Borrar
Aspecto de una garrapata fotografíada en primer plano. Afp
La enfermedad que traen las garrapatas se instala en los hospitales

La enfermedad que traen las garrapatas se instala en los hospitales

ODS 3 | Salud y bienestar ·

En 15 años, los ingresos por la enfermedad de Lyme han escalado en un 191% en España; entre las causas se encuentran las altas temperaturas, que crean un ambiente propicio para estos insectos

Raquel C. Pico

Domingo, 17 de marzo 2024, 08:02

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Las garrapatas son el vector de contagio de una enfermedad, la de Lyme, que está ganando presencia en España. Es ya una de las que deben ser comunicadas a las autoridades sanitarias y, en Europa, una de las que el Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades (ECDC) tiene bajo vigilancia.

Una de las investigaciones más recientes sobre su presencia es un estudio que se acaba de publicar en el 'Boletín Epidemiolóxico de Galicia'. Ahí se habla de un aumento de la incidencia de la enfermedad de Lyme en esa comunidad, aunque los datos no son una rareza y pueden servir para entender desde lo concreto qué está pasando en lo general. Sus propias conclusiones explican que van en línea con un crecimiento global de las enfermedades transmitidas por vectores, que «representan un grave problema de salud pública».

El Centro Nacional de Epidemiología del Instituto de Salud Carlos III (ISCIII) advierte del aumento de las hospitalizaciones por Lyme en todo el país. En 15 años, han escalado en un 191%. También se había ampliado la zona de distribución geográfica de la enfermedad. Esto es, las garrapatas transmisoras estaban ya por todas partes y cada vez más presentes.

Causas del incremento

Pero ¿qué está llevando a esta situación? De entrada, como se recoge en el citado informe, en la Península Ibérica existen más especies de garrapatas que en el resto de Europa, por su posición geográfica como cruce de caminos entre Europa y África. Para continuar, estos insectos y las enfermedades que transmiten no permanecen al margen de algo que se está viendo en general con los males transmitidos por vectores.

«Detrás del incremento de algunas plagas como las garrapatas se encuentra, en parte, el cambio climático, al afectar directamente al ciclo biológico de esta especie de ácaro», apunta Isaac Antonio García Masiá, responsable del Centro de Excelencia de Control Vectorial de Rentokil. Las altas temperaturas aceleran su metabolismo, lo que favorece su reproducción.

Y en esto no está sola. «La garrapata no es la única especie cuyo ciclo biológico está cambiando debido al alargamiento de las temporadas cálidas», suma el experto. La procesionaria del pino o los mosquitos están viviendo situaciones semejantes.

No solo la garrapata prolifera

Por eso, por ejemplo, los mosquitos ya no pican solo en verano. Igualmente, los cambios en las temperaturas están convirtiendo a algunas zonas de Europa en acogedoras para especies de mosquitos conectados a enfermedades que antes no estaban allí.

Por eso, esto se está convirtiendo en una cuestión de salud pública, una que los organismos tienen cada vez más en cuenta. En España, se está trabajando ya en el Proyecto Gares, un mapa de las garrapatas del país en el que participan diferentes organismos y expertos repartidos por toda la geografía.

«La garrapata es uno de los vectores más peligrosos en Europa debido a su capacidad de contagiar patógenos como el virus de la encefalitis transmitida por garrapatas y la bacteria Borrelia burgdorferi, bacteria causante de la enfermedad de Lyme y transmitida por la Ixodes ricinus», apunta García Masiá.

La enfermedad, explica Mariano Bueno, médico de Biosalud y presidente de SOS Lyme, puede permanecer «dormida» y activarse en un momento de bajas defensas. Es, apunta, difícil de diagnosticar y puede camuflarse con otras enfermedades, con síntomas de todo tipo. «Es multisistémica», indica. Solo un tratamiento antiinfeccioso ayudará a quienes la padecen.

Qué hacer para prevenir

Dado que, como recuerda Bueno, el 50% de las garrapatas están infectadas -otras fuentes bajan la horquilla a entre 5 y 40%- y pueden potencialmente ser transmisoras, la prevención es la mejor manera de enfrentarse al Lyme. Repasar que las mascotas no se traigan garrapatas a casa tras salir a pasear es importante, pero también lo es el propio cuidado personal.

El mejor consejo está en plantearse «de qué manera tenemos que salir a las zonas de mayor riesgo», señala. Montes y bosques -especialmente si se va a tener contacto con la fauna salvaje- son los puntos calientes, pero Bueno alerta de que al final podemos incluso entrar en contacto con las garrapatas en el jardín de casa.

Noticia relacionada

Cubrirse la cabeza y vestirse con colores claros que ayudarán a verlas si se enganchan, con pantalones largos (incluso, metidos por dentro de los calcetines) y evitando calzado como chanclas ayuda en la prevención. Usar sprays especiales repelentes y herramientas adecuadas para retirarlas en caso de que a pesar de todo piquen es fundamental. El doctor advierte que la sabiduría popular sobre cómo retirar garrapatas está equivocada en sus métodos.

Y si después de un día en el campo aparecen síntomas como cansancio, malestar o dolores articulares, es recomendable estar alerta. «Es muy fácil infectarse y muy difícil darse cuenta», indica este experto.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios