Borrar
Adobe Stock
La dieta de los cuerpos fibrosos también podría ayudar a la mente

Vivir | Salud

La dieta de los cuerpos fibrosos también podría ayudar a la mente

Un nuevo estudio pone sobre la mesa los efectos de la alimentación cetogénica al tratar esquizofrenia y bipolaridad. «Es un punto de partida para más estudios», dicen los expertos

Julia Fernández

Jueves, 30 de mayo 2024, 00:11

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

La dieta 'keto' es uno de los planes de alimentación que más da que hablar en medios, tertulias, debates y consultas. Hace unos años, celebridades como Kim Kardashian, Mick Jagger o Gwyneth Paltrow dijeron a bombo y platillo que era la responsable de su buen tipo y buena salud, Y desde entonces, circula a diestro y siniestro entre quienes quieren perder peso, pero se resisten a ir a la consulta de un nutricionista o de un endocrino para hacerlo con seguridad.

Por supuesto, tiene detractores y también defensores. Pero hasta ahora, la polémica que le persigue tiene que ver con sus supuestas propiedades adelgazantes. Sin embargo, una nueva investigación llevada a cabo por expertos de la Escuela de Medicina de Stanford, en EE UU, ha puesto sobre la mesa si ayudaría a las personas que sufren enfermedades mentales graves.

«La dieta cetogénica consiste en un consumo bajo de carbohidratos y alto en grasas», explica Eduard Baladia, dietista-nutricionista y miembro de la Academia Española de Nutrición y Dietética. Con ello, prosigue el experto, el cuerpo entra «en un estado metabólico llamado cetosis», que implica que el combustible que utilizamos para realizar nuestras actividades no sea la glucosa, sino la grasa.

Los investigadores de Stanford, liderados por la profesora Shebani Sethi, del departamento de Pisquiatría y Ciencias del Comportamiento, tenían como objetivo ver si este plan de alimentación –que huye del pan, la pasta, las frutas y las verduras con almidón– tenía efectos positivos en el tratamiento de enfermedades mentales graves cuya terapia, a menudo, conlleva mayor riesgo de sufrir síndrome metabólico, de aumentar de peso y de experimentar resistencia a la insulina.

El equipo reclutó a 23 pacientes con esquizofrenia o trastorno bipolar y les pautó una dieta compuesta por un 10% de carbohidratos, un 30% de proteínas y un 60% de grasas, aproximadamente. Los pacientes la siguieron durante cuatro meses, a lo largo de los que dos abandonaron y seis la completaron a medias. El resto, catorce, fueron muy disciplinados.

Al cabo de ese tiempo, se hizo un revaluación de su condición cuyos resultados se han presentado como «prometedores». Su evaluación psiquiátrica mejoró un 31% de media, un 12% de los sujetos perdió peso, un 13% redujo cintura y un 26%, grasa visceral. Según Sethi y su equipo, tres de cada diez pacientes tenían marcadores del síndrome metabólico al empezar el estudio que desaparecieron al finalizarlo.

Con esto sobre la mesa, ¿se puede deducir que la dieta 'keto' es buena para los afectados por enfermedades mentales graves? «El trabajo era muy necesario, pero es un estudio piloto, un paso inicial», contemporiza Baladia, que está especializado en análisis de la literatura científica. Es decir, la muestra poblacional es reducida y sus conclusiones solo sirven para probar hipótesis, pero no se puede extraer de ellas que el tratamiento de estas afecciones deba ir por esos caminos. No por el momento.

Efectos secundarios

Porque lo que sí admite Baladia es que es un punto de partida para nuevos estudios. De hecho, la dieta 'keto' ya se analizó «y se aceptó su eficacia en el tratamiento de la epilepsia refractaria», aunque «aún hay dudas». Por lo que ahondar en cómo puede ayudar a tratar problemas de salud mental es un buen enfoque. Eso sí, como bien indica este nutricionista y reconoce la autora principal de la investigación, esta es solo una «primera etapa» que debe ser continuada con más exámenes y a mayor escala.

Además, la dieta 'keto' «no es para todo el mundo», advierte Sethi. Y puede provocar en los sujetos que la practican reacciones adversas. Según Baladia, uno de los problemas de este plan es que es difícil de seguir, hay lo que se llaman «dificultades de adherencia» porque limita bastante los grupos de alimentos que se pueden comer. También puede producir efectos secundarios como «dolor de cabeza, insomnio, irritabilidad, excitación, intolerancia a las grasas, palpitaciones, temblores...». Y por ello es importante no practicarla al libre albedrío sino bajo consejo profesional.

«Otros riesgos que puede conllevar la dieta 'keto' si se adopta de forma prolongada o sin supervisión médica son deficiencias nutricionales, desequilibrios en los niveles de electrolitos, mareos y estreñimiento». Y otra cosa aún más preocupante:una relación negativa con los carbohidratos, «lo que se conoce como carbofobia».

– ¿Merece la pena practicarla para adelgazar?

– Su eficacia a largo plazo y en comparación con otras dietas para la pérdida de peso en general aún no está clara.

El huevo es un alimento muy completo y rico en proteína. Adobe Stock

Difícil de seguir y con poco atractivo a largo plazo

La dieta cetogénica ni es para todo el mundo ni se puede hacer a largo plazo, sostienen los nutricionistas. La reducción en el consumo de carbohidratos, pero sobre todo de frutas y verduras, hace que no sea indicada para largos periodos de tiempo, salvo recomendación médica. Y aún así, además, es difícil de seguir porque la adherencia a ella acaba siendo difícil. Por otro lado, si se han sufrido trastornos de la alimentación, también se desaconseja al restringir alimentos que son a priori saludables.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios