Borrar
El edificio calcinado en Campanar, recién construido.

Ver 12 fotos

El edificio calcinado en Campanar, recién construido. J. Monzó

Las placas de composite y poliuretano de la fachada provocaron el efecto chimenea en Valencia

El aislamiento de poliuretano facilitó la propagación del fuego en el edificio de 14 plantas

Tamara Villena

Jueves, 22 de febrero 2024, 20:51

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

¿Cómo puede arder un edificio tan rápidamente? Es la pregunta que muchos se han hecho este jueves al contemplar el incendio que ha arrasado un edificio de 14 plantas y 138 viviendas en Valencia. Aunque una de las claves de la investigación que se realice será averiguar dónde se ha iniciado el fuego y por dónde se ha propagado, las miradas apuntan al revestimiento y aislamiento del edificio y a las medidas antiincendios, es decir, a la sectorización que permite confinar el fuego en una sola planta evitando la propagación a otros sectores de la construcción y minimizando daños.

Un vistazo a las imágenes del edificio, en cuyos bajos está el concesionario BYD (inaugurado hace un año), revela que la fachada está revestida de paneles de composite formado por dos láminas de cubierta de aluminio y un núcleo relleno de agregado mineral.

La ingeniera Esther Puchades, que realizó un informe pericial del edificio por pequeños siniestros anteriores, explica que el material que ha acelerado la expansión del fuego es el poliuretano que reviste el ladrillo y se encuentra tras la plancha de aluminio que adorna la fachada. «Además, la fachada es ventilada, lo que también favorece el incendio», agrega.

La experta indica que «aún es pronto» para conocer el riesgo de que el edificio se derrumbe. «Hasta que no se apague el fuego no se podrá ver», puntualiza. En cuanto al uso del poliuretano, un material altamente inflamable, señala que no está permitida su aplicación actualmente.

«Este edificio es de 2005, por tanto es anterior al Código Técnico de la Edificación», añade Puchades, que recuerda el caso del incendio de la torre Grenfell en Londres en 2017. Por otro lado, destaca que el edificio que está ardiendo en Campanar «es emblemático y de una supuesta calidad media-alta».

En la misma línea, Salvador Puigdengolas, ingeniero industrial y exdecano del Colegio Oficial de Ingenieros Industriales de la Comunitat Valenciana (COIICV), que apunta que el material del aislamiento usado con estas placas puede haber actuado como una cámara de aire facilitando la propagación y generando un efecto chimenea.

Antecedente en Londres

No obstante, remarca que debido a la rapidísima propagación del incendio habría que analizar el tipo de aislamiento de la fachada para ver qué tipo era y si ha tenido influencia. En la conversación con LAS PROVINCIAS Puigdengolas explica que el tipo de incendio le ha recordado al que hubo en Londres en junio de 2017 que afectó a la torre Grenfell de 24 plantas. En este caso, los expertos cuestionaron el revestimiento del edificio ya que contenía poliuretano, igual que en el edificio de Valencia.

Junto a ello, recuerda Puigdengolas, los elementos de protección y seguridad frente a los incendios, que son los que impiden que el fuego se propague por las plantas. Las puertas antiincendios que en muchas ocasiones están rotas o en las que se pone una cuña para evitar que se cierren de golpe.

Era una promoción de lujo del boom inmobiliario

El edificio de 14 pisos arrasado por las llamas este jueves en Campanar, ubicado, en la rotonda de General Avilés con Maestro Rodrigo, fue levantado en 2005 por la promotora Fbex como parte de una promoción de lujo con la pretensión de vender las viviendas a 6.000 euros el metro cuadrado. Era el cenit del boom inmobiliario y su competncia había levantado un barrio entero de complejos con piscina y creado la marca 'Nou Campanar'.

Menos pretenciosos, el resto de promotores llegaron a vender sus pisos a 3.600 euros el metro cuadrado. «Cuando vimos los precios de Fbex todos pensábamos que estaban locos, que el boom no daría para tanto», comentaba un comercial de una promotora nacional con peso en la Comunidad Valenciana.

Al final, esta promoción, financiada por Banesto, acabó siendo entregada al banco a cambio de la deuda contraída ante la imposibilidad de vender estos pisos, que han acabado preso de las llamas. El fuego ha devorado por completo el inmueble, que en tan solo tres horas ya había calcinado la estructura.

La entidad presidida entonces por Ana Patricia Botín aplicaba en mayo de 2009 un descuento del entorno del 20% a sus viviendas en la Comunitat provenientes de embargos (pisos antiguos en barrios obreros y pedanías) mientras que mantuvo las tarifas de sus pisos de lujo a pesar de tener, en algunas promociones, cero ventas en los últimos meses. También decidió seguir sin vender las viviendas de edificios como el de la rotonda de General Avilés con Maestro Rodrigo de la ciudad de Valencia, ahora totalmente arrasado.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios