Borrar
Urgente Siete afectados, entre ellos un bebé de un mes, en el incendio de un edificio de Salamanca
HIGINIA GARAY
Este es el mejor café para tu salud

Este es el mejor café para tu salud

Debe ser de tueste natural, nunca torrefacto o mezcla, mejor de variedad arábica y por la técnica de filtrado

Sábado, 4 de noviembre 2023

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Un café con nata, con helado, con crema, con chocolate, con licor, con caramelo... Los nutricionistas advierten que estamos convirtiendo el café en un postre con tantos extras. Con esas 'malas compañías' nos cargamos sus beneficios para el organismo, algo demostrado ya por la ciencia. Además, los efectos positivos para la salud cardiovascular y el cerebro se consiguen sólo si utilizamos granos de tueste natural, no torrefacto ni mezclas que son dañinas y, mejor aún, si el proceso de elaboración es por 'filtrado'.

Cafeína y antioxidantes

El café es una infusión que se elabora con granos molidos del arbusto del café. A pesar de que existen más de 66 especies distintas, se cultivan únicamente diez. De ellas, la Arábica –que supone más del 60 % de la producción mundial– y la Robusta son las que más se comercializan. «Aunque proporciona hidratos de carbono, lípidos y proteínas, sus contenidos son muy bajos.

También contiene potasio, magnesio, fósforo y calcio, además de un contenido prácticamente inapreciable de vitaminas», señala Carmen Vidal, catedrática de Nutrición y Bromatología. «El papel protagonista en la composición del café es para la cafeína. Es el compuesto bioactivo responsable de sus principales efectos fisiológicos y colabora en su sabor amargo. Contiene también compuestos fenólicos, sustancias con una importante capacidad antioxidante», añade.

Beneficios

Las evidencias científicas apuntan que su consumo moderado y regular tiene efectos saludables. Un reciente estudio presentado en el Congreso de la Sociedad Europea de Cardiología concluye que la ingesta habitual tiene beneficios para el corazón. La ciencia también ha demostrado una relación entre el consumo de café y un menor riesgo de sufrir ciertos desórdenes metabólicos, especialmente la diabetes tipo 2, apunta la experta. Al café también se le atribuyen efectos neuroprotectores, con resultados muy positivos en la prevención de enfermedades de tipo neurodegenerativo, como el párkinson y el alzhéimer.

Pero el efecto más conocido es «su potencial estimulante del sistema nervioso central, debido a la cafeína, que consigue reducir la sensación de fatiga y aumentar el rendimiento intelectual. Además, proporciona un cierto estado de euforia y bienestar», detalla la docente universitaria. Son consecuencia del bloqueo que la cafeína causa «en los neurotransmisores con actividad relajante. También del incremento de los niveles de adrenalina y noradrenalina».

Cómo elegir el más saludable

En el súper encontramos tres tipos de café: de tueste natural, torrefacto y mezcla. «Cuando el grano crudo se tuesta sin más, se obtiene lo que conocemos como café de tueste natural. En España hay tradición de torrefactar el café: consiste en añadir azúcar durante el tostado (hasta 15 kilos de azúcar por 100 de café verde). Por efecto del calor, el azúcar carameliza y envuelve al grano, que queda brillante, de color más oscuro, y el café sabe más fuerte y amargo», resumen en la OCU. El de mezcla es una combinación del natural y torrefacto, y la mayoría son mitad y mitad, pero también se combinan en otras proporciones: 70% natural y 30% torrefacto, 80% y 20%...», añade la Organización de Consumidores y Usuarios.

«El azúcar quemado genera gran cantidad de acrilamida, considerada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) un carcinógeno. por ese motivo hay que descartar los torrefactos y las mezclas», describe la doctora Odile Fernández, autora del blog de 'Vive la cocina natural'. La forma de detectar los que no son naturales:en la lista de ingredientes aparecen café y azúcar.

Esta experta recomienda la variedad arábica, que se tuesta a menor temperatura y contiene más antioxidantes, frente a la Robusta, más barata. «Lo más saludable: comprar Arábica de tueste natural en grano y molerlo en casa. Si es ecológico, mejor», resume.

Forma de elaborarlo

El expreso y el filtrado se ajustan al mismo proceso: verter agua caliente sobre el café molido, el agua pasa a través de las partículas y de un filtro y cae en un recipiente. La diferencia es que el agua es empujada por presión, como en la cafetera de cápsulas, máquinas de expreso o la 'italiana'. En el filtrado o chorreado, el agua corre sola a través del café a causa de la gravedad. Tiende a acentuar más los sabores.

«La forma más saludable de prepararlo es el filtrado», aconseja la doctora. «Es el que ha demostrado más beneficios a la hora de reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular», apunta. Destaca, además, que en el proceso de filtrado no desaparecen los antioxidantes presentes en el café, entre ellos los polifenoles, «que reducen el colesterol malo, además de ejercer efectos antitrombóticos y mejorar la circulación de la sangre».

Solo mejor que mal acompañado

Con el café se puede aplicar el refrán «mejor solo que mal acompañado». Los dietistas han lanzando el mensaje de alerta: se ha extendido la costumbre de añadir, además del tradicional azúcar, licores, leche condensada, nata, cremas, helado, caramelo... que han convertido el café «en un postre», advertía hace unos días Marcos Vázquez, preparador físico y creador de contenidos sobre nutrición, en sus redes sociales.

¿Y qué dosis de cafeína es la adecuada? Entre una y tres tazas de café filtrado al día. Incluso hasta cuatro. «Es la dosis que los investigadores vinculan con el menor riesgo de accidente cerebrovascular y enfermedad cardíaca», completa la especialista. A partir de cinco tazas puede producir efectos no deseados como ansiedad, insomnio, irritabilidad, diarreas, dolor de estómago, náuseas...

4,5 kilos de café por persona

se consumen en España, muy lejos de los 12 por persona de Finlandia. De hecho, son los países nórdicos los más cafeteros, seguidos de Países Bajos y Suiza

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios