Borrar
Antoine Griezmann, Aymeric Laporte y Theo Hernández, tres jugadores con conexiones con ambos países. R. C.
Las conexiones hispanofrancesas de la batalla de Múnich

Las conexiones hispanofrancesas de la batalla de Múnich

Theo Hernández habla mejor castellano que francés, Griezmann presume de sus tres hijos españoles y Laporte incluso derrotó a De la Fuente en una semifinal del Europeo sub-19 hace once años

Ignacio Tylko

Enviado especial

Martes, 9 de julio 2024, 10:55

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

No estará por sanción Robin Le Normand, natural de la Bretaña francesa pero forjado en la Real Sociedad desde que en 2016 fichó gracias al seguimiento realizado por Eric Olhats, ojeador del club donostiarra en tierras galas, pero la semifinal de este martes en Múnich enfrentará a varios futbolistas divididos por fuertes vínculos entre ambos países vecinos.

Los 'Bleus' Antoine Griezmann y Theo Hernández se cruzarán con Aymeric Laporte, un francés que como ellos creció como jugador en España, en cuya Liga ejercen el culé Jules Koundé, los madridistas Eduardo Camavinga y Aurélien Tchouaméni, cuya madre es profesora de español, y en un futuro inmediato Kylian Mbappé, que también se maneja bien en la lengua de Cervantes. Un atractivo cóctel que le añade aún más picante a esta batalla de Múnich por una plaza en la final del 14 de julio en Berlín.

Griezmann, esencial para Didier Deschamps pero muy oscurecido a lo largo del torneo, está obligado a asumir gran responsabilidad ante la 'familia' de Luis de la Fuente. El delantero del Atlético se formó también en la cantera de Zubieta, a la que llegó con solo 14 años y donde creció como un joven vasco con influencias uruguayas, sobre todo por su compañero Carlos Bueno.

«En el juego de cabeza, tiene los mismos gestos que Bueno, la misma manera de utilizar el cuerpo. Carlos también le enseñó los trucos del oficio», recuerda Martín Lasarte, entrenador uruguayo de la Real Sociedad, citado en la biografía escrita por Luca Caioli y Cyril Collot 'Las siete vidas de Grizi', publicada en 2017.

La influencia latina del Principito se mantiene cuando le recluta el Atlético y siempre ha dicho que con los idiomas se siente tan cómodo en el español como en su francés natal. Creó un fuerte vínculo con su entrenador, el argentino Diego Simeone, y se casó con Erika, una española con la que tiene tres hijos de nombre latino: Mía, Amaro y Alba.

Como Griezmann, Theo Hernández se siente muy integrado en la cultura de ambos países e incluso confiesa que se maneja mejor con el castellano. El lateral zurdo de Francia llegó a Madrid con solo 12 años junto a su hermano Lucas, para seguir los pasos de su padre Jean-François Hernández, entonces jugador del Rayo Vallecano aunque al poco tiempo fichó por el Atlético. Tres años más tarde, el papá desapareció sin dejar rastro y los hermanos Hernández crecieron en el Rayo Majadahonda y luego en el club rojiblanco. Theo llegó a fichar por el Real Madrid pero donde se ha centrado y ha encontrado su protagonismo es en el Milan.

Theo llegó a ser contactado por la Federación Española para jugar en 'La Roja', pero siempre antepuso jugar con los 'Bleus'. En esta Eurocopa, anotó el penalti decisivo que clasificó a Francia en cuartos contra Portugal. Superado el trago, confesó que tuvo «muchísimo miedo» antes de lanzar.

Laporte y la lesión que le cambió la vida

El camino inverso lo ha recorrido Aymeric Laporte, indiscutible para Luis de la Fuente y criticado porque no llegó a la Eurocopa en buenas condiciones. Las preguntas sobre su enigmático estado tras una temporada alejado de los focos en el fútbol saudí provocaron cierto malestar en el técnico riojano, quien llegó a pedir a los periodistas zanjar ya ese debate.

El ex del Athletic y el Manchester City fue convocado por España justo antes de la Eurocopa de 2021, convencido por Luis Enrique y tras obtener la nacionalidad por decisión del Consejo de Ministros. El reto, harto complicado, era hacer olvidar a la pareja Sergio Ramos-Gerard Piqué. Fue titular hasta que España cayó en las semifinales de Wembley ante Italia, por penaltis.

Antes de ser llamado a filas por España, Laporte había competido en todas las categorías inferiores de Francia en más de medio centenar de ocasiones. Incluso se enfrentó y ganó a De la Fuente con la sub-19 gala en las semifinales del Europeo celebrado en Lituania hace once años. De ese solo quedan el propio Laporte y Rabiot. Ningún español, aunque de no se ser por la lesión hubiese estado seguramente José Gayà

Julen Lopetegui ya le quiso reclutar, pero Didier Deschamps convocó a Laporte en octubre de 2016. Se quedó en el banquillo en un partidos, pero repitió llamada un mes después. No pudo jugar ante Suecia y Costa de Marfil porque el tobillo derecho operado le daba problemas. Pasó el momento, volvió en marzo de 2017 para dos amistosos, uno de ellos contra España, pero no jugó y desapareció de los planes de Deschamps.

Laporte vuelve a cruzarse con sus compatriotas, contra los que ya perdió la final de la Liga de Naciones en 2021, la del controvertido gol de Kylian Mbappé concedido por Michael Oliver en San Siro. Ante las dudas siempre suscitadas sobre su patriotismo, siempre se ha expresado en la misma línea: respeto máximo a su país de origen pero orgullo de representar a España.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios