Borrar
El psicólogo que se rebela contra la autoayuda 'happy flower': «¿Sabes un secreto? Estás jodido»

El psicólogo que se rebela contra la autoayuda 'happy flower': «¿Sabes un secreto? Estás jodido»

Frente al pensamiento que pretende convertirnos en superhéroes que pueden con todo con solo quererlo, Víctor Amat plantea un concepto más realista: la autoestima punk

Julio Arrieta

Martes, 16 de enero 2024

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Asómate a la sección de autoayuda de tu librería favorita; o a uno de esos canales de Youtube o perfiles de Instagram de 'expertos' que le ayudan a uno a quererse más o a «sacar lo mejor de ti mismo»; o a la estantería de la tienda de las tazas con mensajes buenrollistas. «Si quieres, puedes», «persigue tus sueños», «descubre que eres brillante». Hay todo un mercado de productos orientados a reforzar la autoestima. Es lo que el psicólogo Víctor Amat denomina «autoestima 'happy flower'» y describe como «psicología naif», «una estafa», «humo», «basura». Algo que no funciona pero vende. «¿Quieres un secreto? Estás jodido», plantea en 'Autoestima punk', una respuesta incómoda a toda esa psicología positiva de consumo rápido.

Amat es conocido como el psicólogo punk, término que adoptó a partir de unas charlas de bar y que ha usado en los títulos de sus dos libros, 'Psicología punk' y este nuevo, 'Autoestima punk'. ¿Qué hay de los Sex Pistols y de Generation X aquí? Probablemente la actitud (y los tacos): «Quiero que seas una persona real, no un gilipollas naif», lanza al lector.

«Me propuse acabar de una vez por todas con los mitos de la autoayuda. Muchas personas me han hecho llegar su alivio. Por fin alguien les hablaba claro y les ayudaba a aceptar muchas de las mierdas de la vida», escribe este terapeuta que fue campeón de Europa de kickboxing. Y desde luego, no faltan guantazos por escrito en el libro.

Pero, ¿qué es la autoestima?

Mucha gente siente que su autoestima está por los suelos y sufre por ello. Pero, ¿qué es la autoestima? Algo «de lo que todo el mundo habla sin tener ni idea», escribe Amat. Porque, sorpresa, no hay una definición clara de lo que es. Aún así, «te han hecho creer que, si estás mal, si quieres a alguien y sufres, si te chulean en le trabajo, si acabas haciendo favores a otros, o si cuando te miras al espejo no te gusta lo que ves es porque no tienes autoestima». Y esto es «un chollazo» para la industria del crecimiento personal, que ofrece solucionarlo a base de consejos felices por unos módicos precios. Como si la autoestima pudiera reajustarse a voluntad.

«Los 'happy flower' te han hecho creer que existe una versión ideal de ti y que tu propósito en esta vida es alcanzarlo», dice Amat. Pero nada más lejos de la realidad. «El error que cometen muchos profesionales de la autoayuda es hacerte elegir entre dos partes de ti», una buena, que hay que potenciar, y la mala, a eliminar. Pero no, «la clave es saber que eres un puto imperfecto. La verdadera autoestima es que sepas qué hacer con tus imperfecciones».

En una presentación de 'Autoestima punk', Amat subrayaba que este «no es un libro de recetas para subir la autoestima. Digo todo el rato que no es algo que debes subir, tiene que ver conque te conozcas y puedas hacerte más colega de ti mismo. Lo que debemos hacer en la vida es saber sostener las dos partes y tirar para adelante».

Tres claves

A pesar de todo, este es un libro de psicología que va a acabar en territorio enemigo, en las estanterías de autoayuda. Así que no faltan los 'tips'. Eso sí, en un capítulo titulado 'Chapa, pintura y p'alante'. Aquí Amat da «tres claves que molan para sacarle un brillo apañado a tu alma».

1: Detecta lo que no harás ni de coña. «Ten el valor de sentarte contigo mismo y reflexiona sobre qué haces como el culo. Repasa o que llevas toda una vida exigiéndote hacer pero nunca consigues. Te va a salir una buena lista». ¿Qué hacer con ella? Enterrarla. Literalmente. En forma de muñeco. Pero con ceremonia y todo. «Quiero que hagas una celebración en la que te despidas de esa persona que nunca serás».

2: Busca tu zona de desarrollo proximal. ¿El qué? El psicólogo ruso Lev Vigotsky definió este concepto. «Su teoría dice que una persona tiene un espacio de mejora entre su desarrollo psíquico actual y lo que puede llegar a ser. «Te lo digo a mi manera: mejora lo que te sale a medias y lo que veas que puedes mejorar sin dejarte los ovarios».

3: Potencia lo que haces bien y sácalo a pasear. «Muchos de los genios que admiras fueron auténticos besugos haciendo otras cosas», recuerda Amat. «Revisa qué es lo que haces bien. Si lo tienes claro a la primera, te ha tocado el Euromillón, pero si no acabas de verlo tampoco te apures».

Quererse a uno mismo «solo es posible cuando concilias tus fuerzas opuestas». No hay ansiolíticos ni fórmulas mágicas para calmar el descontento con uno mismo. «Este solo se relaja cuando caes en la cuenta de que está ahí porque es parte de la vida. Autoestimarte a lo punk es saber que, aun teniendo celulitis en la mente, tu cerebro es sexi».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios