Borrar
La familia detectó los mensajes sexuales del profesor detenido en el portátil de la niña

La familia detectó los mensajes sexuales del profesor detenido en el portátil de la niña

La familia de la alumna de Primaria se dio cuenta de la situación en casa y denunció el mismo día al docente de un centro de Logroño, actualmente en libertad con cargos

Sergio Martínez

Logroño

Viernes, 15 de diciembre 2023, 09:25

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

La Policía Nacional detuvo hace unas semanas a un profesor de un centro educativo de Logroño por, presuntamente, enviar mensajes de índole sexual y realizar peticiones de contenido íntimo a una alumna de Primaria del propio colegio. Actualmente el docente, de aproximadamente 40 años, se encuentra en libertad con cargos mientras continúa una investigación que comenzó al descubrirse en el hogar de la menor unas conversaciones privadas que mantenía a través de una plataforma educativa empleada por profesores y estudiantes.

Los hechos comenzaron el 23 de noviembre, pasadas las once de la noche, con la detección por parte de la familia de la menor de unas conversaciones que mantenía, en su portátil, con el profesor (identificado por su perfil de usuario y su nombre) por medio del chat de una plataforma virtual utilizada en la actividad educativa. Los mensajes incluían conversaciones íntimas, peticiones de fotografías y videos privados y mensajes subidos de tono, incluso en fines de semana, preguntando a la alumna qué ropa llevaba puesta o hablándole de las buenas notas que le pondría por el contenido compartido. Todos ellos, completamente alejados de una relación puramente educativa pese a que se realizaban en un entorno virtual empleado habitualmente por profesores y alumnos para comunicarse en sus tareas propias del aula.

Descubiertas las conversaciones, la familia realizó fotografías de todas ellas y las puso en manos de la Policía al denunciar esa misma noche el caso, además de conceder el acceso a los terminales implicados en estos contactos. Posteriormente, el profesor, según apuntan fuentes de la familia, eliminó las conversaciones con la menor, que se remontaban a septiembre, cuando arrancó el nuevo curso escolar. Desconocen si en años anteriores mantuvieron contactos similares.

El detenido es un docente que, por sus funciones, tiene contacto con muchos alumnos del centro y participa activamente en las actividades extraescolares, según explican las mismas fuentes. Rápidamente fue apartado por Educación, mientras que la investigación policial continua, buceando en el material aportado por los familiares y por todos los medios, incluida la propia plataforma empleada en este acto y las indagaciones realizadas en el centro, donde se personaron los agentes. El juez, que le tomó declaración una vez detenido, puso al profesor en libertad con cargos.

Contenido

Los mensajes incluían conversaciones íntimas, peticiones de fotografías y vídeos privados y mensajes subidos de tono

Profesor apartado

El docente, por sus funciones, tenía contacto con muchos alumnos y participaba activamente en las extraescolares

De cara a preservar la identidad de la menor, no ha trascendido ni su edad exacta, aunque sí que es alumna de Primaria, ni el centro educativo implicado en este hecho.

Desde la familia desean instar a otros padres a tomar precauciones con respecto al uso de los menores de las redes sociales y de contacto a través de internet, así como a hablar con sus hijos sobre los peligros que implican y, especialmente, en caso de sospechar que puede sufrir cualquier acoso de este tipo o producirse en su entorno. En esta ocasión, una sospecha ha confirmado todo lo que permanecía en el ámbito privado.

Desde la Jefatura Superior de Policía de La Rioja confirmaron el caso y lo calificaron como 'child grooming' o ciberacoso, un delito contra la libertad sexual a través de internet, si bien, debido a la vulnerabilidad de la víctima no aportaron más información desde su ámbito.

Por su parte, desde la consejería de Educación tampoco ofrecieron reacciones a esta noticia, si bien confirmaron que, en casos como este, el protocolo establece el traslado del caso a la Fiscalía y la suspensión al profesor hasta la resolución del caso, «todo ello con la máxima discreción con el objetivo final de proteger al menor». Además, todos los docentes deben presentar en sus centros un certificado de delitos de naturaleza sexual, al igual que ocurre con trabajadores o voluntarios de otros ámbitos, como ludotecas o asociaciones de tiempo libre, que desempeñen su labor con menores de edad, para comprobar que no cuentan con antecedentes de este tipo.

El 'child grooming', un delito en ascenso a través del engaño

El caso de la menor de la capital riojana no es, tristemente, aislado. El 'child grooming' o ciberacoso sexual a menores es un delito en aumento en los últimos años, especialmente desde 2020, en el que la pandemia cerró las puertas de las casas pero abrió las de internet, con mayor acceso a las redes sociales por parte de los niños y adolescentes.

La última memoria de la Fiscalía General del Estado recoge 492 casos de este ciberacoso sexual a menores el pasado año. En 2019 fueron 275, un número sensiblemente inferior. En muchos de estos casos, el acosador recurre al engaño para ganarse el favor emocional del menor, con falsas promesas o camuflado en otra identidad, otra edad o otro género, empleando perfiles falsos. En otros, es alguien de confianza, como ocurre en el suceso del centro educativo logroñés, aprovechando esos vínculos cercanos.

A veces, el propio menor no es consciente de la gravedad de los hechos o de que se trate de una conducta delictiva, lo que complica el conocimiento por parte de la familia y la consecuente denuncia. Poco a poco, estos acosadores someten a su víctima para reclamarles material pornográfico o llevar esos contactos virtuales al mundo físico.

El Código Penal establece penas de uno a tres años de prisión o multa de doce a veinticuatro meses en caso de contactar «a través de internet, del teléfono o de cualquier otra tecnología de la información» con un menor de 16 años para proponerle un encuentro sexual. En caso de reclamarle material pornográfico, sea propio o de otro menor, la pena de prisión será de seis meses a dos años.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios