Borrar
Imagen de archivo de un bebé siendo auscultado. salamancahoy.
Todo sobre la bronquiolitis: síntomas, tratamiento y prevención

Todo sobre la bronquiolitis: síntomas, tratamiento y prevención

Una ola de esta enfermedad respiratoria está cogiedo fuerza en España y otros países europeos

Domingo, 27 de noviembre 2022, 19:49

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

La bronquiolitis es una infección de los pulmones causada por un virus y que se caracteriza por ser sufrida por bebés y niños muy pequeños. Actualmente, España y otros países europeos están sufriendo una oleada de casos.

Síntomas

Los principales síntomas de la bronquiolitis son la presencia de fiebre, mocos, tos y dificultades respiratorias, pero también conviene prestar atención a:

  • Si el niño vomita con frecuencia, no retiene los líquidos o los pañales están más secos de lo habitual.

  • Si está más somnoliento que habitualmente.

  • Si la piel se torna de color morado; especialmente alrededor de los labios o en las yemas de los dedos.

  • Si se pone pálido y sudoroso.

  • Si se fatiga mucho con las tomas y casi no come.

  • Si respira peor, cada vez más deprisa, se le marcan las costillas, mueve mucho el abdomen, se le hunde el pecho o deja de respirar durante segundos.

  • Si padece una enfermedad de corazón o fue prematuro (nació antes de tiempo).

En estos casos, en especial en el último, habría que contactar con un médico a la mayor brevedad posible.

Tratamiento

Por ser una infección causada por un virus y no por una bacteria, el uso de antibióticos queda descartado como tratamiento posible, aunque sí podría considerarlo el médico como algo necesario si la bronquiolitis derivase en otras dolencias, como neumonía.

Si, como en la mayoría de los casos, se trata de una bronquiolitis leve, lo más recomendado por los médicos son las medidas de soporte, tales como mantener al niño hidratado, procurar bajarle la fiebre, ayudarlo a mantenerse incorporado para una mejor respiración o realizarle lavados nasales. En caso de un riesgo mayor, los cuidados en los centros de salud serán también muy parecidos a estos y solo en contextos muy graves se requeriría de respiradores. Asimismo, recordar que esta enfermedad suele durar entre siete y diez días.

Prevención

La prevención que cabe llevar a cabo contra esta enfermedad pasa por limitar el contacto con personas que tengan fiebre o resfriado, limpias con frecuencias objetos como juguetes o superficies como puertas o lavarse las manos de manera habitual. Recomiendan también amamantar a los bebés, pues reduce el riesgo de infecciones respiratorias.

También debería considerarse el limitar el tiempo en ambientes con muchas personas o el contacto con otros niños, así como no exponerse al humo del tabaco, pues son algunos de los factores de riesgo.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios