Ricardo Rivero y Ernesto Gasco, máximo responsable de la Alianza País Pobreza Infantil Cero. / USAL

La Universidad de Salamanca se incorpora a la Alianza País Pobreza Infantil Cero

El rector, Ricardo Rivero, ha refrendado la incorporación de la Usal a esta iniciativa durante un acto celebrado en Madrid

Salamancahoy
SALAMANCAHOY

La Universidad de Salamanca se incorpora a la Alianza País Pobreza Infantil Cero, una iniciativa de carácter estatal que lidera el Alto Comisionado Contra la Pobreza Infantil. El rector, Ricardo Rivero, ha suscrito el documento que vincula a la Usal con este proyecto, del que ya forman parte más casi 200 entidades públicas y privadas de toda España.

El acto de adhesión de la Usal a la alianza ha tenido lugar en el Edificio Semillas del complejo de La Moncloa, sede del Alto Comisionado Contra la Pobreza Infantil, con la presencia de su máximo responsable, Ernesto Gasco, y de su subdirector, Alberto Arcarons.

Esta alianza, surgida para sumar esfuerzos y facilitar la coordinación de todos los actores implicados, tiene como principales objetivos impulsar la innovación en la lucha contra la pobreza infantil; movilizar los recursos que consoliden el compromiso de los sus miembros; dar visibilidad al problema de la pobreza infantil en nuestro país y analizar sus causas, consecuencias y soluciones.

Para ello, sus impulsores están incorporando al proyecto a distintas administraciones públicas, empresas, fundaciones, representantes del tercer sector y de la sociedad civil. La Universidad de Salamanca es la cuarta institución de enseñanza superior en vincularse formalmente a esta iniciativa, mediante la firma de un acuerdo.

Acuerdo de la Usal

A través de este acuerdo, la Usal se compromete a refrendar los compromisos éticos que recoge al alianza, entre otros, apoyar y respetar la protección de los derechos humanos fundamentales, reconocidos internacionalmente, dentro de su ámbito de influencia; apoyar la erradicación del trabajo infantil; reconocer los principios esenciales que sustentan los derechos del niño basados en la Convención sobre los Derechos del niño; adquirir un compromiso con los Principios Rectores sobre las Empresas y los Derechos Humanos de las Naciones Unidas, y respetar las Líneas Directrices para Empresas Multinacionales de la OCDE; así como estar comprometidos con el cumplimiento de la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible.