Un colegiado arbitrando un partido del fútbol base de Salamanca. / j.m. garcía

Los árbitros del fútbol base meditan convocar una huelga para defender sus emolumentos

Colegiados de Salamanca y otras provincias de la región consideran causar baja en alguna de las próximas jornadas como protesta a la Federación de Castilla y León de Fútbol

Nacho Martín
NACHO MARTÍN

El fútbol base de toda la provincia de Salamanca (además del resto de territorios de la región) podría pararse por completo en unas semanas. Los árbitros de la Comunidad meditan decir basta y convocar una huelga con la que reclamar el completo respeto de sus derechos por parte de la Federación de Castilla y León de Fútbol (FCyLF), sobre todo aquellos que están relacionados con el dinero que perciben por encuentro. La fecha prevista para el parón sería una jornada de febrero, aunque todavía no está confirmado.

La protesta, en el aire todavía como confirma uno de los árbitros a este medio, consistiría en dejar de pitar en las ligas provinciales durante una (o varias) jornadas, pidiendo a la vez la baja para no poder ser seleccionados para tales compromisos. El paro se realizaría en la totalidad de la Comunidad, pensando los colegiados en anunciar su decisión con un escrito común previo a la llegada de esos días. Unas fechas que están por determinar pero que, casi seguro, serán en el mes de febrero.

Las razones de este parón implican principalmente al dinero que percibe este colectivo por impartir justicia en los encuentros del fútbol base. Los colegiados castellano y leoneses están en desacuerdo con la cantidad que les llega por realizar estas labores, considerando que la FCyLF se queda con más de lo que les debería corresponder. Unos emolumentos por partido que consideran bajos para la función que desempeñan y que han llevado a que se extienda la corriente de formar una huelga para protestar por ello. Quedan unas pocas semanas para determinar si el fútbol base de la región se para o, en cambio, habrá una solución.