el Monte, el Prado Alto y el Prado Bajo -, fue únicamente una división administrativa y en nada altera la unidad cultural, paisajística y ambiental del jardín de esta villa de origen renacentista.

En realidad el jardín de El Bosque forma una unidad espacial, en la que se integran las cuatro parcelas, con un elemento claramente definidor, la cerca secular que lo rodea.

El Jardín Histórico queda perfectamente delimitado por la cerca que lo rodea, conforma una unidad paisajística, económica y artística definida que se integra coherentemente en un entorno más amplio, configurando un ejemplo singular de interrelación entre la acción humana y la riqueza ecológica, y que tiene como elementos característicos la transición desde el espacio natural hasta el palacio, el sistema hidráulico y un importante conjunto de elementos arquitectónicos y paisajísticos.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios