Borrar
Los tres ganadores del Premio Nibel de Química 2023 Afp
Premio Nobel de Química para los descubridores de los puntos cuánticos que utilizan las teles LED

Premio Nobel de Química para los descubridores de los puntos cuánticos que utilizan las teles LED

La Academia Sueca reconoce a Moungi Bawendi, Louis Brus y Alexei Ekimov por desarrollar una tecnología con aplicaciones en la calidad de la imagen de las pantallas y en la medicina

Álvaro Soto

Madrid

Miércoles, 4 de octubre 2023, 11:51

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Si las lámparas y las televisiones LED son capaces de proporcionar luz e imágenes con una altísima calidad y definición es gracias a los puntos cuánticos, unas nanopartículas diminutas que tienen diferentes colores en función de su tamaño y que han supuesto una revolución en el mundo de la tecnología y de la medicina. Los descubridores de estos puntos cuánticos, Moungi Bawendi, Louis Borus y Alexei Ekimov, han sido galardonados este miércoles con el Premio Nobel de Química 2023.

Las nanopartículas son las particulas cuyas tres dimensiones son menores que 100 nanómetros, siendo un nanómetro la mil millonésima parte de un metro (0,000000001 metros). Cuando la materia se reduce a dimensiones nanométricas surgen fenómenos cuánticos, pero durante décadas, los científicos pensaron que estos fenómenos eran imposibles de manipular, y desecharon la idea de que pudieran tener un uso práctico. Los premiados han conseguido producir partículas tan pequeñas que están determinadas por fenómenos cuánticos, pero que sí pueden 'esculpirse': son los puntos cuánticos, una de las bases en el desarrollo de la nanotecnología.

En 1980, Ekimov (antigua URSS, 1945), durante años jefe científico de Nanocrystals Technology INC en Nueva York, consiguió crear efectos cuánticos en nanopartículas de cloruro de cobre y demostró que el tamaño de estas partículas afectaba al color del vidrio a través de efectos cuánticos. Años más tarde, el profesor de la Universidad de Columbia Louis Brus (Cleveland, Estados Unidos, 1943) fue el primer científico en demostrar que existían efectos cuánticos dependientes del tamaño en partículas que flotan libremente en un fluido. Y en 1993, Bawendi (París, 1961), profesor del legendario MIT, dio el último paso al obtener partículas casi perfectas y de alta calidad, la condición indispensable para conseguir aplicaciones prácticas.

Los puntos cuánticos están ahora por todas partes: en los monitores de los ordenadores y en las pantallas de televisión basadas en la tecnología QLED; en las lámparas LED añaden matices a la luz y los bioquímicos y los médicos las utilizan para cartografiar tejidos biológicos. «Los puntos cuánticos están aportando grandes beneficios a la humanidad», señaló el jurado de los Nobel, que consideran que el potencial de estas diminutas partículas «no ha hecho más que comenzar». «En el futuro podrían contribuir a la electrónica flexible, los pequeños sensores, las células solares más delgadas y la comunicación cuántica encriptada», apunta la Academia Sueca.

El lunes, el Instituto Karolinska de Estocolmo anunció que el Nobel de Medicina de este año es para la bióloga húngara Katalin Karikó y el inmunólogo estadounidense Drew Weissman, padres de las vacunas de ARN eficaces contra la covid. El martes, la Academia sueca premió con el Nobel de Física a los franceses Anne L'Huillier y Pierre Agostini y al húngaro Ferenc Krausz, por desarrollar herramientas capaces de observar el mundo de los electrones, un conjunto de fenómenos que ocurren en trillonésimas de segundo.

El jueves se comunicará el Nobel de Literatura y el viernes será el turno del de la Paz.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios