Borrar
La Guardia Civil registró el chalé de verano del principal sospechoso en el caso de Esther López. j. s.
Una fibra del chalé de Óscar S. se corresponde con el chaquetón de Esther López

Una fibra del chalé de Óscar S. se corresponde con el chaquetón de Esther López

La joven tenía bajo sus uñas cinco hilos que casan con los pantalones tipo 'chino' que vestía el principal investigado la madrugada de autos

m. j. pascual

Valladolid

Sábado, 18 de junio 2022, 09:17

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

El Servicio de Criminalística de la Guardia Civil ha remitido al Juzgado de Instrucción el informe del departamento de química que ha analizado decenas de fibras del chalé y el coche de Óscar S. M., el principal investigado en el caso de la desaparición y muerte de Esther López. Una de estas fibras, «de origen desconocido y color beige» que se recogió en el suelo, en el pasillo de entrada a la casa de verano de la urbanización El Romeral, «se ajusta, en cuanto a sus características físicas y su composición química con las fibras de origen artificial y color beige que componen parte del tejido de la chaqueta de la víctima», concluye el estudio.

Este indicio permitiría situar a la joven en el interior de la parcela (en contra de lo manifestado por el sospechoso reiteradamente, que su amiga no estuvo en el chalé, sino que la dejó en el acceso de entrada en la urbanización), aunque podría tratarse de una trasferencia, puesto que ambos estuvieron juntos muchas horas y viajaron en el mismo vehículo, de manera que el joven pudo llevarse consigo una fibra del chaquetón hasta la vivienda. Una vez más, los hallazgos científicos no resultan concluyentes. Los propios autores del informe explican que se trata de fibras de poliéster que «son de las más frecuentes en la fabricación de tejidos textiles sintéticos».

Un hallazgo llamativo es que una fibra recogida de la placa de matrícula del vehículo del principal sospechoso coincide con el tejido de los calcetines de la joven

El informe destaca también otro grupo de fibras que fueron localizadas en las uñas de la joven. Se trata de cinco fibras de color blanco que «se ajustan con las fibras de origen natural y color blanco que componen parte el tejido del pantalón tipo chino» que vestía Óscar S. la madrugada del 13 de enero, cuando desapareció la vecina de Traspinedo. Estas prendas se las solicitó la Guardia Civil al principal investigado antes de su declaración ante la jueza del 25 de abril. Pero, en este caso, los cientificos puntualizan que, al tratarse de fibras de color blanco, «tienen escaso valor probatorio por ser muy ubicuas», es decir, están en todas partes, son muy frecuentes y, por tanto, pueden pertenecer a cualquiera.

Esto mismo ocurre con otro hallazgo llamativo que podría apoyar la tesis del atropello de Esther López. La Policía Científica recuperó una fibra de color blanco alojada en la parte derecha de la placa de la matrícula del Volkswagen T-Roc del sospechoso, si bien no se especifica en el informe si se trata de la placa trasera o delantera. Esa fibra tiene las mismas características físicas y misma composición química que las fibras de origen natural y color blanco que componen parte del tejido de los calcetines de la víctima. Al igual que pasa con los hilos encontrados en las uñas del cadáver y que tendrían correspondencia con los 'chinos' de Óscar, al tratarse de algodón blanco, «por ser muy ubicuas, tienen escaso valor probatorio». Hay otra fibra encontrada en la parrilla inferior del vehículo, pero no da resultados positivos.

Unas hebras azules también en las uñas, que no se corresponden con las muestras contrastada hasta ahora, se han guardado por si pudieran pertenecer a algún sospechoso y ser relevantes para la investigación

Destacan los autores del estudio químico que, durante el análisis realizado bajo el microscopio óptico de las hebras textiles encontradas en las uñas del cadáver de Esther, se han localizado algunos hilos de color azul de origen desconocido. Estas fibras, explican, «no se corresponde con la tipología de las estudiadas hasta ahora en los indicios» remitidos al laboratorio.

Precisan desde el departamento de químicos que existen factores que tienden a disminuir el valor evidencial en los casos de transferencia de fibras. Depende, por ejemplo, de si el contacto entre víctima y agresor «hubiera sido legítimo por compartir domicilio o tener una relación», lo que en principio no ocurre en este caso, o si hay un riesgo alto de «contaminación» o «como sucede con las fibras de algodón de color blanco». Por el contrario, señalan, hay factores que aumentan el valor de las evidencias: según sea el sitio donde se han encontrado, como ocurre en los casos de agresión sexual, si están en la ropa interior de la víctima; si se trata de fibras sintéticas polimórficas; si el número de las recuperadas es importante, si se trata de tejidos inusuales o sie el tiempo transcurrido entre los hechos y la recuperación de las hilachas es mínimo, ya que la probabilidad de que procedan de otra fuente alternativa disminuye.

El paquete de Winston con tres cigarrillos encontrado en la mochila de la joven puede ser una evidencia importante si un filtro casero recogido en el chalé corresponde a esa cajetilla

Hay otro indicio que puede ser relevante para la investigación y que todavía está en el laboratorio. En la mochila de Esther López, que estaba pegada a su cuerpo en la cuneta de la carretera de Traspinedo, tenía, entre otras pertenencias personales, un paquete de tabaco de la marca Winston con tres cigarrillos, al que le faltaba una parte lateral. Ese paquete, que está custodiado por el laboratorio de Criminalística de la Comandancia de Valladolid, se ha puesto en manos del Departamento de Balística y Trazas del Servicio de Criminalística de la Guardia Civil para que realice un cotejo de este trozo de cartón con una boquilla casera recogida en el chalé del principal sospechoso. El objetivo es comprobar «la continuidad o encaje mecánico» entre ambos indicios «para determinar si originariamente conformaban un solo elemento». Si el análisis diera resultado positivo, sería un indicio más para apoyar la tesis de que la joven estuvo dentro de la parcela del chalé de El Romeral aquella fatídica madrugada del 13 de enero que para ella, pudo ser la última.

Se da la circunstancia de que, durante la inspección técnico-ocular realizada a conciencia en la casa de verano de la familia de Óscar S. en El Romeral, la jornada del 9 de abril, cuando los agentes 'peinaban' la cocina, dentro de una bolsa que había en el interior del cubo de basura encontraron un paquete de Winston con cuatro colillas de esa marca y el filtro casero de un cigarrillo de liar.

Pintadas con la letra de una canción de El Último de la Fila

Las señales de tráfico de la carretera de Traspinedo próximas al lugar en el que fue encontrado el cadáver de Esther López y que se ha convertido en un lugar donde sus familiares y amigos colocan ofrendas de flores y peluches para recordar a la joven, amaneció este viernes con pintadas. En ellas se puede leer la palabra «Dedicada» y el título de una canción de El Último de la Fila, 'Para qué sirve una hormiga'. La letra surrealista y enigmática de este tema de Manolo García y Quim Portet concluye: «Y ahora dime si es santo el caimán».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios