Borrar

El Nobel de Física reconoce a los pioneros de los attosegundos

La Academia Sueca galardona a Pierre Agostini, Ferenc Krausz y Anne L'Huillier por desarrollar herramientas que crean pulsos de luz de una trillonésima de segundo capaces de captar imágenes del interior de los electrones

Álvaro Soto

Madrid

Martes, 3 de octubre 2023, 11:52

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

No hay escala temporal más breve creada por el ser humano que el attosegundo, que es el tiempo que tarda la luz en atravesar un átomo. Tan corto es un attosegundo, la trillonésima parte de un segundo (0,000000000000000001 segundos), que en un segundo hay tantos attosegundos como segundos ha habido desde el nacimiento del universo. Sobre este campo de investigación, que parece un trabalenguas, pero que ha abierto nuevos caminos para la observación directa de fenómenos de la naturaleza, han desarrollado sus carreras los científicos Pierre Agostini, Ferenc Krausz y Anne L'Huiller, reconocidos este martes con el Premio Nobel de Física 2023.

Los expertos en partículas subatómicas se dieron cuenta hace décadas de que las medidas del tiempo comunes no servían para explorar los cambios en el interior de los electrones; se necesitaba encontrar una tecnología especial. Y eso hicieron los franceses Agostini y L'Huiller y el húngaro-austriaco Krausz, que han desarrollado «nuevas herramientas», en concreto, pulsos de luz tan cortos, que han permitido conseguir imágenes que se producen en el interior de los átomos y las moléculas. Esta especie de cámara fotográfica es capaz de captar el movimiento de un electrón, que tarda 150 attosegundos en dar una vuelta completa al núcleo de un átomo de hidrógeno.

En 1987, L'Huiller (París, 1958), profesora en la universidad sueca de Lund, descubrió un acontecimiento fundacional del attosegundo cuando sometió a los átomos a pulsos breve e intensos de luz láser infrarroja. La llegada de un pulso de láser provocaba que los electrones, que envuelven los átomos, se alejaran, pero volvían a su posición inicial cuando el pulso de láser se retiraba. En 2001, Agostini (1968), profesor en la Universidad Estatal de Ohio (EE UU) logró producir una serie de pulsos de luz consecutivos, en los que cada pulso duraba solo 250 attosegundos. A la vez, Krausz (Mór, Hungría, 1962), director del Instituto Max Planck de Óptica Cuántica de Garching (Alemania), trabajó en aislar un único pulso de luz que duraba 650 attosegundos.

«Las aportaciones de los galardonados han permitido investigar procesos tan rápidos que antes eran imposibles de seguir», señala la Academia Sueca. «Ahora podemos abrir la puerta al mundo de los electrones. La física de los attosegundos nos da la oportunidad de comprender mecanismos gobernados por electrones. El siguiente paso será utilizarlos», corrobora Eva Olsson, presidenta del Comité de los Premios Nobel de Física.

Por el desarrollo de estas herramientas Anne L'Huillier y Ferenc Krausz ya fueron galardonados este mismo año en España con el Premio Fronteras del Conocimiento en Ciencias Básicas, concedido por la Fundación BBVA.

En 2022, la Academia sueca entregó el Nobel de Física al francés Alain Aspect, al estadounidense John Clauser y al austriaco Anton Zeilinger por sus trabajos pioneros en la ciencia de la comunicación cuántica.

El galardón está dotado con 11 millones de coronas suecas, unos 950.000 euros. Este lunes se anunció el Nobel de Medicina, que recayó en la bióloga húngara Katalin Karikó y el inmunólogo estadounidense Drew Weissman, padres de las vacunas de ARN eficaces contra la covid. Este miércoles se anunciará el Nobel de Química; el jueves, el de Literatura; y el viernes, el de la Paz.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios