Borrar
Ginette Azcona, investigadora y experta en política de datos de ONU Mujeres. ONU Mujeres
ONU Mujeres: «A este ritmo la igualdad llegará en 300 años»
Ginette Azcona | Investigadora y experta en política de datos de ONU Mujeres

ONU Mujeres: «A este ritmo la igualdad llegará en 300 años»

Voces 2030 | ODS 5 ·

El 20% de los países no cuenta con un marco jurídico que proteja a las mujeres de la violencia de género, asegura el organismo de Naciones Unidas en Voces 2030

Viernes, 29 de septiembre 2023, 06:51

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

El Objetivo de Desarrollo 5 es uno de los más adoptados por empresas, agentes sociales y gobiernos. La lucha por la igualdad es una de las banderas del S.XXI, pero no por ello es una de las metas de la Agenda 2030 más desarrolladas, al contrario es una de las más retrasadas. Al hablar con Ginette Azcona, investigadora y experta en política de datos de ONU Mujeres, el catálogo de cifras, que ponen de manifiesto la brecha de género en el planeta, es extenso, pero se puede destacar una: el 20% de los países no cuenta con un marco jurídico que proteja a las mujeres de la violencia de género. Azcona es clara: «Ningún país ha alcanzado la plena igualdad de género». La investigadora de Naciones Unidas es una de las Voces 2030 que repasa el desarrollo del ODS 5.

-¿Está el planeta en vías de convertirse en un mundo con igualdad de género?

-Hemos visto algunos avances. Hay más niñas escolarizadas que nunca y, desde luego, en muchas partes del mundo se está tomando conciencia del tipo de mundo que imaginamos para nosotros y para nuestros hijos y nietos. Un mundo en el que niñas y niños, hombres y mujeres tengan las mismas oportunidades de desarrollar todo su potencial y vivir felices, sanos y productivos. Esa es, al fin y al cabo, la esencia de la Agenda 2030, pero estamos avanzando a paso de tortuga y, en algunos contextos, hemos asistido a importantes retrocesos. Por ejemplo, a pesar de la tendencia positiva que acabo de mencionar, millones de niñas nunca entrarán en el aula ni completarán su educación. De hecho, se prevé que en 2023 hasta 129 millones de niñas y mujeres jóvenes están sin escolarizar en todo el mundo. Los retrocesos son especialmente evidentes en las zonas afectadas por conflictos. En septiembre de 2021, por ejemplo, 1,1 millones de niñas mayores de 12 años en Afganistán ya no podrán asistir a la escuela.

-Un informe reciente afirma que el ODS 5 es el ODS olvidado, ¿a qué se debe?

-A mitad de camino de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, el mundo está fracasando en la consecución de la igualdad de género, convirtiéndola en un objetivo cada vez más lejano. Nuestro último informe, Progress on the Sustainable Development Goals: Panorama de género 2023, presenta los datos más recientes sobre la igualdad de género en los 17 Objetivos, incluidas las tendencias predominantes, las lagunas y los retrocesos en el camino hacia la igualdad de género. Lo que encontramos es, en efecto, una situación sombría. Los últimos datos disponibles muestran que solo dos indicadores del Objetivo 5 están cerca de la meta, 8 están a una distancia moderada de la meta y 4 están lejos o muy lejos de las metas de 2030. A nivel mundial, ningún indicador del ODS 5 se encuentra en el nivel de meta cumplida o casi cumplida. Los prejuicios profundamente arraigados contra las mujeres, que se manifiestan en el acceso desigual a la salud sexual y reproductiva, la representación política desigual, las disparidades económicas y la falta de protección jurídica, entre otras cuestiones, impiden avances tangibles.

-A este ritmo, ¿cuándo alcanzaremos la igualdad?

-Nuestras investigaciones demuestran que, aunque se han producido avances, no son lo bastante rápidos. El ritmo de progreso es demasiado lento. A este ritmo, la igualdad de género tardará cerca de 300 años. Esta fue nuestra conclusión el año pasado y sigue siendo válida.

-¿Cuánto dinero se necesita para acabar con la desigualdad?

-La igualdad de género multiplica y acelera los motores del progreso humano, el crecimiento económico y el desarrollo sostenible. Pero nunca se logrará sin una atención explícita y recursos dedicados. Nuestro análisis en ONU Mujeres, en colaboración con la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (Unctad), muestra que se necesitan unos 6,4 billones de euros al año en 48 países en desarrollo, que cubren casi el 70% de la población de los países en desarrollo, para lograr la igualdad de género en áreas clave, incluidos los objetivos para acabar con la pobreza y el hambre, y para apoyar una participación más igualitaria de las mujeres en la sociedad para 2030. Por persona, el coste anual asciende a 1.383 euros para alcanzar la igualdad de género en ámbitos fundamentales como la erradicación de la pobreza, la mitigación del hambre y el apoyo a la participación igualitaria de la mujer en la sociedad. Salvar esta brecha exigiría un aumento medio del 6% del gasto anual.

«Se necesitan 1.383 euros anuales por persona para alcanzar la igualdad de género en 2030»

-¿Hemos avanzado o retrocedido en materia de derechos de la mujer desde 2015?

-Realmente depende del ámbito de la igualdad de género que analicemos. Por ejemplo, entre 2000 y 2020, la mortalidad materna se redujo en un tercio en todo el mundo, de 339 a 223 muertes por cada 100.000 nacidos vivos, pero los avances se han estancado desde 2015. La fragilidad de los sistemas sanitarios, la desigualdad social rampante y las normas de género perjudiciales son algunos de los obstáculos que impiden avanzar en este ámbito. Dentro de los países, las desigualdades socioeconómicas siguen siendo generalizadas y también perjudican el progreso.

¿Hay países que aún no tienen leyes contra la violencia de género?

-Sí, a pesar del papel vital que desempeñan unos marcos jurídicos sólidos, muchas partes del mundo aún no han desarrollado estas importantes protecciones legislativas. Nuestra investigación, basada en los datos disponibles de 120 países y zonas, muestra que muchos países aún no tienen leyes que concedan a las mujeres igualdad de derechos para contraer matrimonio e iniciar el divorcio y muchos aún carecen de leyes sobre violencia doméstica. A escala mundial, sólo el 79% de los países cuentan con los marcos jurídicos necesarios para promover y hacer cumplir la igualdad de género en el ámbito de la violencia contra las mujeres. Además de las leyes, varias intervenciones marcan una diferencia demostrable. Éstas se dirigen a diversas formas de violencia contra las mujeres y las niñas, implican a mujeres y hombres, y a niñas y niños, desafían normas perjudiciales profundamente arraigadas, son ampliables en términos de recursos humanos y financieros, y vinculan los múltiples componentes y sectores que deben responder a las necesidades inmediatas y a largo plazo de las víctimas, incluyendo la atención sanitaria, la educación, la capacitación, el acceso al sistema judicial y el apoyo a los ingresos. Por lo tanto, además de la aplicación y los recursos de los marcos jurídicos, la lucha contra la violencia contra las mujeres requiere un enfoque multisectorial.

-¿En qué parte del planeta le preocupa más el cumplimiento de estos objetivos?

-Los ODS son universales y exigen avanzar en la igualdad de género en todos los países, tanto ricos como pobres. Nuestros estudios muestran que menos del 1% de las mujeres y las niñas viven en países con altos niveles de empoderamiento de la mujer y altos resultados en la consecución de la paridad de género. Por tanto, es necesario acelerar el progreso en todos los ámbitos.

«Solo el 79% de los países cuentan con los marcos jurídicos necesarios para promover y hacer cumplir la igualdad de género en el ámbito de la violencia contra las mujeres»

-¿Qué es lo que más le preocupa en los próximos años?

-Me preocupa la regresión de los derechos de la mujer, pero también el impacto de la policrisis en los avances que hemos logrado hasta ahora. El cambio climático y la creciente incidencia de conflictos y guerras, por ejemplo, están repercutiendo negativamente en los logros que tanto nos ha costado conseguir. A nivel mundial, el cambio climático puede empujar a la pobreza a 158,3 millones más de mujeres y niñas y se prevé que la inseguridad alimentaria aumente en 236 millones más de mujeres y niñas. Las inversiones en un paquete integral de estímulo de los ODS ayudarían a mitigar este efecto, reduciendo el número de mujeres que caen en la pobreza extrema de 158,3 millones a 43,3 millones. Pero el impacto seguirá siendo inferior a lo que se podría conseguir si el mundo frena el cambio climático ahora, antes de que empeore exponencialmente. Del mismo modo, la guerra, la violencia organizada y los conflictos armados son la antítesis del desarrollo sostenible. Sus consecuencias son catastróficas. I

-¿Prostitución, abuso infantil, matrimonio precoz? ¿Cómo se combaten estos problemas?

-Persiste un abismo entre las leyes y políticas de igualdad de género y los presupuestos asignados a su aplicación. Sólo el 26% de los países del mundo cuenta con sistemas de seguimiento de las asignaciones presupuestarias para la igualdad de género. Reforzar el análisis de género en la gestión de las finanzas públicas es esencial para que los gobiernos puedan presupuestar, asignar y gastar en favor de la igualdad de género, incluidos los programas destinados a reducir el matrimonio infantil y promover la educación de las niñas, entre otros.

-¿Existe cooperación internacional para frenar las desigualdades?

-Una cooperación internacional más fuerte, especialmente para financiar la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres, es imprescindible para lograr cambios duraderos y transformadores para las mujeres y las niñas, y para combatir las múltiples crisis mundiales interrelacionadas que ponen en riesgo sus vidas y su bienestar. A mitad de camino hacia 2030, la ayuda bilateral que prioriza la igualdad de género es inadecuada, impredecible e incoherentemente distribuida entre países caracterizados por grandes brechas de género y bajos niveles de empoderamiento de las mujeres. En todos los sectores se asignan pocos recursos a la igualdad de género como objetivo principal, pero la financiación total destinada a la igualdad de género es especialmente baja en la ayuda humanitaria y en el sector energético. Se necesita más cooperación internacional, incluso mediante el aumento de la ayuda, para abordar la desigualdad de género y promover los derechos de la mujer en todo el mundo.

-Sobre España: ¿Cómo valora el trabajo de España desde la aparición de la Agenda 2030? ¿Se ha reducido en algo la brecha?

-La brecha de género sigue siendo real en todos los países. Ningún país ha alcanzado la plena igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres. Entre las áreas clave en las que España sigue rezagada se encuentra, por ejemplo, la representación de la mujer en la toma de decisiones. Las mujeres ocupan el 41% de los escaños en el Parlamento y el 38,6% de los escaños en los gobiernos locales. Por tanto, aún no se ha alcanzado la paridad.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios