Borrar
La calzada de la A-62, en obras este miércoles. José Manuel García

A Valladolid por la nacional hasta 2023: los inconvenientes de una obra muy esperada

El arreglo de la autovía A-62 en Salamanca obliga a desviarse por la antigua carretera que ha visto incrementarse su tráfico. La primera fase termina ya, pero hay que seguir el año que viene

Félix Oliva

Salamanca

Miércoles, 19 de octubre 2022, 20:14

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Las obras de la autovía entre Salamanca y Valladolid se prolongarán todavía durante unas semanas y regresarán en una segunda fase durante 2023, lo que va a traer de cabeza a miles de conductores que se han visto de nuevo en la nacional para cubrir los últimos kilómetros de este trayecto. El desvío provisional de la circulación por la carretera de doble sentido ha aumentado la intensidad del tráfico, ha obligado a mantener la vigilancia y, aunque por ahora no ha habido incidencias, la sensación de riesgo es patente.

A finales del pasado mes de septiembre, el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma) anunciaba el inicio de las obras en uno de los tramos de la A-62, la autovía entre Salamanca y Valladolid que usan miles de personas. La reparación era muy esperada porque la calzada está en mal estado y permanece desde hace años con señales que así lo adiverten. En el pasado ya se había actuado en otros tramos de este trayecto en las provincias de Zamora y Valladolid, pero faltaba el de Salamanca.

La obra empezó el pasado 28 de septiembre y está previsto terminarla a comienzos de noviembre si el clima no lo impide

El tramo que se está arreglando va desde el límite provincial con Zamora hasta el término municipal de Villares de la Reina. La actuación está ya en las puertas de la capital ya que termina en el acceso por el polígono industrial de esta localidad aneja.

Este miércoles por la mañana Salamancahoy ha visitado la obra que se encuentra bastante avanzada. Empezó el pasado 28 de septiembre y dependiendo de la climatología de los próximos días, podría acabarse la parte de obra programada para este año (la calzada derecha, la de sentido Salamanca), a primeros de noviembre. Pero hay una segunda fase, en sentido Valladolid, que está previsto ejecutar en 2023.

De vuelta por la nacional

La mejora de la calzada será un importante avance, pero tiene un reverso peligroso: el desvío del tráfico por la antigua nacional. Mientras duran las obras se ha habilitado un recorrido alternativo por la N-620, una carretera de doble calzada, que tal y como confirman desde la subdelegación del Gobierno ha visto incrementarse su tráfico al asumir toda la intensa circulación habitual de la autovía. Se está prestando el servicio ordinario de vigilancia y control por parte de la Agrupación de Tráfico y por ahora no se han registrado incidencias.

Material de obra en uno de los accesos. José Manuel García

En obras hasta 2023

El Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma) tiene previsto ejecutar el arreglo de la autovía en dos fases. Afecta a un tramo de unos 30 kilómetros y durante este año se actuará en la calzada sentido Salamanca, la que ahora está afectada por los desvíos. Según la subdelegación de Salamanca, se ha ejecutado un 60% del presupuesto previsto. El año que viene le tocará a la calzada en dirección Valladolid.

Este miércoles a primera hora el tráfico era constante, con numerosos camiones y vehículos ligeros por una carretera que no tiene las condiciones de una vía de gran capacidad; su límite de velocidad es más bajo, pero carece de elementos que nos mantengan dentro de la calzada como sí tiene la autovía y hay que cruzar pueblos y rotondas. Además, se circula en una calzada simple, con un carril con tráfico en el sentido contrario.

El trayecto lleva 20 minutos más y obliga a circular entre camiones y en doble sentido

El trayecto de vuelta se prolonga en comparación con el que se hace completo por la autovía: lleva unos 20 minutos más regresar hasta la capital. Además, es obligatorio para los que van a Aldeanueva de Figueroa, Pajares de la Laguna-La Orbada, Pedrosillo el Ralo-Gomecello y Castellanos de Moriscos-Moriscos porque todos los enlaces que conectan los municipios con la autovía están en obras.

Esta situación se prolongará este año todavía durante unas semanas, mientras terminan las obras, que están en su fase final. Después se reabrirá al tráfico con normalidad y sin los muchos baches de los últimos años, pero los inconvenientes se repetirán en 2023 cuando se acometa la segunda fase.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios