Borrar
El suicidio es la segunda causa de muerte entre los jóvenes españoles después de los tumores malignos. R. C.
Las llamadas de niños con ideas suicidas crecen un 3.300%

Las llamadas de niños con ideas suicidas crecen un 3.300%

Por vez primera en 30 años el teléfono de ayuda de la Fundación ANAR recibe más consultas de menores por problemas de salud mental que por violencia

J. A. G.

Miércoles, 10 de mayo 2023, 12:14

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Nunca antes la Fundación ANAR, que trabaja con niños y adolescentes, había recibido tantas llamadas de menores pidiendo ayuda porque la idea de quitarse la vida les rondaba por la cabeza. Hace casi 30 años, en 1994, ANAR puso en marcha un teléfono de ayuda (el 900 20 20 10) para que los chavales canalizaran sus problemas, y por vez primera en estas tres décadas, la conducta suicida encabeza los motivos de esas llamadas, desbancando las relacionadas con episodios de violencia.

Según el informe anual del teléfono/chat ANAR de 2022 presentado este miércoles en Madrid, en la última década las llamadas de los niños y adolescentes con ideas suicidas se han multiplicado por 35, un crecimiento del 3.376% con relación a la tasa que había hace diez años.

Por vez primera desde la puesta en marcha del teléfono, los problemas de salud mental superan a los de la violencia ejercida contra los menores en sus distintas manifestaciones. De hecho, representan casi la mitad de las consultas (el 45%), y dentro de este bloque, la ideación suicida se convierte en el principal motivo de la llamada, con un 17,5% del total de peticiones de ayuda.

Solo el año pasado atendieron casi ocho mil consultas por ideación suicida e intentos de suicidio (una media de 22 llamadas al día) y en 4.554 de estos casos «ANAR salvó la vida a niños, niñas y adolescentes», señalan en el informe los responsables de la fundación.

A la conducta suicida le siguen los episodios de autolesiones, que se han multiplicado por 45 en diez años, de 71 en 2012 a 3.243 en 2022. «Estos casos son un fenómeno íntimamente relacionado con los intentos de suicidio, por su alta probabilidad de desenlace fatal cuando los niños y adolescentes cambian de procedimiento», explican desde ANAR.

Teléfono/Chat Fundación ANAR

217.693 Peticiones de ayuda en 2022

A lo largo de 2022 la Fundación ANAR recibió 217.693 peticiones de ayuda y atendió casi 18.000 casos graves que han requerido orientación psicológica, jurídica o social. Se han realizado 4.923 intervenciones urgentes en situaciones de riesgo y extremas, como intentos de suicidio, agresiones sexuales, maltrato físico…, que suponen una media de trece al día. Hace seis años no llegaban a tres. El padecimiento sufrido por los menores en sus distintos problemas se ha venido prolongando, en más de la mitad de los casos (el 56,6%), durante un año o más.

Dentro del bloque de salud mental destacan también las llamadas relacionadas con la ansiedad, la depresión y los trastornos de la alimentación en menores. También crecen significativamente los problemas de baja autoestima, las obsesiones relacionadas con la autoimagen y los complejos físicos, relacionados sobre todo con la adolescencia cuando el cuerpo transita de niño a adulto.

Las redes sociales, opinan los expertos de ANAR, están implicadas en todos estos fenómenos «y los potencian de forma transversal». Para Benjamín Ballesteros, director técnico de Programas y portavoz de la fundación, la conducta suicida es un «auténtico tsunami que no podemos dimensionar aún porque crece cada año». A su juicio, este desbocado aumento de las llamadas con ideas suicidas «está directamente relacionado con la soledad, el uso de la tecnología y cómo se está informando sobre la conducta suicida porque la forma de comunicar sobre el suicidio puede ayudar a prevenirlo o, por el contrario, puede conllevar un mayor riesgo de provocar un efecto contagio».

La violencia de género va a más

Y aunque los problemas mentales superan por primera vez a las consultas por casos violentos (violencia de género, agresión sexual y maltrato físico o psicológico), éstas siguen sin descender y, de hecho, son el principal motivo entre los adultos que llaman al teléfono (en seis de cada diez consultas), y ocupan el segundo puesto en las peticiones de ayuda de niños y adolescentes (el 34,7%).

Para Diana Díaz, directora de las Líneas de Ayuda ANAR, «los menores no tienen la capacidad de pedir ayuda y debemos ser los adultos quienes estemos alerta, detectemos las señales de peligro y demos traslado ante la mínima sospecha de riesgo».

Según el informe de ANAR, la violencia de género lleva trece años creciendo de manera continuada (las llamadas por este fenómeno se han multiplicado por 16) con 3.471 casos registrados. Y sobre todo se ejerce contra las adolescentes, con una preocupación añadida: casi la mitad no es consciente del problema, «es decir, no admite estar siendo víctima de este tipo de violencia», destacan los psicólogos y orientadores de la fundación.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios