Borrar
Interior del castañar de El Tiemblo. ICAL
El bosque milenario de Castilla y León en riesgo: un profesor de Salamanca da la alarma

El bosque milenario de Castilla y León en riesgo: un profesor de Salamanca da la alarma

El castañar de El Tiemblo, uno de los más fotogénicos, entra en la lista roja del patrimonio en peligro por la masificación de sus visitas que convierten en un merendero sin control un espacio milenario

Félix Oliva

Salamanca

Miércoles, 12 de junio 2024, 19:22

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Un bosque que lleva con nosotros miles de años puede echarse a perder por la masificación de sus visitas, que cada Otoño lo convierten en un merendero al que accede hasta 15.000 personas. Su éxito, es el más mediático y uno de los más fotogénicos de Castilla y León, es su perdición y ahora se está dando una nueva voz de alarma que incluye a un profesor emérito de la Usal.

La asociación Hispania Nostra ha incluído el bosque de castaño de El Tiemblo en la lista roja del patrimonio en peligro. Es uno de los pocos monumentos naturales que entra en esta delicada clasificación, el cuarto en Castilla y León. El motivo es la presión que sufre por las masivas visitas a su reducido espacio.

A pesar de su reducida superficie, 1,34 km2, recibe decenas de miles de visitas a lo largo del año, hasta 35.000 en los doce meses. El problema es el comportamiento de los que acuden. Se abandonan los senderos establecidos, se pisotea toda la superficie del bosque, compactando y erosionando el suelo, abriendo nuevos caminos y arrasando en busca de setas, castañas, narcisos, musgo, o para hacerse fotos en grupo o sobre los árboles.

El daño que sufre ha provocado reiteradas llamadas de atención que desde distintos ámbitos se ha hecho llegar a las distintas administraciones responsables locales, provinciales y regionales. Desde el ámbito científico personas como el profesor D. Juan F. Gallardo Lancho (Prof. jubilado Titular de la Universidad de Salamanca (USAL) y el Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) especializado en el estudio del castaño), quien en octubre de 2018 dirigió una carta a los responsables del espacio señalando graves problemas en el bosque y solicitando acciones urgentes y una gestión sostenible del espacio.

Limitar las visitas

La solución podría pasar por limitar las visitas. En 2022 la publicación de MITECO, «Análisis del estado y situación de los árboles singulares» lo pone como ejemplo de pérdida de biodiversidad.

El estudio realizado por EUROPARC en 2022 y encargado por la propia Junta de Castilla y León y que dice que mantener el actual sistema es «inviable» y establece la capacidad de carga del bosque en 300 personas diarias.

Un bosque único

El Castañar de El Tiemblo (Ávila) es un bosque ubicado en el Monte Público nº 89 del citado municipio. Se encuentra dentro de la Reserva Natural del Valle de Iruelas, es Z.E.P.A. y pertenece a la Red Natura 2000. Es un castañar de muy reducidas dimensiones, sólo 1,34 kilómetros cuadrados , y aún así, es uno de los mayores del Sistema Central, lo que subraya su singularidad y vulnerabilidad.

Durante los años 40 del pasado siglo se realizó una importante tala que acabó con la mayoría de los castaños centenarios que albergaba, quedando en la actualidad alrededor de una veintena de éstos. Entre los árboles centenarios que se conservan destacan El Abuelo, catalogado como «árbol notable», y un conjunto de ejemplares también centenarios en el espacio del bosque conocido como Venero del Resecadal.

Durante los años 40 del pasado siglo se realizó una importante tala que acabó con la mayoría de los castaños centenarios que albergaba

Estudios recientes realizados por el CSIC han certificado que se trata de un bosque autóctono y milenario cuya existencia se remonta al menos a 3.000 años (aunque es muy probable que sea un superviviente de la última glaciación y sus orígenes se aproximen a los 20.000 años).

Se trata, por tanto, de un espacio muy especial dentro de la Reserva Natural, con unos valores ambientales únicos subrayados por su singularidad botánica y faunística que fueron las que llevaron a incluirlo en la Reserva Natural del Valle Iruelas.

Pese a las figuras de protección que lo amparan y las singularidades que hacen de este bosque un lugar único y muy frágil, sufre, desde hace ya más de una década, una gestión inexplicable por parte de las administraciones responsables para un entorno teóricamente protegido.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios