Borrar
Los servicios sanitarios se desplazaron al lugar de los hechos para atender a las víctimas. efe
El hombre que mató ayer a su familia en Móstoles avisó a sus amigos por Whatsapp

El hombre que mató ayer a su familia en Móstoles avisó a sus amigos por Whatsapp

El homicida, un ciudadano búlgaro de 39 años, apuñaló a su mujer y a su hija de seis años, mandó el mensaje de móvil y luego se autolesionó. No existían denuncias previas por malos tratos

Mateo Balín

Madrid

Lunes, 7 de noviembre 2022

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Galin Petrov, un ciudadano búlgarao de 39 años, ha matado a puñaladas a su mujer Irina, de 29 años, y a su hija Mariya, de seis, en el domicilio familiar situado en el número 20 de la Avenida Olímpica de Móstoles (Madrid). Tras el doble crimen cometido pasadas las 22 horas de este domingo, el padre intentó quitarse la vida dándose varias cuchilladas en el pecho, cuello y piernas, según informaron Emergencias Comunidad de Madrid. Fue trasladado al Hospital Puerta de Hierro de Majadahonda y la Brigada de Homicidios de la Policía Nacional se ha hecho cargo de la investigación.

La llamada de alerta llegó cuando el parricida envió un mensaje de Whatsapp a varios conocidos informándoles de que había agredido a Irina y a Mariya y que se iba a quitar la vida, según informaron fuentes policiales. Varios receptores del mensaje se presentaron en la casa poco después, pero nadie les abrió la puerta. Finalmente llegó la Policía Nacional, cuyos agentes lograron acceder al inmueble forzando la entrada.

La escena nada más entrar era dantesca: en el suelo yacían los cadáveres ensangrentados de la mujer y su hija, mientras que el homicida, herido de gravedad, estaba en una habitación de la vivienda. La mujer tenía heridas de arma blanca en el cuello y el pecho y la menor en varias partes del cuerpo.

Cuando llegaron los servicios sanitarios solo pudieron certificar la muerte de madre e hija, ya que las heridas habían sido de mortal necesidad, mientras que lograron estabilizar al padre, mecánico de profesión, y lo trasladaron al hospital de Majadahonda con pronóstico reservado. Los vecinos aseguraron esta mañana que en alguna ocasión habían oído bronca en el piso, pero según fuentes de la Jefatura Superior de Policía de Madrid no existían denuncias previas.

«Muy impactados» en el colegio

En el colegio de Móstoles de la niña asesinada la consternación era total. Los compañeros están «muy impactados» y «algunos profesores están llorando», relataba Luzmila a Europa Press, cuya hija iba a clase con la fallecida. Mientras, en la comunidad de vecinos del número 20 de la Avenida Olímpica no salían de su asombro. «Se tenía que haber quitado la vida él primero y así no matar a nadie», ha sugerido un inquilino.

Irina trabaja en servicios de estética, manicura y tratamientos de belleza, y según sus vecinos era muy asidua a un gimnasio de la localidad madrileña donde acudía a clases de crossfit, un método de entrenamiento que combina diferentes disciplinas.

De confirmarse como violencia de género, el número de mujeres asesinadas en España ascendería a 37 en lo que llevamos de año, 1.167 desde 2003, mientras que sería la segunda menor asesinada este año y 48 desde 2013. La ministra de Igualdad, Irene Montero, ha condenado el asesinato en su perfil de redes sociales. «No existen palabras de consuelo para estos momentos tan difíciles para su familia y seres queridos. #NiUnaMenos», ha escrito.

Cerca de un centenar de personas se ha sumado este mediodía a los cinco minutos de silencio que ha convocado el Ayuntamiento de Móstoles en señal de duelo, al que se han sumado la alcaldesa Noelia Posse, del PSOE, y los portavoces de todos los partidos con representación en el municipio. Se han declarado tres días de luto oficial.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios